Posts Tagged ‘Mujer Gitana’

Día Europeo en Memoria del Samudaripen (Las Rromis en el Holocausto)

El 2 de agosto es el “Día en Conmemoración de las Víctimas del Holocausto Gitano” y nos recuerda amargamente que durante la noche del 2 al 3 de agosto de 1944 el “Campo de las Familias Gitanas”, en Auschwitz-Birkenau, fue liquidado y unas 3.000 personas, en su mayoría mujeres, niños, ancianos y enfermos, fueron enviados a las cámaras de gas, en una noche que se recuerda como “La noche de los gitanos” (“Zigeunernacht”, en alemán).

Si bien la cantidad de personas romanís que fueron asesinadas durante la guerra no está aún definitivamente fijado, se cree que pudieron llegar a las ochocientas mil personas, según estimaciones de las asociaciones romanís del Este de Europa. El Dr. Ian Hancock, de etnia Romaní y profesor en la Universidad de Austin, calcula que al finalizar la II Guerra Mundial la población Rromá había sido aniquilada entre un 70% y un 80%, y eso supone más de medio millón de almas.

Millares de personas Romanís fueron deportadas de Bélgica, Holanda y Francia al campo polaco de Auschwitz. En sus Memorias, Robert Hoess (comandante de Auschwitz), cuenta que entre los deportados había viejos casi centenarios, mujeres embarazadas y gran número de niños.

Eva Franz ,con solo dos años fue deportada junto a su madre a los campos de concentración, Toda su familia fue asesinada, excepto su padre. Quedó sola en el campo y sobrevivió gracias a la solidaridad de los otros deportados.

Eva Franz ,con solo dos años fue deportada junto a su madre a los campos de concentración, Toda su familia fue asesinada, excepto su padre. Quedó sola en el campo y sobrevivió gracias a la solidaridad de los otros deportados.

Los Rroma eran marcados para ser reconocidos por la calle, los sacaron por la noche de sus casas, los arrastraron a campos de concentración, los convirtieron en trabajadores esclavos, experimentaron con ellos como si fuesen animales y, para terminar, los gasearon. Hombres, mujeres y niños de una tragedia hasta hace poco, si no silenciada, al menos ignorada.

El Holocausto romaní es uno de los grandes ignorados por la historia y no encontramos demasiada literatura al respecto en comparación a la destinada hacia otros grupos que gozan de un mayor apoyo internacional. Tanto es así que no se reconoció a los Rromá como víctimas del Holocausto hasta el año 1982 y solo hasta el año 2012  se inauguró el único monumento  que existe para conmemorar el asesinato de más de 500 mil personas de etnia romaní.

Luise Herzberg con sus hijos, Waldemar Otto, Max y Therese en Berlín 1930. Sólo Otto Rosenberg (aparece sentado en la parte delantera izquierda) y su madre sobrevivieron a los campos de concentración.

Luise Herzberg con sus hijos, Waldemar Otto, Max y Therese en Berlín 1930. Sólo Otto Rosenberg (aparece sentado en la parte delantera izquierda) y su madre sobrevivieron a los campos de concentración.

Si estas lagunas existen con respecto a la población romaní, en general, si queremos ir más allá y hallar informaciones relativas a la situación de la mujer Rromá las referencias se vuelven aún más escasas, más si tenemos en consideración la violencia sexual a la que muchas de ellas fueron sometidas, así como las humillaciones sufridas al tener que contemplar como eran abusadas hijas, madres, hermanas… el sentimiento de vergüenza y el deseo de no recordar hacen que muchos de estas vivencias terribles queden mudas.

En los ghettos y los campos, los nazis detenían mujeres para realizar trabajos forzados y eran a menudo sujetas por los nazis a una persecución única y brutal. Ni las mujeres ni los niños fueron salvados de las operaciones nazis de asesinato masivo. Las mujeres, especialmente aquellas con niños pequeños, eran a menudo las primeras de ser “seleccionadas” para su gaseamiento en los campos de exterminio por lo que las embarazadas a menudo trataban de ocultar sus embarazos, otras muchas eran forzadas a hacer abortos

Anna Schnek, romi alemana con sus hijos. La familia fue deportada a Auschwitz en marzo de 1943. El hijo más pequeño murió antes de la deportación, el resto murieron en el Campo de Concentración.

Anna Schnek, romi alemana con sus hijos. La familia fue deportada a Auschwitz en marzo de 1943. El hijo más pequeño murió antes de la deportación, el resto murieron en el Campo de Concentración.

Los médicos nazis a menudo usaban las mujeres judías y romanís para experimentos de esterilización y otros experimentos humanos inmorales. En los campos y los ghettos, las mujeres eran particularmente vulnerables al acoso y la violación.

En un campo de su propiedad de Ravensbruck, Heinrich Himmler, jefe de la Gestapo (SS), creó un espacio para sacrificar a las mujeres romanís que eran sometidas a experimentos médicos. Se esterilizaron a 120 niñas. En el hospital de Dusseldorf-Lierenfeld se esterilizó a Rromis casadas con no-Rroma , “gadjes”.

El relato de una superviviente nos pone los pelos de punta:

“Los soldados vinieron por ella durante la noche. Llevaron a la niña a una barraca y la obligaron a ver que violaban a una mujer.

Entonces los hombres borrachos soltaron a un perro para que destrozara los  pechos de la mujer violada. La sangre estaba por todas partes. La mujer se desmayó.

Derramaron alcohol sobre ella. Reían y dijeron que la matarían.

Más tarde su hermana la limpió pero no hablaron de lo que había sucedido. Nadie hablaba de esas cosas. No tenían que hacerlo o tal vez no podían.”

Elisabeth Emmler vivía en Stettin con su familia antes de la deportación. En marzo de 1943 toda la familia fue enviada al “Campo para Familias Gitanas”. Toda la familia fue asesinada.

Elisabeth Emmler vivía en Stettin con su familia antes de la deportación. En marzo de 1943 toda la familia fue enviada al “Campo para Familias Gitanas”. Toda la familia fue asesinada.

Las mujeres judías, romaníes y sintis dieron muestras de gran valentía durante el Holocausto. Esas mujeres, a las que se obligó a abandonar sus hogares con solo unas pocas posesiones, a las que se hacinó en los guetos bajo la amenaza constante de detención y deportación y a las que se infligieron todos los abusos y humillaciones posibles, tuvieron que reunir el valor necesario para plantar cara a sus perseguidores y poder sobrevivir de alguna manera.

Testimonio de este valor es la revuelta que protagonizaron las Rromis que al enterarse de que iban a matar a sus en las cámaras de gas de Auschwitz. Lograron una pequeña victoria, consiguieron que los nazis no asesinaran a sus hijos, pero la dicha fue pasajera ya que a los tres meses los nazis lograron su propósito.

Algo que llama poderosamente la atención es que estos Rroma que aparecen en las fotografías previas a su deportación no aparentan, en su mayoría, estar demasiado ligados a la imagen tradicional que en general tenemos cuando hacemos un ejercicio de repaso histórico, por el contrario, nos hallamos ante una clase burguesa e intelectual incipiente de clase media. Las mujeres aparecen vestidas a la moda de la época y reflejan una diversidad y disparidad de oficios y modelos de vida. Curiosamente, los niños y niñas aparecen fotografiados en sus pupitres escolares y con libros en las manos.

Efectivamente el Samudaripen dejo una población romaní diezmada, incomunicada y aterrada que se vió obligada a retroceder en sus logros, situación que hemos vivido hasta nuestros días en los que se reproducen peligrosamente vestigios de este macabro pasaje de la historia en la actual ola de romafobia y de racismo antiroma que recorre Europa. Su no tomamos conciencia, activamos la memoria, luchamos por la dignidad y la reparación corremos el peligro de que la historia se vuelva a repetir.

Anuncios

Coronas de pureza, chochos pixelados, tetas de reclamo y falsa modernidad

La publicación trata de crearnos la imagen de una especie de Juana de Arco que lucha contra la opresión de su pueblo. ¿Desde cuando el uso sexista del desnudo de la mujer, unido al morbo de que sea gitana para vender más números de la revista, es un acto revolucionario?

La publicación trata de crearnos la imagen de una especie de Juana de Arco que lucha contra la opresión de su pueblo. ¿Desde cuando el uso sexista del desnudo de la mujer, unido al morbo de que sea gitana para vender más números de la revista, es un acto revolucionario?

En estos días parece ser que lo “gitano” está de moda, a los medios de comunicación últimamente parece que les ha dado por hacer una explotación de todas las imágenes que guarda en su mitología popular la sociedad mayoritaria con respecto  los Rroma.

Por un lado los que atraen público de manera sensacionalista sacando tajada de una visión tradicionalista y arcaica, casi mágica y oscurantista que nos delega a la posición de poblados fósiles, reaccionarios, preservadores de lo “auténtico” convirtiéndonos en monos de feria y alimentando el pensamiento popular que nos relega a un universo calculado, a una burbuja espacio-temporal alejada del resto del planeta donde todo es inmutable y donde se transmite la imagen de una continuidad encerrada en un círculo, que rota sobre si misma, que se repite año tras año, siglo tras siglo… como en aquella película americana “El día de la Marmota” (The Groundhog day) en la que el protagonista se queda atrapado en el tiempo y que se ve obligado a revivir el mismo día eternamente, un ejemplo de esto lo tenemos con el inefable programa “Palabra de Gitano”

Por otro ahora nos aparece una fotografía de una joven gitana, Soraya Castro,  muy bella por cierto, en topless como portada de la revista “interviú” y además uniendo la noticia a la celebración del 8 de Abril, Día Internacional del Pueblo Gitano.

La publicación trata de crearnos la imagen de una especie de Juana de Arco que lucha contra la opresión de su pueblo. ¿Desde cuando el uso sexista del desnudo de la mujer, unido al morbo de que sea gitana para vender más números de la revista, es un acto revolucionario?

No quiero que nadie se lleve a engaño, particularmente me importa muy poco o nada que muestre su cuerpo, que este casada o no y con quien… no somos quien para juzgar a nadie, forma parte del ámbito de su vida personal y puede disponer como le plazca. Es su derecho como ser individual y autónomo.

“Al confinar a las mujeres al estatus de objetos simbólicos que siempre serán mirados y percibidos por el otro, la dominación masculina las coloca en un estado de inseguridad constante. Tienen que luchar sin cesar por resultar atractivas, bellas y siempre disponibles”.  Pierre Bordieu, sociólogo

“Al confinar a las mujeres al estatus de objetos simbólicos que siempre serán mirados y percibidos por el otro, la dominación masculina las coloca en un estado de inseguridad constante. Tienen que luchar sin cesar por resultar atractivas, bellas y siempre disponibles”.        Pierre Bordieu, sociólogo

Si profundizamos en el texto además nos hallamos con un poco más de lo mismo, la vieja escuela reaccionaria,  que habla de linajes puros sin mezcla, también dice no ser abanderada de nada lo que resulta muy contradictorio según la utilización que ha hecho la revista tanto en la redacción del contenido como en el hecho de sacar este número precisamente en una fecha tan señalada como el 8 de abril.  La ponen como ejemplo de mujer gitana del siglo XXI, una mujer sin estudios pero que enseña el pecho como muestra de modernidad. No se que opinaran las feministas después de tantos años luchando por la dignidad de la mujer, la educación igualitaria y el empoderamiento.

En el fondo de todo esto lo que aparece es una falsa idea de que es la “modernidad”. Pasamos mucho tiempo discutiendo sobre lo que es “moderno” y lo que es “tradicional” estableciendo una confrontación que estimamos como “natural”.

¿Qué es modernidad? ¿Qué es tradición?

Según mi opinión hay una falsa idea de la modernidad que se pretende identificar  como algo externo, heredado de occidente o de la sociedad mayoritaria en este caso. Es superficial y banal pensar que aparecer en una revista dedicada al público masculino enseñando los pechos es un acto de cambio o mejora en la situación de la mujer romaní, eso es tan falaz y simplista como pensar que las chicas que salen en el programa de “Hombres, mujeres y viceversa” son las exponentes del movimiento de liberación femenino… una verdadera aberración de pensamiento.

Usar una forma de machismo que pasa por convertir a la mujer en objeto sexual a través de su exhibición en contraposición a otras forma de machismo que la obliga a taparse de pies a cabeza no hace sino reforzar el machismo doblemente.

Estableciendo esta dicotomía, esta línea de pensamiento binario de confrontación con lo “tradicional”, lo único que logramos es crear posiciones extremas y poco meditadas, que se quedan en lo anecdótico y superficial, más en el plano de lo visceral que de la razón y alejadas del verdadero cambio que se establecerá cuando las mujeres puedan optar en igualdad de condiciones a puestos públicos, al trabajo, a los órganos de toma de decisiones, cuando el modelo patriarcal que reduce a la mujer a un mero objeto pasivo y receptor pase a ser un modelo de solidaridad y lucha conjunta por una mejora total en paridad.

¿no será mejor que nos centremos en valores universales como son los Derechos Humanos, el respeto a la diversidad y la libre opción? Vayamos hacia discursos más universalistas y salgamos de los agujeros y círculos viciosos que nos impiden progresar bien sea desde esa idea reaccionaria de como debe aplicarse la “tradición” o desde esta idea de “falsa modernidad” que no deja de ser igualmente reaccionaria.

¿no será mejor que nos centremos en valores universales como son los Derechos Humanos, el respeto a la diversidad y la libre opción? Vayamos hacia discursos más universalistas y salgamos de los agujeros y círculos viciosos que nos impiden progresar bien sea desde esa idea reaccionaria de como debe aplicarse la “tradición” o desde esta idea de “falsa modernidad” que no deja de ser igualmente reaccionaria.

Como toda acción tiene una reacción, con ese discurso favorecemos la idea reaccionaria de que lo “tradicional” es más auténtico, más “puro”,  se les da el monopolio de lo “auténtico” en detrimento de aquellos que piensan de manera diferente, se les da el poder, de una manera indirecta para que establezcan el monopolio de la idea de identidad y también de sus manifestaciones.

La cuestión es ¿somos más modernos cuando más imitamos? ¿Todas las personas tradicionales son excluyentes, machistas…? con sinceridad… no lo creo.

Y mi conclusión es ¿no será mejor que nos centremos en valores universales como son los Derechos Humanos, el respeto a la diversidad y la libre opción? Vayamos hacia discursos más universalistas y salgamos de los agujeros y círculos viciosos que nos impiden progresar bien sea desde esa idea reaccionaria de como debe aplicarse la “tradición” o desde esta idea de “falsa modernidad” que no deja de ser igualmente reaccionaria.