Archive for the ‘memoria histórica’ Category

Día Europeo en Memoria del Samudaripen (Las Rromis en el Holocausto)

El 2 de agosto es el “Día en Conmemoración de las Víctimas del Holocausto Gitano” y nos recuerda amargamente que durante la noche del 2 al 3 de agosto de 1944 el “Campo de las Familias Gitanas”, en Auschwitz-Birkenau, fue liquidado y unas 3.000 personas, en su mayoría mujeres, niños, ancianos y enfermos, fueron enviados a las cámaras de gas, en una noche que se recuerda como “La noche de los gitanos” (“Zigeunernacht”, en alemán).

Si bien la cantidad de personas romanís que fueron asesinadas durante la guerra no está aún definitivamente fijado, se cree que pudieron llegar a las ochocientas mil personas, según estimaciones de las asociaciones romanís del Este de Europa. El Dr. Ian Hancock, de etnia Romaní y profesor en la Universidad de Austin, calcula que al finalizar la II Guerra Mundial la población Rromá había sido aniquilada entre un 70% y un 80%, y eso supone más de medio millón de almas.

Millares de personas Romanís fueron deportadas de Bélgica, Holanda y Francia al campo polaco de Auschwitz. En sus Memorias, Robert Hoess (comandante de Auschwitz), cuenta que entre los deportados había viejos casi centenarios, mujeres embarazadas y gran número de niños.

Eva Franz ,con solo dos años fue deportada junto a su madre a los campos de concentración, Toda su familia fue asesinada, excepto su padre. Quedó sola en el campo y sobrevivió gracias a la solidaridad de los otros deportados.

Eva Franz ,con solo dos años fue deportada junto a su madre a los campos de concentración, Toda su familia fue asesinada, excepto su padre. Quedó sola en el campo y sobrevivió gracias a la solidaridad de los otros deportados.

Los Rroma eran marcados para ser reconocidos por la calle, los sacaron por la noche de sus casas, los arrastraron a campos de concentración, los convirtieron en trabajadores esclavos, experimentaron con ellos como si fuesen animales y, para terminar, los gasearon. Hombres, mujeres y niños de una tragedia hasta hace poco, si no silenciada, al menos ignorada.

El Holocausto romaní es uno de los grandes ignorados por la historia y no encontramos demasiada literatura al respecto en comparación a la destinada hacia otros grupos que gozan de un mayor apoyo internacional. Tanto es así que no se reconoció a los Rromá como víctimas del Holocausto hasta el año 1982 y solo hasta el año 2012  se inauguró el único monumento  que existe para conmemorar el asesinato de más de 500 mil personas de etnia romaní.

Luise Herzberg con sus hijos, Waldemar Otto, Max y Therese en Berlín 1930. Sólo Otto Rosenberg (aparece sentado en la parte delantera izquierda) y su madre sobrevivieron a los campos de concentración.

Luise Herzberg con sus hijos, Waldemar Otto, Max y Therese en Berlín 1930. Sólo Otto Rosenberg (aparece sentado en la parte delantera izquierda) y su madre sobrevivieron a los campos de concentración.

Si estas lagunas existen con respecto a la población romaní, en general, si queremos ir más allá y hallar informaciones relativas a la situación de la mujer Rromá las referencias se vuelven aún más escasas, más si tenemos en consideración la violencia sexual a la que muchas de ellas fueron sometidas, así como las humillaciones sufridas al tener que contemplar como eran abusadas hijas, madres, hermanas… el sentimiento de vergüenza y el deseo de no recordar hacen que muchos de estas vivencias terribles queden mudas.

En los ghettos y los campos, los nazis detenían mujeres para realizar trabajos forzados y eran a menudo sujetas por los nazis a una persecución única y brutal. Ni las mujeres ni los niños fueron salvados de las operaciones nazis de asesinato masivo. Las mujeres, especialmente aquellas con niños pequeños, eran a menudo las primeras de ser “seleccionadas” para su gaseamiento en los campos de exterminio por lo que las embarazadas a menudo trataban de ocultar sus embarazos, otras muchas eran forzadas a hacer abortos

Anna Schnek, romi alemana con sus hijos. La familia fue deportada a Auschwitz en marzo de 1943. El hijo más pequeño murió antes de la deportación, el resto murieron en el Campo de Concentración.

Anna Schnek, romi alemana con sus hijos. La familia fue deportada a Auschwitz en marzo de 1943. El hijo más pequeño murió antes de la deportación, el resto murieron en el Campo de Concentración.

Los médicos nazis a menudo usaban las mujeres judías y romanís para experimentos de esterilización y otros experimentos humanos inmorales. En los campos y los ghettos, las mujeres eran particularmente vulnerables al acoso y la violación.

En un campo de su propiedad de Ravensbruck, Heinrich Himmler, jefe de la Gestapo (SS), creó un espacio para sacrificar a las mujeres romanís que eran sometidas a experimentos médicos. Se esterilizaron a 120 niñas. En el hospital de Dusseldorf-Lierenfeld se esterilizó a Rromis casadas con no-Rroma , “gadjes”.

El relato de una superviviente nos pone los pelos de punta:

“Los soldados vinieron por ella durante la noche. Llevaron a la niña a una barraca y la obligaron a ver que violaban a una mujer.

Entonces los hombres borrachos soltaron a un perro para que destrozara los  pechos de la mujer violada. La sangre estaba por todas partes. La mujer se desmayó.

Derramaron alcohol sobre ella. Reían y dijeron que la matarían.

Más tarde su hermana la limpió pero no hablaron de lo que había sucedido. Nadie hablaba de esas cosas. No tenían que hacerlo o tal vez no podían.”

Elisabeth Emmler vivía en Stettin con su familia antes de la deportación. En marzo de 1943 toda la familia fue enviada al “Campo para Familias Gitanas”. Toda la familia fue asesinada.

Elisabeth Emmler vivía en Stettin con su familia antes de la deportación. En marzo de 1943 toda la familia fue enviada al “Campo para Familias Gitanas”. Toda la familia fue asesinada.

Las mujeres judías, romaníes y sintis dieron muestras de gran valentía durante el Holocausto. Esas mujeres, a las que se obligó a abandonar sus hogares con solo unas pocas posesiones, a las que se hacinó en los guetos bajo la amenaza constante de detención y deportación y a las que se infligieron todos los abusos y humillaciones posibles, tuvieron que reunir el valor necesario para plantar cara a sus perseguidores y poder sobrevivir de alguna manera.

Testimonio de este valor es la revuelta que protagonizaron las Rromis que al enterarse de que iban a matar a sus en las cámaras de gas de Auschwitz. Lograron una pequeña victoria, consiguieron que los nazis no asesinaran a sus hijos, pero la dicha fue pasajera ya que a los tres meses los nazis lograron su propósito.

Algo que llama poderosamente la atención es que estos Rroma que aparecen en las fotografías previas a su deportación no aparentan, en su mayoría, estar demasiado ligados a la imagen tradicional que en general tenemos cuando hacemos un ejercicio de repaso histórico, por el contrario, nos hallamos ante una clase burguesa e intelectual incipiente de clase media. Las mujeres aparecen vestidas a la moda de la época y reflejan una diversidad y disparidad de oficios y modelos de vida. Curiosamente, los niños y niñas aparecen fotografiados en sus pupitres escolares y con libros en las manos.

Efectivamente el Samudaripen dejo una población romaní diezmada, incomunicada y aterrada que se vió obligada a retroceder en sus logros, situación que hemos vivido hasta nuestros días en los que se reproducen peligrosamente vestigios de este macabro pasaje de la historia en la actual ola de romafobia y de racismo antiroma que recorre Europa. Su no tomamos conciencia, activamos la memoria, luchamos por la dignidad y la reparación corremos el peligro de que la historia se vuelva a repetir.

Memoria Histórica: CAMPO DE SALIERS (Francia) 1942-1944

Carnet antropométrico nº7487, por fortuna consiguió evadirse del Campo de Saliers.

Carnet antropométrico nº7487, por fortuna consiguió evadirse del Campo de Saliers.

Los “nómadas”, denominados actualmente en Francia con la expresión “Viajeros”, “Gens du voyage”, han sido desde siempre objeto de discriminaciones administrativas. En particular, la ley del 16 de julio de 1912 prescribía la obligación de tener un carnet antropométrico de identidad que debían pasar por un control regular de las autoridades municipales o policiales – ¡Esta obligación no desapareció hasta el año 1969!  [1]

El 6 de abril de 1940, un decreto impedía la circulación de “nómadas” en la totalidad del territorio: Los “nómadas” debían pasar declaración en la gendarmería o en el comisariado donde son sancionados monetariamente con astreintes (A diferencia de la multa simple, las astreintes tienen como característica un incremento periódico según el tiempo de retardo en que incurre el deudor) con un lugar de residencia en las comunas de la región escogida en la prefectura. La creación en la zona sur del campo de internamiento de Saliers para los “nómadas” se decidió el 25 de marzo de 1942, con ocasión de una reunión interministerial.

Hoy en día no queda nada de lo que fue el único campo de internamiento reservado a los “nómadas” creado por el Régimen de Vichy. Se hizo necesario esperar al 2001 para que descubriéramos, a través de la notable exposición de los archivos departamentales de Bouches-du-Rhône, que miles de Romá habían sido encerrados de 1942 a 1944 en este campo, a solo unos kilómetros de Arles.

Hay que agradecer la voluntad de instalar en este lugar una presentación pedagógica del pasado de Saliers. [2]

 

Campo de Internamiento de Saliers: Conmemoración del 23 de mayo de 2015 e inauguración de una nueva placa pedagógica [3]

El campo de Saliers se ubicaba en el Bouches-du-Rhône en la ciudad de Arles, fue este un campo de internamiento para nómadas creado por el régimen de Vichy.

El campo de Saliers se ubicaba en el Bouches-du-Rhône en la ciudad de Arles, fue este un campo de internamiento para nómadas creado por el régimen de Vichy.

La ceremonia conmemorativa en homenaje a los internos del Campo de Saliers (1942-1944), situado en la Camargue, en el municipio de Arles (Bouches-du-Rhône) tuvo lugar el 23 de mayo y fue la ocasión también para inaugurar una nueva placa pedagógica situada cerca de la piedra que marca desde 2006 la existencia en el pasado de este lugar de detención arbitraria del que han sido borradas todas sus evidencias.

Esta ceremonia tuvo lugar en la carretera departamental 37 que enlaza Albaron a Saliers con la participación del Alcalde de Arles, Hervé Schiavetti, y del Consejo Municipal, de Jérôme Bonin, Presidente de la Asociación de Hijos e Hijas de los Internados en el Campo de Saliers, de la Fundación para la Memoria de la Deportación y de la Asociación por un Museo de la Resistencia y de la Deportación de Arles.

Durante ese fin de semana de peregrinación romaní a Saintes-Maries, numerosos manouches como Milo Delage, Presidente de Francia Libertad Viaje, Anthony Dubois, Presidente de la Asociación Diferencia y Sylvie Debard, de la Asociación Nacional de Viajeros Católicos (ANGVC) participaron en esta ceremonia de homenaje a aquellos que sufrieron, a veces hasta la muerte, en aquel campo.

Saliers fue el único Campo creado para encerrar “nómadas” en zona no ocupada por Vichy, que hizo edificar “Cabanes de Gardian”, tipo de barracas rurales tradicionales en la región de la Camargue, para hacer, según sus palabras, un “campo modelo”, un escaparate para su propaganda.

En realidad, Saliers fue un matadero, un lugar de represión terrible, de hambre y de enfermedades para los 677 “nómadas” que fueron apresados en plena Camargue. La muerte de 25 personas, entre ellos seis niños, están registrados en los archivos. Alrededor de 230 niños fueron arrancados de su familia para ser “colocados” en diversas instituciones. El Campo fue bombardeado por error por los Aliados en 1944 y no fue cerrado oficialmente hasta octubre de ese mismo año. Fue completamente destruido después del rodaje en 1952 de la película “Salaire de la Peur” de Henri-Georges Cluzot, que lo había convertido en un pueblo sudamericano.

Desde 2006, un monolito recordatorio se ha situado en el borde del campo y de la carretera regional 37, sin que quede claro que es lo que pasó en este lugar para los que pasan por ahí. © AMIDT

Desde 2006, un monolito recordatorio se ha situado en el borde del campo y de la carretera regional 37, sin que quede claro que es lo que pasó en este lugar para los que pasan por ahí. Cada 21 de mayo se celebra un acto conmemorativo desde el año 2006                         © AMIDT

Las familias de los internados se quedaron solas con su sufrimiento, enfrentándose a un olvido muy bien organizado a nivel local, sin dejar de intentar que sus voces se escucharan. El Campo estaba situado a algunos centenares de metros del pueblo de Saliers, pero tanto en este lugar como en Arles nadie quería recordar. Es solo a partir del año 2001, con una exposición organizada por los archivos regionales de Bouches-du-Rhône y el trabajo del fotógrafo Mathieu Pernot sobre los archivos y los supervivientes (publicado en Actes Sud) cuando la historia del Campo comienza a escribirse en la memoria colectiva.

Desde 2006, un monolito recordatorio  se ha situado en el borde del campo y de la carretera regional 37, sin que quede claro que es lo que pasó en este lugar para los que pasan por ahí.

La Asociación de Hijos e Hijas de Internados en el Campo de Saliers, que lleva a cabo un trabajo dedicado a las familias afectadas, con el fin de que estas se “re-apropien de su historia”, han luchado por la existencia de una placa pedagógica.

Su presidente, Jérôme Bonin, ha transmitido a Dépêches Tsiganes el texto de la petición muy completo y validado tanto por esta asociación como por las autoridades municipales y la Asociación por un Museo de la Resistencia. La materialización de esto a la entrada del Campo fue inaugurada este 23 de mayo.

La asociación del Sr. Bonin ha realizado unos paneles de exposición consagrado al Campo de Saliers en el que los archivos regionales se muestran públicamente por primera vez en Saintes-Maries-de-la-Mer (el pasado 18 al 24 de mayo).

En la tierra de Camargue que ha usado tanto el folklore romaní para atraer al turismo pero que acoge mal a los propios Romá durante su peregrinaje, acordarse de su pasado no le hará ningún mal. La placa informativa y este tipo de iniciativas permitirán también que los votantes de extrema derecha, en la Camargue o en otros lugares, a lo que condujeron sus ideas en el pasado.

Isabelle Ligner

 

La nueva placa conmemorativa

 

El campo de Saliers, un Campo de Internamiento para los “nómadas”

El Campo de Saliers se construyó para aligerar de población interna del Campo de Rivesaltes. Grupo de roms en Rivesaltes 1939-42 FUENTE: Arch. fam. Elizabeth Eidenbenz

El Campo de Saliers se construyó para aligerar de población interna del Campo de Rivesaltes. Grupo de roms en Rivesaltes 1939-42 FUENTE: Arch. fam. Elizabeth Eidenbenz

Después del decreto del 6 de abril de 1940 impidiendo la circulación a los “nómadas” en la totalidad del territorio metropolitano, la represión se extendió contra los manouches y los extranjeros lo que llevó a la apertura de numeroso Campos de Internamiento en Francia.

Creado en 1942 por el Régimen de Vichy, el Campo de Saliers fue el único Campo de Internamiento para los Romá en la Zona Sur.

Abierto oficialmente el 15 de junio de 1942, su intento de emular un campo de concentración y su racismo es evidente. “Concentracionista” ya que se trata de disminuir la población del Campo de Rivesaltes. Racista, porque trata de agrupar a las personas según un criterio racial: los “gitanos” o “Nómadas”. La mayoría de los internos eran de nacionalidad francesa, lo que demuestra que para el Régimen de Vichy la “raza” primaba sobre la nacionalidad aboliendo la ciudadanía.

Las autoridades pretendían hacer del Campo de Saliers un instrumento de propaganda que diera respuesta a las numerosas críticas extranjeras sobre las condiciones de internamiento en los Campos franceses. Pero se descuida la realidad material. Los trabajos de construcción de las cabañas, de tipo camargués, no se terminan hasta la llegada de 60 hombres que provenían del Campo de Rivesaltes entre el 3 y el 21 de julio de 1942 en el que tuvieron la obligación de construir estas cabañas.

Fotografía de la construcción del campo de Saliers, octubre de 1942 © Etat civil d'Arles

Fotografía de la construcción del campo de Saliers, octubre de 1942
© Etat civil d’Arles

A finales de noviembre, un primer convoy llega de Rivesaltes. En diciembre, contamos ya con 380 internos a razón de 10 a 15 personas en estas cabañas de 4x8m. La situación sanitaria era deplorable. Las familias sufren “una estancia particularmente odiosa” (según el informe del Inspector de Campos el 5 de diciembre de 1944): Cabañas inacabadas, contacto directo con parásitos, falta de luz, calefacción insuficiente, sin acceso al agua potable, ni alcantarillado para las aguas residuales y malnutrición.

Un total de 677 personas fueron apresadas en este campo. 227 niños y niñas debieron ser “evacuados”, o lo que es lo mismo, arrancados de los brazos de sus madres y confiados a diversas instituciones. 25 personas, entre los cuales había 6 niños, murieron aquí en condiciones inhumanas de encierro. Muchos, que no aparecen en los informes oficiales, murieron al poco tiempo de haber dejado el Campo a causa de la malnutrición y de los malos tratos. Todos deben incluirse en las centenas de miles de víctimas europeas del Samudaripen.

Debido a que fue confundido con un campo militar nazi, el Campo sufrió un ataque aéreo aliado el 18 de agosto de 1944. 211 internos aprovecharon para evadirse. El campo, prácticamente vacio no será desmantelado de manera oficial hasta el 15 de octubre de 1944. Sus únicos vestigios se destruirán en 1952, después del rodaje de la película de Henri-Georges Clouzot “Le Salaire de la Peur”. Sin embargo, heridas imborrables han marcado la memoria de las familias que lo vivieron.

¡Na Bister!

!No olvidar!

Notas

[1] Las discriminaciones administrativas contra los “viajeros” no han desaparecido del todo; están expuestas en la web de FNASAT (en francés)

[2] Ver el registro dedicado a Saliers en la web mémoire-net (en francés)

[3] Fuente original (en francés): Depêches Tsiganes

Para saber más hay otro artículo de la misma autora, Isabelle Ligner, “Una asociación se moviliza por la memoría de los internados en Saliers” (en francés)

Placa que informa a los visitantes de la existencia del Campo de Internamiento para "Gitanos" de Saliers @LDH TOULON

Placa que informa a los visitantes de la existencia del Campo de Internamiento para “Gitanos” de Saliers @LDH TOULON

Chile: Luis Navarro Vega, Fotógrafo-Resistente, Fotógrafo de los Gitanos

Luis Navarro Vega, Fotógrafo de los Gitanos de Chile

Luis Navarro Vega, Fotógrafo de los Gitanos de Chile @DepêcheTsiganes

Desde que era niño en el norte de Chile, Luis Navarro Vega soñaba con pintar y dibujar la belleza de los trazos de Van Gogh, Rembrandt, Vermeer o Degas. Siguió los estudios de arte pero en 1973 el golpe de estado contra Salvador Allende y la sangrienta dictadura instaurada por el General Augusto Pinochet hirieron para siempre sus sueños de armonía.
Nacido el 2 de mayo de 1938 en el majestuoso contexto de Antofagasta, donde se encuentran el Desierto de Atacama y el Océano Pacífico, Luis es el pequeño de los seis hermanos de una familia modesta.
Su madre era matrona y su padre mecánico pero sobretodo “anarquista, libre-pensador y humanista”. Su venerado padre le contó desde su más tierna edad la masacre, de la que fue testigo, de centenares de obreros huelguistas del salitre en la Iglesia de Santa María de Iquique el 21 de diciembre de 1907, un episodio que sirve de fundación para izquierda chilena. Le hizo leer desde muy joven toda la literatura – desde Marx a Voltaire pasando por Zola – que nutrió los movimientos de defensa de los más pobres, reclamando una mayor justicia social en un país aplastado por las sangrantes desigualdades desde su fundación.
Su padre le deja en herencia la sed de justicia social, su sentido de la dignidad, de la militancia y de la solidaridad. También su irreverencia y su coraje. En 1976, tres años después del inicio de la dictadura que interrumpió brutalmente las esperanzas de justicia social suscitadas por el gobierno de Salvador Allende, Luis Navarro debe abandonar su ciudad natal. Está en busca y captura por haber participado en unas acciones de ayuda a las familias de “desaparecidos” mientras las detenciones arbitrarias se multiplican en un clima de terror.
En la capital chilena, Santiago, se lleva con él la máquina de fotografiar Pentax que le ha prestado un amigo. Será fotógrafo. Fotógrafo de la resistencia y así lo afirma “La fotografía es una poderosa arma política contra la dictadura: Nos ofrece un testimonio inmediato e irrefutable que puede ser difundido ampliamente y conservado como prueba”. Se convierte, por tanto, según sus propias palabras en el “Fotógrafo de los perdedores y de los muertos”.
Con valor, luchando contra el miedo que le asalta, documenta pacientemente, por un lado a la Iglesia católica solidaria con las víctimas, las múltiples violaciones de los Derechos Humanos de las que el régimen de Pinochet es culpable diario. Trabaja sobre todo para la revista “Solidaridad” bajo la protección del Cardenal Raúl Silva Henríquez, Arzobispo de Santiago y una poderosa voz disidente a la junta militar sanguinaria. Luis se encarga de inmediato de reunir y difundir las fotos de los “desaparecidos” para impedir que la impunidad o el olvido los borren. Después sale a la calle, con la máquina de fotos escondida bajo el blusón, para testimoniar la represión en los barrios más pobres. Allí es siempre bien acogido ya que él ha crecido en un medio proletario y no tiene cara de “gringo”. Es ya un defensor de los sin voz, de los que han sido privados de la libertad, de los perseguidos y los torturados. El miedo lo lleva mejor “gracias a la solidaridad de sus colegas y el pueblo”. Además tiene la “convicción de estar en el buen lugar” que le ayuda a mantenerse incluso en los momentos más duros.
Aunque la Dictadura de Pinochet pretende hacer creer que no tortura y no asesina y asegura no saber donde se hallan los centenares de “desaparecidos”, en 1978 Luis Navarro Vega expone, frente a las excusas de Estado, una primera respuesta a la pregunta que hacen miles de familias en Chile, pero también en Argentina y en Uruguay, donde hacen estragos otras dictaduras sostenidas por los Estados Unidos: ¿Dónde están?.

El reconocido fotógrafo hace una síntesis de este largo trabajo y relación con el mundo gitano en una muestra en el Centro Cultural Estación Mapocho y en un libro editado por Ocho @Luis Navarro Vega

El reconocido fotógrafo hace una síntesis de este largo trabajo y relación con el mundo gitano en una muestra en el Centro Cultural Estación Mapocho y en un libro editado por Ocho @Luis Navarro Vega

En la región de Santiago, en Lonquen (Tierras Bajas en mapuche) fotografía la realidad de las “desapariciones” con todo el horror y las fija para siempre en la memoria colectiva: 15 cadáveres de “personas normales que trabajaban en un viñedo, no tenían ningún rol político y fueron enterrados en una vieja mina”. “Desaparecidos” desde 1973, cinco de las víctimas pertenecían a la misma familia. Otra familia perdió a tres de sus miembros en esta masacre. A través de sus fotos, Luis Navarro Vega es testigo con humanidad de su dolor y del imposible duelo, bajo la bota de los militares errados.
El fotógrafo que tiene entonces 40 años, no volverá jamás a ser el mismo después de haber “entrado a la mina al menos 20 veces durante cuatro días, arrastrándose de espaldas, con un pañuelo cubriéndole la boca y la nariz cada vez que descubrían nuevos cadáveres”. Tiene, de hecho, pesadillas y no aprecia en absoluto las preguntas morbosas acerca de este terrible episodio. Sin embargo, sus fotos son empuñadas en el mundo entero como la prueba incontestable de las barbaries de los esbirros de Pinochet. Son históricas. Una constatación del horror que se instauró en Chile. El régimen no puede negar de ninguna manera las atrocidades de las que es culpable. A lo largo de esos interminables 17 años de dictaduras, Luis continuará aportando testimonios esenciales de la represión, así como de la lucha heroica de un pueblo queriendo reconquistar su libertad. Huelgas de hambre, manifestaciones en las calles de Santiago, mujeres bailando la tradicional “cueca” solas para protestar por la desaparición de sus compañeros, hambre y represión en los barrios pobres…etc. es una piedra en el zapato para Pinochet.
Es por esta razón que en marzo de 1981 es apresado durante cinco días por los torturadores de la junta militar. A este hombre tímido le repugna hablar de la tortura que ha sufrido. ¿Cómo se puede contar lo impensable? De nuevo ha sabido encontrar el tono justo a través de una foto: su padre anciano, pasando una mano sobre la frente arrugada y sus cabellos después que le ha contado lo que ha vivido durante su detención. Para evitar que otros fotógrafos pasen por esta experiencia, Luis Navarro Vega creará en 1981 junto a una treintena de compañeros la Agencia de Fotógrafos Independientes (AFI), un colectivo que permitirá proteger en la medida de lo posible la integridad física de los fotógrafos-resistentes y cuya historia es retratada en el notable documental “La Ciudad de los Fotógrafos” de Sebastián Moreno.
Después de Lonquen, después de muchas otras fotos del horror, su detención y la tortura Luis Navarro Vega será para siempre un hombre herido. Mientras deambula por Santiago, revive las horas sombrías de la dictadura, ve las atrocidades, las caras de las víctimas. Parece siempre marchar con un peso desmesurado sobre sus hombros. Su voz grave se quiebra en medio de una frase cuando los recuerdos salen a la superficie. Pero este hombre tiene un carácter y una rabia intacta. Él apunta sobre aquellos que han traicionado a las víctimas de la dictadura y los más pobres de los chilenos por medio de esta pseudoizquierda siempre dispuesta a la negociación. Es un atento observador de la reciente lucha de los estudiantes por una educación de calidad y gratuita y es también un ciudadano indignado por la privatización de la seguridad social y de la jubilación. “Somos soñadores” dice a veces recordando la lucha de los años 60/70 para mayor igualdad en Chile.

En este mundo "tan profundamente injusto", Luis Navarro Vega ha encontrado un espacio de felicidad y solidaridad: el mundo de los gitanos, un pueblo perseguido en el mundo y siempre ignorado en Chile.  @LuisNavarroVega

En este mundo “tan profundamente injusto”, Luis Navarro Vega ha encontrado un espacio de felicidad y solidaridad: el mundo de los gitanos, un pueblo perseguido en el mundo y siempre ignorado en Chile.                              @LuisNavarroVega

En este mundo “tan profundamente injusto”, Luis Navarro Vega ha encontrado un espacio de felicidad y solidaridad: el mundo de los gitanos, un pueblo perseguido en el mundo y siempre ignorado en Chile. En 1981, algunos meses antes de ser arrestado, Luis Navarro Vega tuvo un encuentro que le marcó en el plano profesional y personal: tres gitanas estaban apoyadas en la barandilla de un paso del Paseo Ahumada, en el centro de la ciudad de Santiago. Estas chicas componían un magnifico cuadro que el fijo de inmediato en el carrete. Una de ellas, Carmen Milanovic, se convierte en una amiga esencial y le da a conocer su gran familia.
Este encuentro despierta un recuerdo de infancia escondido en su memoria, su compañero Drago, que había aparecido un día en su escuela de Antofagasta y que vivía con su familia en unas tiendas coloreadas. Niño, Luis queda a menudo con su amigo y descubre maravillado “la libertad, la felicidad, la música y la fiesta”. Hasta que el convoy parte de Antofagasta y uno de los alumnos “gadjes” no aparece. Lo encuentran a cientos de kilómetros más al sur, en La Serena, después de haberse escondido para vivir su vida gitana.
Las tres gitanas – primera foto de una larga serie – hace resurgir esta nostalgia de infancia. Pero también es la inauguración de decenios de amistad y proximidad entre Luis Navarro Vega y las familias gitanas – algo muy raro en Chile. Cuando Luis sale, destrozado por su detención, encontrará una segunda familia en los Milanovic, Nicolic, Ramírez y otros gitanos que lo acogieron, lo protegieron e incluso lo escondieron a veces. Se convierte en el “amigo foturi”, el “amigo fotógrafo” en romaní.
“Foturi” es también el título de la exposición que describe so trabajo cerca de los gitanos chilenos organizado en 2014 en el Centro Cultural Mapocho, la antigua estación ferroviaria de Santiago transformada en museo donde Luis Navarro Vega trabaja como responsable de fotografía.
Existe tal cantidad de retratos, escenas familiares y de fiesta que constituyen una obra densa y un testimonio sin igual sobre la vida de los gitanos en Chile y que podemos encontrar en un libro publicado por la editorial Ocho Libros
Al igual que en su trabajo sobre las violaciones a los Derechos Humanos bajo la dictadura, Luis Navarro Vega consigue poner de relieve la humanidad y la libertad de los sujetos. Reencuentra su talento para la pintura en composiciones magnificas como “El té”, inspirado en la escuela holandesa. El blanco y negro da a los sujetos una belleza y una dignidad incomparables, incluso aunque las fotos más recientes se arriesgan con el color para evocar la fiesta, la alegría y toda la riqueza de la cultura gitana. Luis fotografió profusamente a lo largo del tiempo a Carmen Milanovic, su esposo Francisco Nicolic y a sus tres hijos Perla, Coste y Ángelo, este último fue uno de los primeros gitanos chilenos en estudiar en la universidad para convertirse en enfermero.
“La echo a faltar cada día”, dice Luis a propósito de su amiga Carmen, atropellada por un mal conductor al borde de una carretera en 2012.

tres gitanas estaban apoyadas en la barandilla de un paso del Paseo Ahumada, en el centro de la ciudad de Santiago. Estas chicas componían un magnifico cuadro que el fijo de inmediato en el carrete. Una de ellas, Carmen Milanovic, se convierte en una amiga esencial y le da a conocer su gran familia. Las Tres Gitanas  @Luis Navarro Vega

tres gitanas estaban apoyadas en la barandilla de un paso del Paseo Ahumada, en el centro de la ciudad de Santiago. Estas chicas componían un magnifico cuadro que el fijo de inmediato en el carrete. Una de ellas, Carmen Milanovic, se convierte en una amiga esencial y le da a conocer su gran familia.
Las Tres Gitanas
@Luis Navarro Vega

Carmen – que se llamaba en realidad Gladys – está muy presente en la obra fotográfica de Luis Navarro Vega. Profundidad de miradas, dignidad y libertad, magia de samovar, una joven con la falda repleta de estampados con un niño enfurruñado en brazos en medio de la aridez del desierto, preparación de las brasas, fiestas familiares, matrimonios, momentos de fervor, entierros, meandros de arrugas fijas en las caras de las viejas gitanas, trabajo tradicional de caldereros Kalderash en la tierra del cobre, la belleza de tiendas multicolores que hoy tienden poco a poco a ir desapareciendo, el trabajo de Luis Navarro Vega constituye una recopilación excepcional sobre la vida de los gitanos chilenos en estos 30 últimos años.
A los que intentan realizar alguna búsqueda histórica, sociológica o antropológica les diré que no existe ninguna sobre esta minoría de cerca de 10.000 personas en una población de 17 millones de habitantes que tiene Chile, una estrecha banda de tierra de más de 4.300 km de largo, prisionera de la majestuosa barrera de los Andes y de los oleajes del Pacífico. Una minoría de entre ellos son gitanos españoles que hablan el Kaló, de entre ellos algunos pueden ser descendientes de colonos venidos a partir del siglo XVI debido a la persecución de gitanos en España, otros de este grupo Kaló, más numerosos, vinieron huyendo del franquismo.
Pero la gran mayoría de gitanos de Chile son descendientes de los Rroms de los Balcanes, esencialmente de Serbia, Montenegro, Bosnia, Turquía, Grecia y Bulgaria, también de Rusia, que llegaron a América Latina a partir de la segunda mitad del siglo XIX, huyendo de la pobreza y las guerras del Imperio Otomano y el Austro-húngaro y en el siglo XX de la persecución y el genocidio de gitanos durante la II Guerra Mundial. Se lanzaron a los botes pero su odisea a través de los Andes y las Pampas aún está por escribir pero las familias gitanas de Brasil, Argentina, Perú, Bolivia y Chile mantienen una relación fluida hasta el día de hoy, a pesar de las distancias y las vicisitudes de la historia.

Las familias que Luis Navarro Vega conoció sobretodo eran Kalderash.  Foto: El Té @Luis Navarro Vega

Las familias que Luis Navarro Vega conoció sobretodo eran Kalderash.
Foto: El Té @Luis Navarro Vega

Las familias que Luis Navarro Vega conoció sobretodo eran Kalderash. Este grupo es tradicionalmente calderero y en Chile encuentran en abundancia su material predilecto, el cobre. Siguen comerciando con objetos fabricados con este metal a pesar de que esta actividad, así como el comercio de piezas mecánicas, el nomadismo y el semi-nomadismo tiende a desaparecer en el Cono Sur de América Latina (Chile, Argentina y Uruguay). Grandes tiendas ornamentadas son todavía visibles a la salida de las ciudades y pueblos chilenos, sobretodo en la región de Valparaíso (centro) o en la villa natal de Luis Navarro Vega, Antofagasta.
Algunas de estas familias poseen pequeños circos y gitanas de todas las edades, con sus características faldas, sobretodo en el centro de Santiago, Calle Bandera, continúan proponiendo a los viandantes leerles la mano o tirarles las cartas.
Luis también ha sufrido una evolución no deseada de su profesión. Aquel que salía peligrando su vida con la Pentax bajo el blusón considera la aparición de la maquina numérica como “un verdadero desastre”, quien mantuvo la ilusión de que “todo el mundo puede ser fotógrafo”, que lo único que se necesita es “una mirada y talento”. Tiene de que cabrearse ante la falta de alma, de profesión y simplemente de ojo, de numerosos pseudofotógrafos de moda que pueden corregir o modificar imágenes hasta el infinito cuando Luis Navarro Vega pertenece a la escuela de “la verdad del instante”.
Esto no le impide seguir deseando continuar en la fotografía, que es como una segunda piel, esperando que su vista no le jugará malas pasadas. Su proyecto consiste principalmente en completar su serie sobre los gitanos chilenos con un trabajo sobre sus hermanos y primos europeos. Solo esperamos que el trabajo de este gran fotógrafo-resistente se exponga próximamente en Francia, donde él ha vivido y donde tiene a un hijo.
Su trabajo al lado de los gitanos, durante decenios, le ha permitido no solamente establecer sólidos lazos con un pueblo rechazado y perseguido sino también, a nivel nacional y universal, colocar a este pueblo en la realidad histórica, geográfica y social y etnológica de Chile y América Latina. A través de su mirada sobre los gitanos, Luis Navarro Vega está destinado indudablemente a ser también el fotógrafo de la libertad y de la vida. Otra bella victoria sobre la dictadura.

Artículo original en francés de Isabelle Ligner aparecido en Depêche Tsiganes

PARA SABER MÁS:

16 DE MAYO DÍA DE LA RESISTENCIA ROMANÍ

Asociaciones Romanís de toda Europa recuerdan hoy en el antiguo Campo de Concentración nazi de Auschwitz (sur de Polonia) el levantamiento de los presos gitanos, que hace 64 años se enfrentaron a los soldados para evitar su exterminio.

Asociaciones Romanís de toda Europa recuerdan hoy en el antiguo Campo de Concentración nazi de Auschwitz (sur de Polonia) el levantamiento de los presos gitanos, que hace 64 años se enfrentaron a los soldados para evitar su exterminio.

¿Qué ocurrió el 16 de mayo de 1944?

En el campo de exterminio Auschwitz II – Birkenau, la sección BIIe se llamaba el “campo gitano”.

Las personas romanís que fueron internadas en este campo no fueron gaseadas de inmediato, este “zigeuner lager”, a diferencia de otros, era mixto y en él se encarcelaban tanto mujeres como hombres, niños y ancianos.

Durante este tiempo los Rroma eran sometidos a esclavitud y a todo tipo de experimentos científicos y torturas, eran los favoritos para ser utilizados como cobayas humanas, en particular los niños y niñas, por el Doctor Mengele, tristemente conocido como el “Ángel de la muerte”.

Las fechas oficiales conmemoran El Día del Holocausto Romaní “Samudaripen” el día 2 de agosto porque fue la fecha en que todas las personas romanís que estaban encerradas en el campo, los que quedaban, fueron gaseadas.

En realidad los nazis hubieran querido acabar unos meses antes con ellos, el 16 de mayo de 1944, fecha en la que había en ese campo alrededor de 6000 presos romanís. La resistencia al conocer estos planes se los comunicó de inmediato a los condenados romanís que conocieron la noticia el día 15.

El día 16 los Rroma no se personaron para el recuento de presos y decidieron no cooperar en absoluto con sus carceleros SS.

Y ¿qué es la memoria sino la respuesta a la y contra la indiferencia? Por lo tanto permítasenos recordar por la seguridad de todos. La memoria puede ser nuestra única respuesta, nuestra única esperanza de salvar al mundo del castigo final.

Y ¿qué es la memoria sino la respuesta a la y contra la indiferencia?”
Elie Wiesel
Foto: Félix Nussbaum (1904-44) artista alemán cuya obra permaneció oculta durante décadas tras haber sido deportado a Auschwitz y asesinado.

Los Rroma se encerraron en sus barracones, forzaron el almacén donde se guardaban los instrumentos de trabajo y se armaron con picos, palas y desmontaron las literas para hacerse estacas con ellas. Los niños y niñas recogieron piedras para defenderse. Incluso usaron barras de pan como armas Cuando esa tarde los Oficiales SS entraron al campamento para llevar a cabo su macabro plan se encontraron con un grupo de hombres, mujeres y niños dispuestos a luchar hasta la muerte por sus vidas.

Jamás había ocurrido nada similar en Auschwitz y tampoco sucedió después, ambos bandos perdieron vidas. Los SS estaban estupefactos, no habían podido prever esta revuelta. La pérdida de un número importante de su contingente y el miedo a que la sublevación se extendiera decidieron abandonar su idea. Ese día ningún Rroma fue llevado a las cámaras de gas aunque fueron castigados al ayuno.

“La audacia me viene del orgullo y de la herencia de mi cultura gitana, esa que no permite mirar a nadie a los ojos desde abajo.”
Tony Gatlif

El 23 de mayo de 1944 los nazis seleccionaron 1500 presos, los más fuertes, para ser trasladados al campo Auschwitz I, algunos de los cuales serían llevados al campo de Buchenwald. El 25 de mayo de 1944, 82 hombres Rroma se llevaron al campo de concentración de Flossenbürg y 144 mujeres romaníes jóvenes fueron enviadas al campo de concentración de Ravensbrück.

En el campo BIIe quedaron menos de 3000 prisioneros, en su mayoría niños y niñas, hasta el día 2 de agosto en el que todos, sin excepción, fueron asesinados en las cámaras de gas.

El campo de exterminio de Auschwitz fue el más mortífero de entre los ideados por Hitler, con 1,3 millones de muertos, el noventa por ciento de ellos judíos, aunque también Romanís, homosexuales y polacos miembros de la resistencia.

Día Europeo en Memoria de las Víctimas del Holocausto Romaní (SAMUDARIPEN)

Una estrella triste

 

Una estrella triste en los altos cielos

 

no pude quedarme en mi propia casa

 

ellos me sacaron de mi propia cama

 

dejando a mi esposa e hijos.

 

Una estrella triste en los altos cielos

 

ellos me sacaron de mi casa

 

me llevaron, me llevaron a Auschwitz

 

donde me redujeron a cenizas.

 

 

Traurigi Tscherheni

 

Traurigi tscherheni ando utscho nebo.

 

Nan man blajbens ande mro schatno khere.

 

Ari man line andar mro schatno vodro,

 

mra dschuvla muklom odoj le tschavorenca.

 

Traurigi tscherheni ando utscho nebo.

 

Legede man andar mro schatatno khere.

 

Line man, legede man Auschwitz,

 

odoj tharde man upro praho.

 

 

Autora de la canción: PAULA NARDAI (12 de abril de 1923-Mayo de 1999), superviviente del Samudaripen, realizó grandes contribuciones a la conservación de la cultura Romaní, sobre todo mediante la transmisión de cuentos y canciones tradicionales.

Samudaripen es el nombre que se le da al Holocausto en lengua Rromaní

Samudaripen es el nombre que se le da al Holocausto en lengua Rromaní

La discriminación y persecución del Pueblo Rromá no es un fenómeno que comience con el nazismo aunque en ese periodo es cuando se alcanzaron las cotas máximas de crueldad adquiriendo la forma de genocidio, el holocausto romaní (SAMUDARIPEN), muchas veces olvidado, una masacre que arranco la vida, según datos estimativos, de cerca del 80% de la población romaní de toda Europa.

No es el único genocidio al que nos hemos enfrentado en la historia, hace tan solo unos días recordábamos la triste fecha del 30 de Julio de 1749 en la que más de doce mil kalés eran apresados y conducidos a la muerte casi segura en lo que se ha dado en llamar la Gran Redada.

Las convicciones racistas y de exterminio romaní que desarrollo Hitler en su delirio eran consecuencia de otras acciones y pensamientos que no eran nuevos en absoluto.

Algo que deberíamos tener muy en consideración observando la atmósfera política que nos circunda, en especial el peligroso ascenso de la Romafobia y de los actos de racismo antiroma. Todavía resuenan las palabras pronunciadas por el Alcalde de Cholet, Gilles Bourdouleix, diputado del partido centrista UDI, lamentando que Hitler no hubiera matado más Rroms, o las del político húngaro que nos trataba literalmente de animales y tantas otras que por su número sería imposible citar en su totalidad.

En Francia, desde 1912, a las poblaciones errantes se les asignó un carné antropométrico que se debía visar en todos los municipios, tanto a la entrada como a la salida.

Lambroso (1835-1909) se trató de establecer una jerarquía de “razas” y una “predisposición genética” que señalaba especialmente a los “gitanos” en su libro “L’uomo delinquente”.

El racismo se avergüenza de sí mismo y por eso intenta siempre buscar alguna vía para tratar de justificar lo injustificable, para relativizar los conceptos y poner en juego la máxima del Ministro de Propaganda de Hitler, Goebbels, “Una mentira repetida mil veces se convierte en una realidad”.  Por eso es conveniente repasar en que se apoyaban para intentar justificar ese odio hacia las personas romanís, que repito, no surgió espontáneamente en el periodo nazi.

A partir de las teorías pseudocientíficas de Lambroso (1835-1909) se trató de establecer una jerarquía de “razas” y una “predisposición genética” que señalaba especialmente a los “gitanos” en su libro “L’uomo delinquente”. Al mismo tiempo, creció la idea de que había que erradicar a las personas “con una vida indigna de ser vivida”.

los Rroma eran considerados genéticamente ladrones, traidores, nómadas:

los Rroma eran considerados genéticamente ladrones, traidores, nómadas: ” la razón de su peligrosidad se tenía que buscar en su sangre, que precede siempre a su comportamiento”(Giovanna Boursier, in Zigeuner, lo sterminio dimenticato, Sinnos editrice)

Los Rromá eran considerados como seres asociales y consecuentemente, una “raza asocial”, también era frecuente en la época pre-nazi referirse a ellos como “la plaga gitana”. Tanto es así que las primeras acciones racistas antiroma en Alemania y Austria tuvieron lugar en los años 20 con la idea de “luchar preventivamente contra la criminalidad” lo que sería, sin duda, el germen de la política nazi de exterminio. Se aprobaron leyes que les prohibían entrar en sitios públicos como parques, ferias o baños. Se les fichó (con foto y huellas) y quienes no tenían empleo u hogar fijos fueron confinados en campos.

En 1933 cuando Hitler llegó el camino ya había comenzado y la persecución empeoró.

En 1934 hubo campañas de esterilización por inyección o castración

En 1935 las Leyes Raciales de Nuremberg ya clasifican oficialmente a los Roms como seres “racialmente inferiores” y se les retira la nacionalidad alemana y por tanto, sus derechos civiles. Para poder sostener los dogmas que les llevan a realizar estas aberrantes acciones se centran en tratar de justificar “científicamente” que la conducta criminal y asocial es algo hereditario, se pasa a considerarlos como “primitivos”, “culturalmente pobres”, desprovistos de historia y una amenaza para el orden moral por “mezclarse” y crear un “sub-proletariado criminal”.

Eva Justin y Robert Ritter, los médicos asociados con los programas de esterilización y la eutanasia en el período nazi toma de muestras de sangre de un sinti.

Eva Justin y Robert Ritter, los médicos asociados con los programas de esterilización y la eutanasia en el período nazi toma de muestras de sangre de un sinti.

Aparece el término “Gitano Mestizo” que se aplica de manera aún más restrictiva en los Rroma que en los judíos ya que era suficiente con tener uno de los ocho bisabuelos “gitano” para ser declarado como tal. Ya en ese momento, 1935, se exige, por parte de algunos, que sean internados en campos de trabajo y esterilizados.

En lo que respecta a los Rroms, los nazis se encontraron ante un dilema dificil de resolver ya que su ascendencia hindú los situaba como descendientes de los Arios, originalmente pobladores (desde el 1400 A.C) del Valle del Indo. Pero pronto hallaron la justificación tan deseada. Aunque admitieron la provenencia aria de este pueblo afirmaron, sin embargo, que su origen se situaba en las castas más bajas y que en su migración se habían mestizado con poblaciones oriundas lo que los convertiría en una “raza” asiática con rasgos indios y europeos.
De esta forma solo quedaba por filtrar quienes eran “Gitanos Puros” de los que no lo eran. Los nazis decidieron que el 90% de la población estaba mezclada y que, por tanto, eran peligrosos para el estado. Eso nos dejaría un 10% restante, “puro” al que habría que darle una solución. Este porcentaje de “puros” sería colocado en una lista que sería confeccionada por nueve representantes Rromá y que serían salvados de la masacre dada su pertenencia al grupo Ario. Esta lista nunca se llevo a efecto y el odio hacia los Rroma en general y nunca se hizo esa distinción en los Campos de Concentración, por lo que “puros” o “mestizos”, en esa división absurda, fueron exterminados por igual.

En 1939 la Directiva “Festsetzungserlass” firmada por Heindrich y Himmler prohíbe a los Rromá dejar las ciudades donde residen bajo pena de ser enviados a un campo de concentración. Una ola de internamientos comienza en este año con el objetivo de concentrar el conjunto de la población romaní del Estado alemán en los campos de tránsito con el fin de deportarlos, como la acción no podía llevarse a acabo inmediatamente estos campos de tránsito se transformaron en Campos de Trabajo análogos a los Campos de Concentración.

Estos Campos de Trabajo se transforman a su vez en “Campos de Gitanos” que acogen indistintamente a hombres, mujeres y niños, estos campos servían para enviar a los detenidos a Campos de Exterminación o bien para aniquilarlos directamente, la mayoría siguieron funcionando hasta el fin de la guerra.

Los Rromá privados de sus derechos y de cualquier forma de subsistencia pasan a vivir de la caridad lo que servirá de pretexto para adoptar medidas persecutorias que se centran principalmente en los “gitanos mestizos”. Los primeros arrestos se hacen durante la campaña “Arbeitsscheu Reich” dirigido contra los vagabundos, las prostitutas, los mendigos y los “gitanos”. En junio de 1938 más de 700 Rroms alemanes (en su mayoría Sintis) son deportados a los campos de concentración.

Los Einsatzgruppen de las SS (equipos móviles de matanza) mataron a decenas de miles de personas romanís en los territorios orientales ocupados por los alemanes con la ayuda del ejército.

Los Einsatzgruppen de las SS (equipos móviles de matanza) mataron a decenas de miles de personas romanís en los territorios orientales ocupados por los alemanes con la ayuda del ejército.

Los policías y las autoridades nazis se encargan de explotar todos los datos obtenidos a través de los controles étnicos y antropométricos realizados en el periodo de entreguerras.

En febrero de 1940, en el campo de Buchenwald, los nazis probaron el zyklon B sobre doscientos cincuenta niños romanis. Por otro lado, en Ravensbrück se practicaron operaciones pseudocientíficas en cobayas humanas entre los que se hallaban Rroms.

En 1941 es cuando comienza el asesinato sistemático de los Rroms que coincide con el ataque lanzado por Alemania contra la URSS. Se les acusa de cómplices y espías del “Bolchevismo judío”. Los Einsatzgruppen de las SS (equipos móviles de matanza) mataron a decenas de miles de personas romanís en los territorios orientales ocupados por los alemanes con la ayuda del ejército.

Lo mismo ocurrió en el resto de territorios ocupados por Alemania. En la URSS son asesinados en compañía de judíos y funcionarios comunistas. En Serbia, y coincidiendo con la masacre en Polonia, la Wehrmacht (ejército regular alemán) asesina miles de Rroms. En Eslovaquia y Hungría corren la misma suerte. En Rumanía y Croacia, su destino fue igualmente cruel. En Bulgaría, hasta nuestros días, no contamos con datos claros sobre el número de Rroms deportados y nos hallamos ante algo similar en el caso de Italia que se reproduce en Lituania, Estonia y Letonia.

La deportación es sobretodo familiar y el grueso está formado en su mayoría por niños y niñas que representan en número más de la mitad de los romanís deportados.

La deportación es sobretodo familiar y el grueso está formado en su mayoría por niños y niñas que representan en número más de la mitad de los romanís deportados.

La deportación es sobretodo familiar y el grueso está formado en su mayoría por niños y niñas que representan en número más de la mitad de los romanís deportados.

Concretamente en Auschwitz-Birkenau la población romaní concentrada estaba compuesta por familias procedentes mayoritariamente de Austria y Alemania, unos dos tercios de los deportados, los otros se dividían en más de un 20% proveniente de Bohemia y cerca de un 6%  polacos.

Las condiciones de vida eran inhumanas. Cada día, de manera constante morían prisioneros víctimas de enfermedades e inanición o bien enviados a las cámaras de gas.

Se estableció un campo especial destinado para los Rrom, el “Campo de las Familias Gitanas”. Familias enteras fueron encarceladas juntas. Este campo familiar estaba plagado de epidemias, tifus, viruela, y disentería que redujeron severamente la población del campo. Los mellizos y enanos fueron separados y sujetos a experimentos médicos pseudocientíficos conducidos por el SS, Capitán Dr. Josef Méngele que ha pasado a la historia con el terrible apodo de “El Ángel de la Muerte”. Los médicos nazis también usaban prisioneros romanís en los experimentos médicos de los campos.

A finales de 1943, el 70% de los prisioneros del Campo de Gitanos han perecido.

Lxs niñxs Rromá, en especial los gemelos eran víctimas de los experimentos científicos dada la necesidad de los alemanes de repoblar los territorios recien conquistados.

Lxs niñxs Rromá, en especial los gemelos eran víctimas de los experimentos científicos dada la necesidad de los alemanes de repoblar los territorios recien conquistados.

Entre el 2 y 3 de agosto de 1944 se cierra el “Campo Gitano” de Auschwitz. En la noche del 2 de agosto de 1944, una gran cantidad de romaníes fueron gaseados en la destrucción del “Campo de las Familias Gitanas”, 4.000 gitanos pasaron por la cámara de gas y fueron incinerados en una sola acción. Se llamó, ‘Zigeunermacht’ (La Noche de los Gitanos).  

En 1945 los nazis, acorralados, aún fueron capaces de perpetrar múltiples masacres contra los Rromá que permanecían prisioneros en los campos alemanes. Algunos países europeos se permitieron el lujo de mantener en cautiverio a sus poblaciones romanís durante varios meses una vez acabada la guerra. En cuanto a los miembros de la resistencia que sobrevivieron, ni siquiera gozaron, después de la guerra, de las promesas de integración social que les habían hecho. Y no encontraron a nadie para defenderlos ni para recordar la memoria de los desaparecidos.

El samudaripen acabó con una incipiente burguesía e intelectualidad que empezaba a surgir en el pueblo Rromá. En la foto las Hnas Franz, eran artistas, dos de ellas sobrevivieron, la tercera nunca más se supo. © Dokumentations und Kulturzentrum Deutscher Sinti und Roma

El samudaripen acabó con una incipiente burguesía e intelectualidad que empezaba a surgir en el pueblo Rromá. En la foto las Hnas Franz, eran artistas, dos de ellas sobrevivieron, la    tercera nunca más se supo.                      © Dokumentations und Kulturzentrum Deutscher Sinti und Roma

Antes de finalizar es necesario también guardar recuerdo de aquellos Rroma que formaron parte de la Resistencia, que lejos de aceptar su cruel destino se organizaron en lo que el historiador holandés Yan Joors  llama “La Guerra Secreta de los Gitanos”. Con la experiencia y la picardía desarrollada por vivir en situaciones marcadas por lo desfavorable, hicieron uso de todas las  estratagemas que conocían para desbaratar la vigilancia de los nazis, llevar mensajes o transportar armas y explosivos. Muchos fugitivos se salvaron gracias a esta resistencia romaní. También perpetraron numerosos ataques «terroristas» de resistencia contra el enemigo hitleriano.

Una vez finalizada la guerra y ya en los juicios de Nuremberg los Derechos Humanos fueron nuevamente  violados al negarse la posibilidad de indemnización a las víctimas Rroma de ambos sexos que fueron esterilizadas y castradas durante el periodo de preguerra y durante la misma, dentro y fuera de los campos de concentración. El fiscal jefe de la corte, el juez norteamericano Robert H. Jackel, dijo que no estaba ahí para defender a los gitanos lo que fue determinante para impedirles que pudieran recibir una indemnización, uno de los argumentos que los jueces utilizaron para rechazar la reclamación fue que la castración no impedía a las víctimas poder seguir trabajando, por extensión tampoco se tuvieron en cuenta los experimentos químicos realizados con los bebes nacidos en cautiverio ni con los grupos de niños coordinados por Josef Mengele. Solo se concedieron indemnizaciones a los familiares directos de los asesinados por el nazismo con una suma equivalente a mil euros por vida.

Solo 67 años después del exterminio, en octubre de 2012, la canciller alemana  Angela Merkel inauguraba el Memorial en Berlín por las cerca de 500.000 víctimas romanís del SAMUDARIPEN,

Solo 67 años después del exterminio, en octubre de 2012, la canciller alemana Angela Merkel inauguraba el Memorial en Berlín por las cerca de 500.000 víctimas romanís del SAMUDARIPEN,

No se sabe a ciencia cierta cuantos roma murieron en el Holocausto. Aunque las estadísticas y los porcentajes exactos no se pueden establecer, los historiadores calculan que los alemanes y sus aliados mataron entre el 25 y el 50 por ciento de los aproximadamente un millón de roma que vivían en Europa antes de la guerra.

Los Rromá no fueron reconocidos como víctimas del genocidio nazi hasta que el canciller alemán Helmut Kohl lo hizo en 1982 (¡!). Para ese momento, la mayoría de los roma que hubieran tenido derecho a la restitución bajo la ley alemana ya habían muerto.

Solo 67 años después del exterminio, en octubre de 2012, la canciller alemana  Angela Merkel inauguraba el Memorial en Berlín por las cerca de 500.000 víctimas romanís del SAMUDARIPEN, en su discurso inaugural afirmaba que “el genocidio nazi es una advertencia para el presente”.

Nada puede ser más descriptivo de lo que ahí se vivió que el propio testimonio de los supervivientes a esta barbarie sangrienta de odio y me gustaría cerrar este recordatorio, este ejercicio tan necesario de memoria  con un relato, el de Paula Nardai, la creadora de la canción con la que abría este artículo, sobre su experiencia en Auschwitz-Birkenau:

Paula Nardai fue deportada a Auschwitz junto a su familia casi la totalidad fueron exterminados. Paula siempre estuvo dispuesta a transmitir sus vivencias y a contar a los demás su destino y el de su propia familia. Con la firme convicción de que las crueldades y horrores padecidos durante la época nacionalsocialista no debían mantenerse en silencio.

Paula Nardai fue deportada a Auschwitz junto a su familia casi la totalidad fueron exterminados. Paula siempre estuvo dispuesta a transmitir sus vivencias y a contar a los demás su destino y el de su propia familia. Con la firme convicción de que las crueldades y horrores padecidos durante la época nacionalsocialista no debían mantenerse en silencio.

“Mi padre estuvo allí, mi madre, mi hermana que tenía dieciocho años de edad, mi hermano de nueve años… Mi madre, un mes, puedo decir, ella sobrevivió solo durante un mes. A mi padre lo golpearon en la cabeza de forma tan terrible que lo dejaron ciego. Había un barracón al que ellos llamaban “Lazarett” (Enfermería) si te llevaban a ese sitio, ya nunca más volvías a salir de allí. Lo golpearon hasta dejarlo ciego. Lo mataron de inmediato, nunca más lo volvimos a ver. Mi hermana iba a las cocinas, la tenían allí para pelar patatas. Y mi hermano pequeño, fue la primera vez que tuvo que ponerse a trabajar. Yo salía a trabajar y él se quedaba en el barracón, Yo me marchaba por la mañana, con el ‘Aussenkommando’ (Komando de prisioneros que salían a trabajar fuera) Yo tenía que trabajar, y cuando regresé al barracón. ¿Qué veo? El pequeño no estaba allí. Pregunté por él a los demás: ¿Dónde está el niño? Se lo habían llevado. Se llevaban a los niños y los enviaban a las cámaras de gas. Y no me permitían salir del barracón. No podía salir para preguntar si alguien lo había visto, porque no me dejaban salir una vez que estábamos dentro del barracón al final de la jornada. Sólo salíamos para el “zum Abzählen” (Recuento) nada más.”

Los Rroma hemos sufrido no uno, sino varios holocaustos y genocidios que han sido olvidados, silenciados o no reconocidos. Hagamos memoria que es quizás nuestra única esperanza de que sucesos así no vuelvan a repetirse en la historia. Con cada víctima del odio y la intolerancia una parte de nuestra humanidad muere.

Mariano Rodriguez Vazquez, “Marianet”, gitano y dirigente libertario durante la Guerra Civil

Mariano Rodríguez Vázquez, conocido como Marianet, gitano y Secretario General de la CNT de Cataluña durante el periodo de la Guerra Civil.

Mariano Rodríguez Vázquez, conocido como Marianet, gitano y Secretario General de la CNT de Cataluña durante el periodo de la Guerra Civil.

Empezar a hablar de memoria histórica gitana durante la Guerra Civil es una tarea cada vez más urgente, no solo por la propia autoestima del Pueblo Rroma en España sino también para que desde la sociedad mayoritaria se cree esa empatía necesaria para obtener un respeto tanto tiempo perseguido, todos y todas sufrimos en esa guerra fraticida. Hasta el momento a los Rroma nos han relegado a la invisibilidad o como mucho se ha explotado un estereotipo folclórico y/o conservador nacionalcatólico, imagen que ha visto reforzada con la beatificación de Ceferino Gimenez Maya “El Pele” por parte de Juan Pablo II que se encargo de hacer “beatificaciones express” de algunos caidos del Frente Nacional, los militares golpistas y fascistas. No voy a dedicar muchas líneas sobre la historia oficial de este beato, aunque otras fuentes no coinciden con esa versión oficial de candida beatitud, pero si me parece poco coherente como persona de izquierdas y progresista que esa referencia reaccionaria sea la única que se maneja popularmente sobre los gitanos en ese periodo amargo y que incluso los más “progresistas” comulgen con ese ensalzamiento que más parece una maniobra política conservadora que un acto de justicia real.

Para saber algo sobre este luchador anarquista debemos constatar que existen ciertos obstáculos que dificultan poder dar una visión detallada no solo por la “amnesia histórica” impuesta también por la poca información recopilada sobre este personaje en concreto. Para poder retratarlo debemos acudir a referencias más o menos directas que se han registrado en biografias o apuntes sobre otros personajes relevantes coetáneos, esto provoca una impresión, como poco, de curiosidad más cuando además desarrollo su labor como Secretario General de la CNT justo en el periodo de la Guerra Civil. Fue contemporaneo y vecino de Helios Gómez, otro gitano revolucionario anarco-comunista, aunque de este último tenemos un poco más de información debido a su actividad artística en favor de la causa republicana.

Es importante que nos situemos en el contexto ideológico e histórico si queremos comprender este periodo acelerado de convulsiones y el papel que Mariano Rodriguez Vazquez, “Marianet” jugó en este momento histórico no tan lejano.

En la España de los años 30 la presencia de un amplio movimiento anarquista era una anomalía con respecto a lo que ocurría en otros países europeos. CNT cartel por las milicias

En la España de los años 30 la presencia de un amplio movimiento anarquista era una anomalía con respecto a lo que ocurría en otros países europeos.
CNT cartel por las milicias

La CNT fue fundada en 1910 en Barcelona. Era una asociación sindicalista revolucionaria que continuaba la tradición anarquista de España. Desde su introducción en España en 1868 por el amigo de Bakunin, Giuseppe Fanelli, el anarquismo tenía sus seguidores en Cataluña, sobre todo en Barcelona y entre los obreros rurales y campesinos pobres en Andalucía. A principios del siglo veinte el centro de las actividades se encontraba en Cataluña entre los trabajadores industriales que estaban bajo la influencia del sindicalismo francés.

Para muchos anarquistas la huelga general era el arma principal que, en su opinión, conduciría a la revolución y el derrumbamiento del Estado. Los anarcosindicalistas rechazaban toda organización política. Querían organizar la sociedad a base de sindicatos que deberían controlar la producción y la distribución de manera que todo poder viniera a los producentes.

En la España de los años 30 la presencia de un amplio movimiento anarquista era una anomalía con respecto a lo que ocurría en otros países europeos. La CNT que, en un principio, era una organización sindicalista revolucionaria, derivó hacia el anarcosindicalismo. Para muchos trabajadores de la época, la utopía anarquista era una realidad alcanzable. Lejos de plantear la lucha proletaria como un empeño por conseguir únicamente mejoras concretas en las condiciones de trabajo y en el nivel de vida, los anarquistas más radicales creían en una revolución libertaria que acabase con el injusto régimen social imperante en aquella época y trajese una nueva era de fraternidad e igualdad universal basada en una federación universal de comunas libres y en la abolición del dinero y de la propiedad privada. Ese modelo de sociedad futura se denominaba “comunismo libertario”.

En este contexto se desarrolla la vida de “Mariano Rodríguez Vázquez, conocido como Marianet. Mariano Rodríguez Vázquez, era un joven albañil de etnía Rromani (gitana) que conoció las ideas anarquistas en una estancia en prisión, hecho que le que influyo profundamente y que lo convirtió en un completo convencido por las ideas ácratas y que le hizo participar en las organizaciones libertarias. Tal es su implicación que acabará convirtiendose en Secretario General de la Confederación Nacional del Trabajo (1936 – 1939) cargo donde desempeñó un papel decisivo en el devenir anarcosindicalista y la vida política y social de la Guerra Civil Española.

Poco sabemos de su vida dentro del ámbito privado. Tuvo una compañera sentimental que se llamaba Conxita Dávila de la que no sabemos su fecha y lugar de nacimiento pero si que se exilió a México hasta el fin de sus días en 1974.

Tampoco manejamos demasiados datos de él hasta el estallido de la sublevación militar fascista y el registro de las acciones que realizan en la Cataluña de aquellos días y que finaliza, en esa primera avanzada, con el aplastamiento del movimiento golpista, es en ese momento cuando “Marianet” entra en escena con toda su fuerza.

Cuando el alzamiento militar nacionalista estalló, los anarcosindicalistas, ya lo esperaban y se habían entrenado.  Milicianas en una barricada en Barcelona, año 36

Cuando el alzamiento militar nacionalista estalló, los anarcosindicalistas, ya lo esperaban y se habían entrenado.
Milicianas en una barricada en Barcelona, año 36

Cuando la Guerra Civil Española estalló el 18 de julio 1936, los anarcosindicalistas, que ya lo esperaban y se habían entrenado, prepararon un plan de defensa de la ciudad, coordinando la acción de los también clandestinos grupos de defensa de barriada y de sindicato. Este plan, aunque pobre en medios, fue muy efectivo y llamo a la unión de otras fuerzas políticas pero también de algunos destacamentos de la Guardia Civil, Carabineros y de Asalto que se integraron de forma espontánea en los grupos de la CNT.

El golpe militar nacionalista es vencido en Cataluña y es la CNT quien se encuentra en una situación de superioridad respecto al resto de las fuerzas del Frente Popular y otros sindicatos, así como del estado republicano en Cataluña.

Con este éxito a sus espaldas, se ofrece la posibilidad de crear un gobierno a la CNT en Cataluña, sin embargo, después de muchas deliberaciones dicidieron anteponer a la realización total de la revolución social anarquista, la victoria en la guerra, pues de haberse llevado ésta a cabo hubiera supuesto una cesura en la zona antifascista, así como hubiera dejado aislada internacionalmente a Cataluña y además pensaban que hubiera sido una imposición de los principios anarquistas sobre población no totalmente anarquista, repitiendo pues vicios autoritarios. Marianet en Julio del 36 mantiene, por tanto, posiciones conciliadoras tratando de unir grupos minoritarios antifascistas antes de llegar a la Revolución Social por los motivos anteriormente expuestos y se crea el 21 de julio en Cataluña el Comité Central de Milicias Antifascistas. El Comité presentaba un claro predominio de las organizaciones anarquistas, si bien también se encontraban representadas en el mismo todas las fuerzas del Frente Popular (ERC, POUM, PSUC, Unión Republicana, Unió de Rabassaires y UGT).

El CCMA constituía mas que una duplicidad de funciones con respecto a la Generalidad y se creo debido a la confusión y caos reinante con respecto a las ciudades y sus cambios de bando, sin embargo no fue muy efectiva y se disuelve en septiembre para crear una gobierno de la Generalidad más fuerte, lo que choca con lo que estaba sucediendo en la calle, que estaba dominada por comités de barriada (casi siempre formados a iniciativa de militantes de la CNT); en los sindicatos, que estaban comenzando a incautar empresas; y de las milicias, que se habían convertido en ejércitos obreros. Decidida la supresión del Consejo, se procedió a la negociación de la ampliación del gobierno de la Generalidad para incluir a todas las fuerzas antifascistas y sindicales. La idea era ganar eficacia y evitar la duplicidad de poder.

Unos meses después en 1937, y gracias a la experiencia recogida en la “Escuela de Militante, Manuel Buenacasa elabora el “Manual para el Militante” que fue aprobado por el Secretario General de la CNT, “Marianet”, con este manual se persigue que el militante aprenda cuales son sus obligaciones y que sea consecuente con los principios y la conducta moral de la organización a la que se obligan a servir además de hacer hincapie en el analfabetismo que impedía la “Militancia Consciente” El manual fue duramente criticado posteriormente por otros autores anarquistas que ven en este libro una contradicción con el espíritu libertario y una perversión del ideal en favor del “bochevismo”. Cuando se publica este libro ya hace más de un año que se está realizando una revolución autogestionaria desde la base, por los mismos trabajadores, sobre todo de CNT y UGT, y varias etiquetas sindicales y políticas, y sin etiqueta alguna.

“Marianet” tuvo que lidiar con momentos difíciles y complejos, en el año 38 con Aragón tomada por los Nacionales y Vinaroz recibiendo avanzadillas, queda el bando republicano partido en dos y las anteriores divisiones sindicales deciden olvidar sus diferencias y es así como surge la Alianza Sindical de la CNT con UGT. La premura, la descoordinación debida a la guerra y otros factores provocan reacciones precipitadas que en condiciones normales no se habrían producido y quizás en ese momento era la única decisión posible, pero trajo consigo grandes concesiones casi impensables para la CNT. Es el principio del fin del sueño de una Cataluña libertaria.

Un gran número de expertos apuntan como causa de la derrota del movimiento anarquista en Cataluña a la degeneración burocrática del anarquismo catalán, su rápida “bolchevización” a partir de 1937 y su renuncia a cuotas de poder que se había ganado en la lucha callejera antifascista aunque el análisis debería ser mucho más profundo porque las circunstancias son demasiado complejas para ser explicadas exclusivamente con una sola razón. Desde luego, la guerra no es cualquier razón sin más, quizá sea la más irracional de todas. Pero la rapidez con la cual los comités superiores de las organizaciones libertarias cayeron bajo el control de una burocracia emergida de su propio seno tiene que ver también con razones endógenas del propio movimiento.

“Marianet” ha sido acusado injustamente por algunos como el responsable de estos desaguisados en periodos de guerra. Gracias a él se conservan los archivos de la CNT. El contrato referente a los archivos de la CNT fue firmado el 11 de mayo de 1939 por él a título personal para evitar reclamaciones eventuales de parte del régimen de Franco. En este contrato se trata de 21 cajas con 106 paquetes. Estas cajas fueron enviadas a Inglaterra al mismo día. El inventario del archivo CNT hecho en aquella época (sin título y sin fecha) contiene descripciones concisas de los paquetes de documentos.

Gracias a

Gracias a “Marianet” se consevan los archivos históricos de la CNT. Él encargo esta misión de rescate de los archivos a Simón Radowitzky

La mayoría de los documentos se refieren a organizaciones nacionales y proceden del archivo del Comité Nacional. Datan del período del secretariado de Mariano Vázquez. El encargado de esta misión de rescate de los archivos no es otro que Simón Radowitzky, al que “Marianet” le dice que tenía que llevarse los archivos de la CNT. Radowitzky los llevó a Francia. Él, junto a Martin Gudell, que era su superior, los llevan hasta la frontera. Vuelve, se queda unos días más, y pasa la frontera, y va a parar al campo de concentración de Saint Cyprien sobre las costas del mar mediterráneo, donde el hambre y el frío eran constantes, donde había un kilo de pan para repartir entre 25 compañeros. Logra escapar, ayudado por otros compañeros. Lo llevan a Montpellier, luego a París, para pasar a Bélgica y después a México con identidad cubana donde fallecería en el exilio en 1956.

En 1947 los archivos de la CNT y FAI fueron transportados a Amsterdam, al Instituto Internacional de Historia, donde quedaron cerrados en custodia durante 36 años en espera de un desarollo favorable en España donde la CNT existía clandestinamente

En cuanto a sus ideas, siempre lucho por mantener la unidad y evitar la atomización de la CNT lo que le llevo a un pequeño enfrentamiento que se puede resumir en esta frase cuando Lucía Sánchez Saornil, ex secretaria de redacción de CNT de Madrid, fue invitada por Mariano R. Vázquez, Marianet, Secretario General de la CNT catalana, a ocupar una tribuna femenina, responde: “No recojo tu sugerencia porque mis ambiciones van más lejos; tengo el proyecto de crear un órgano independiente para servir exclusivamente a los fines que me he propuesto”.

Conocer la historia de

Conocer la historia de “Marianet” es una labor complicada no solo por la “amnesia histórica” impuesta, también por la poca información recopilada sobre su persona.

Según algunas anotaciones e informes referidos por otros se cita su exilio a Francia y de su destino en este país. Manel Aisa Pampols hace mención en un artículo suyo sobre la organización de los libertarios en la clandestinidad. Como indica el autor del artículo, con la perdida de Cataluña, Mariano fijo su residencia en Paris junto a otros anarquistas que huyen y consiguen organizarse fuera de España y forma el Consejo General del Movimiento Libertario, organismo del que fue nombrado Secretario. Desde esta posición trata de mantenerse en comunicación con los que se hayan agrupados en los campos de concentración y también con aquellos que seguían en España, procurando en algunos casos las conexiones necesarias para que pudieran huir. En “Represión contra la CNT (1939-1949) de Angel Herrín López, en el apartado en el que habla de la Brigada Politico-Social de Franco en todo lo relativo a sus métodos de infiltración y control, afirma que esta infiltración de la policia fascista no solo se producía en territorio español sino también en el exilio y fruto de una de estas, José Hungría, Teniente Coronel Jefe de los Servicios de Información Militar, recibe la notificación en julio de 1939 de que “Marianet” se haya en Francia y que el infiltrado se ha ganado su confianza. Sin embargo, no será el franquismo lo que mate a “Marianet”, en junio del año 1939 fallece debido a un accidente, muere ahogado, algo que no deja de extrañar puesto que se comentaba que era un excelente nadador.