Archive for the ‘feminismos minoritarios’ Category

Mujeres Romanís Comparten Sus Historias de Esterilización Forzada

Elena Gorolová, portavoz del Grupo de Mujeres Afectadas por la Esterilización Forzosa / Liga Lidských Prag

Elena Gorolová, portavoz del Grupo de Mujeres Afectadas por la Esterilización Forzosa / Liga Lidských Prag

“Poder tener hijos es algo muy importante para una mujer”, dice Elena Gorolová, “cuando me quitaron eso, me sentí inútil.  He perdido mi autoestima por completo”.

Elena tiene 47 años, es trabajadora social, fue esterilizada en contra de su voluntad siendo muy joven. Ella es una de las cuatro mujeres romanís checas, todas víctimas de la esterilización forzada, que cuentan su historia en una obra de teatro que se llama “Historias que (Nunca) Deben Comenzar”. La obra se estreno en el mes de junio en la ciudad de Ostrava, una ciudad de la República Checa con una alto índice de población romaní.

La esterilización sistemática de las mujeres romanís sin su consentimiento pleno e informado (Informe en inglés ERRC) – destinado a reducir su alta tasa de natalidad – fue, durante la época comunista, una política de estado de la extinta Checoslovaquia. Esta práctica fue abolida oficialmente en 1993 (Informe ERRC Inglés) pero de acuerdo con la European Roma Rigths Center, se mantuvo hasta los años 1990 y 2000, siendo el último caso conocido en la Rep. Checa en el año 2007.

Alzando la voz

La obra está basada en las historias reales de estas cuatro mujeres romanís y contada por ellas mismas vestidas de negro. [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

La obra está basada en las historias reales de estas cuatro mujeres romanís y contada por ellas mismas vestidas de negro. [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

Desde hace más de 10 años Elena es parte activa de un grupo de mujeres romanís que han conseguido con éxito detener las esterilizaciones forzadas y que este tema figure en la agenda política en la Rep. Checa.

También exigen una compensación económica por lo que les hicieron. “No se trata solo de dinero sino del reconocimiento de que se han violado nuestros derechos” nos cuenta.

En el año 2009 el gobierno checo pidió disculpas por estas esterilizaciones ilegales, pero rechazo una ley que proponía una compensación para las víctimas. Fue entonces cuando Elena y sus amigas activistas decidieron que tenían que llamar la atención sobre esta cuestión de otra manera.

El resultado es esta obra que han realizado en colaboración de la Czech NGO League of Human Rights y la European Roma Rigths Center. “La obra es una forma de que las mujeres puedan expresar su frustración” nos dice Caterina Cervena de Czech NGO League of Human Rights “Es la manera de que tengan una voz alternativa”.

Como abogada ha trabajado, durante más de 8 años, muy cerca de estas mujeres representándolas en los juicios.

La obra está basada en las historias reales de estas cuatro mujeres romanís y contada por ellas mismas vestidas de negro.

“Todavía me duele a pesar de todos estos años”

En una serie de escenas donde las mujeres son entrevistadas por un actor que hace el rol de periodista, se ponen de manifiesto cuales fueron las formas de coacción para esterilizarlas.

"Cuando me lo explico quedé destrozada. Fue el peor día de mi vida". Jirina Dzurkova cuando se entero que había sido esterilizada [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

“Cuando me lo explico quedé destrozada. Fue el peor día de mi vida”. Jirina Dzurkova cuando se entero que había sido esterilizada [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

“Yo estaba completamente desinformada” relata  Olga Jonášová. “El trabajador Social que vino a visitarme me dijo que solo duraría 5 años y que después podría tener hijos. Me dijo que todas las mujeres de la comunidad ya se la habían hecho”.

“Cuando estaba dando a luz a mi cuarto hijo, me entregaron un papel en blanco para que lo firmara” cuenta Natasa Botosova. “Sufría grandes dolores, por lo que acabe haciendo lo que me pedían. Una vez anestesiada me esterilizaron. Me enteré de lo que había sucedido después porque tenía una cicatriz en el abdomen”.

“A mí me presionó el Trabajador Social” dice Sona Karolova “Primero me ofreció dinero pero al negarme me amenazó con quitarme a mis hijos. Me dijo que mi marido perdería su trabajo. Al final cedí para detener el acoso”.

Al final de la obra hay una escena en la que Elena explica porque se decidió a hablar. “Lo hago porque no soy la única” dice ella, “Lo hago porque hay otras mujeres que no pueden defender sus derechos”.

Es un momento muy emotivo, se humedecen los ojos. Entre el público hay muchas mujeres romanís visiblemente emocionadas.

Entre ellas se encuentra Jirina Dzurkova. Ella pasó por la misma experiencia que estas mujeres representan. Es una mujer menuda de 49 años pero que aparenta ser más joven.

“Tenía 34 años cuando me sucedió esto. No mucho tiempo después del nacimiento de mi hijo tuve un embarazo ectópico. Me llevaron al hospital y decidieron operarme de inmediato. No me dijeron nada, no me hicieron firmar ningún papel ni me hablaron en absoluto de esterilización”.

Algún tiempo después de esto fue con su hijo al médico para hacerse un chequeo regular. El doctor estudió su historial médico y le dijo “Veo que ha sido esterilizada”.

“Al principio no entendí lo que me decía porque usó palabras que yo desconocía. Cuando me lo explico quedé destrozada. Fue el peor día de mi vida. Tarde mucho tiempo en reunir el valor para decírselo a mi marido. Siempre quisimos más hijos”.

Cuando su marido escuchó lo que había sucedido quiso ir al hospital a pegarle al médico que había esterilizado a su esposa. “Lo convencí de que no lo hiciera, esto habría supuesto más problemas. Se quedó muy afectado. Después de esto empezó a beber” nos cuenta Jirina.

En el año 2001 se puso una demanda contra el hospital, pero el caso fue pospuesto en reiteradas ocasiones hasta que se desestimó. “Fue un shock terrible cuando sucedió esto, me sentí castigada por segunda vez” dice ella.

“Todavía me duele a pesar de todos estos años”, añade “Un día mi niño me dijo: Me gustaría tener un hermano pequeño.  Tuve que explicarle porque esto no era posible y ambos lloramos. Me robaron mi dignidad. Siento que no valgo lo mismo que el resto de las mujeres”.

Seguiré Luchando

manifestación frente al hospital en Ostrava que había esterilizado a numerosas mujeres romanís. @romediafoundation

manifestación frente al hospital en Ostrava que había esterilizado a numerosas mujeres romanís. @romediafoundation

Jirina tuvo la suerte de que su matrimonio sobrevivió, algunas de las víctimas de la esterilización forzosa no solo perdieron su fertilidad sino también a sus maridos. “Algunos hombres se sintieron traicionados por sus esposas” explica Natasa Botosova.

Su esposo se divorció después de que fuera esterilizada. “Se lo tomó fatal, me dijo: Lo has hecho a propósito para poder engañarme sin ninguna consecuencia”.

El esposo de Olga Jonášová también la abandonó “Después de esto, conocí a otro hombre pero rompimos porque yo no podía tener hijos. Me dijo que partía al extranjero por un mes pero nunca más volvió. Tuve la suerte de contar con una gran familia que hizo todo lo posible para consolarme”.

Después de la actuación Elena se sienta en la terraza del bar, fuera del teatro. Es una mujer alegre y llena de energía con unos grandes ojos marrones. “Sucedió cuando tenía 21 años e iba a dar a luz a mi segundo hijo” nos explica “Mi primer hijo nació con cesárea y el doctor me dijo que necesitaría otra. Nadie me dijo nada acerca de la esterilización”.

Cuando estaba en la sala de operaciones le dieron un papel a firmar, “Era un consentimiento para esterilizarme. Estaba muy estresada. Me estaban preparando para la cesárea y tenía mucho dolor. Me encontraba en tal estado que no sabía lo que estaba firmando”.

Después de la operación el médico le dijo que la había esterilizado. “Me dijo que me sintiera feliz, que gracias a esta esterilización había salvado mi vida”.

Lloró cuando se entero de la noticia. “No podía creer que era verdad lo que me decían, que realmente me habían hecho eso”.

Cuando se lo dijo a su marido tuvieron una fuerte discusión ya que, al igual que el marido de Natasa, estaba convencido que lo había hecho adrede. “Es costumbre tener muchos hijos en las familias romanís y se avergonzó porque no tendríamos nunca más de dos” nos cuenta “Al final logré convencerlo de que se había hecho contra mi voluntad”.

Varios años más tarde, en el 2004, conoció a un grupo de mujeres romanís que como ella habían sido esterilizadas contra su voluntad. Se convirtió en la portavoz “Ya no me sentía sola, la lucha junto a otras mujeres que habían pasado por esto me hizo sentir más fuerte”.

El grupo organizó una manifestación frente al hospital en Ostrava que había esterilizado a numerosas mujeres. También empezaron a realizar reuniones con mujeres jóvenes romanís para informarlas acerca de la esterilización y sus derechos.

Elena ha hablado tres veces ante la Convención de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, su última intervención fue en febrero de este año.

Y ahora la obra de teatro

La esterilización forzosa es un crimen lesa humanidad. Los crímenes contra la humanidad tienen la especial característica de ser imprescriptibles, es decir que pueden ser perseguidos en todo tiempo. (PHOTO: League of Human Rights)

La esterilización forzosa es un crimen lesa humanidad. Los crímenes contra la humanidad tienen la especial característica de ser imprescriptibles, es decir que pueden ser perseguidos en todo tiempo. (PHOTO: League of Human Rights)

Dice sentirse insegura cuando actúa “No creo poseer un gran talento para la interpretación. No fue fácil para mí,  pero ahora que hemos estrenado ya se me ha pasado el stress. Creo que es una magnífica manera de llamar la atención sobre nuestro caso. Me sentí tan enfadada cuando el gobierno rechazo la Ley de Compensación”.

“Adujeron que era innecesaria una ley específica porque las mujeres podían llevar su caso a los tribunales” explica Marek Szilvasi del European Roma Rights Centre, que está apoyando, asesorando y acompañando a estas mujeres “El problema es que muchas veces no son tenidos en cuenta porque de acuerdo con la legislación checa hay un número limitado de años para poder presentar la denuncia”

Afirma que no existen datos acerca del número exacto de afectadas “Se estima, sin embargo, que varios cientos de mujeres han sido esterilizadas forzosamente. Algunas de ellas no son romanís: mujeres con discapacidades o que pertenecen a una clase social baja”.

“Cuando el gobierno rechazó la Ley de Compensación me sentí tan decepcionada que pensé en abandonar el activismo” relata Elena “Pero no quiero. Tengo la esperanza de que un día nos compensarán por lo que nos hicieron. Continuaré en la lucha, por supuesto”.

Artículo de Renate Van Der Zee

ALJAZEERA

Romís Lesbianas Se Defienden Contra la Discriminación

En este sistema no se respetan los Derechos Humanos y, por supuesto, menos los de las mujeres LBT. Las mujeres Romís lesbianas se enfrentan a una discriminación múltiple, por el hecho de ser mujer, romaní y lesbiana. @MamaCash

En este sistema no se respetan los Derechos Humanos y, por supuesto, menos los de las mujeres LBT. Las mujeres Romís lesbianas se enfrentan a una discriminación múltiple, por el hecho de ser mujer, romaní y lesbiana. @MamaCash

A pesar del reciente interés de la UE por mejorar la situación de la población romaní de Europa, las mujeres Romá siguen estando en los márgenes de la Sociedad mayoritaria y de su propia comunidad, donde prevalece la actitud de que “la mujer ha nacido para casarse y tener hijos”. Mama Cash ha entrevistado a ROMNJAKO ILO (Corazón de Romí) que trabaja para evidenciar las cargas adicionales a las que se enfrenta las mujeres LBT en este entorno.

Mama Cash habló con Vesna Cerimovic, Danica Jovanovic y Mira Djin sobre el activismo feminista en la comunidad romaní, Serbia y Europa del Este en general. En este sistema no se respetan los Derechos Humanos y, por supuesto, menos los de las mujeres LBT. Las mujeres Romís lesbianas se enfrentan a una discriminación múltiple, por el hecho de ser mujer, romaní y lesbiana.
Al aislamiento que sufre la población romaní de todos los géneros debemos añadir el peso de “Preservación de la Comunidad” que llevan encima las romís a través de tradiciones opresoras como los matrimonios forzosos a edades muy tempranas. “Muchas organizaciones abogan por unos mayores y mejores derechos pero nadie se atreve a hacer frente a las prácticas culturales nocivas que tienen un claro impacto negativo sobre la vida de las mujeres Romá. Las organizaciones coinciden en señalar que el tema de los matrimonios tempranos es un problema. El gobierno está de acuerdo también, existen medidas legislativas, pero no hay programas concretos o acciones institucionales para erradicar este problema”.

Haciendo Frente a las Prácticas Culturales Nocivas

“Un importante número de mujeres que han participado en nuestros talleres y han adquirido conciencia de sus derechos, no pueden disponer de ellos en la práctica debido a la institucionalización del racismo, la violencia, el fascismo y el chauvinismo.” @Mrza.info

En relación a los matrimonios precoces, no solo no se aborda este problema sino que además goza de apoyo activo. Los lideres que han expresado en público su orgullo por la continuidad de esta práctica, que ha sido calificada como un acto delictivo, siguen recibiendo subvenciones: “Estos donantes no establecen unas condiciones previas para que estos líderes sean un ejemplo de lucha por los Derechos Humanos, incluidos los de las mujeres”.” Y aunque hay algunos grupos de mujeres que luchan por tener la libertad de elegir a su compañero, esta libertad se limita a las uniones heterosexuales”.
Las discusiones sobre la sexualidad femenina, heterosexual o no, son pocas y muy lejanas. Hablar sobre la sexualidad femenina es un tabú, un área de misterio, algo que no se puede consultar con nadie, algo sobre lo que no se debe preguntar ni pensar y, sin duda, no se puede hablar de ello. Precisamente fue esta cultura del silencio lo que motivo a Romnjako Ilo a empezar a crear talleres para mujeres: No solo para que tuvieran información sobre salud sexual y derechos de las mujeres , sino también para hablar de sus deseos y experiencias en torno a la sexualidad.
A través de la creación de este “safe space”, espacio de seguridad, Romnjako Ilo pretende fomentar la conciencia y solidaridad de las mujeres romanís . “Si durante un año 20 mujeres trabajan para cambiar las actitudes de rechazo hacia las lesbianas y “podrían llegar a tomarse un café con ellas”, consideramos que es un cambio positivo en este contexto en el que trabajamos. La opresión desaparece cuando desarrollamos la solidaridad, y es eso lo que pretendemos”.

El Efecto Domino

Los talleres tienen un gran impacto y crean un efecto dominó, muchas mujeres que han participado quieren colaborar después con Romnjake Ilo y asumir tareas y responsabilidades.

Los talleres tienen un gran impacto y crean un efecto dominó, muchas mujeres que han participado quieren colaborar después con Romnjake Ilo y asumir tareas y responsabilidades.

Si bien el cambio de las actitudes individuales es un gran paso, los grandes problemas estructurales permanecen intactos. “Un importante número de mujeres que han participado en nuestros talleres y han adquirido conciencia de sus derechos, no pueden disponer de ellos en la práctica debido a la institucionalización del racismo, la violencia, el fascismo y el chauvinismo.”
Los talleres tienen un gran impacto y crean un efecto dominó, muchas mujeres que han participado quieren colaborar después con Romnjake Ilo y asumir tareas y responsabilidades. Se ofrecen para convertirse en agentes de cambio con la comunidad convirtiéndose en elementos importantes no solo para otras mujeres sino también para sí mismas.

“Enseñando a las Mujeres el Divorcio y a Perseguir a otras Mujeres”

“Es muy difícil crear un plan de mantenimiento cuando hablamos de cuestiones LBT siendo una organización de mujeres romanís. Así que el mero hecho de existir y trabajar sobre esta cuestión ya es todo un éxito”

Por supuesto resolver el problema no es tarea fácil. No solo la comunidad Romaní mira con desconfianza la labor de Romnjake Ilo por “enseñar a las mujeres el divorcio y a perseguir a otras mujeres” sino que también experimentan el rechazo y la falta de consideración de otras organizaciones feministas “Incluso dentro del movimiento feminista nos movemos en los márgenes, nos consideran como las “hermanitas pequeñas” que necesitan aprender a trabajar y que presentan su labor a través de su presencia en el proceso pero sin contribuir realmente con sus ideas”.
De momento Romnjake Ilo está centrada en la búsqueda de apoyos a nivel local y nacional así como de donantes internacionales “Está en peligro nuestra sostenibilidad y nuestra propia existencia. “Es muy difícil crear un plan de mantenimiento cuando hablamos de cuestiones LBT siendo una organización de mujeres romanís. Así que el mero hecho de existir y trabajar sobre esta cuestión ya es todo un éxito”

Artículo original en Inglés: Mama Cash

Coronas de pureza, chochos pixelados, tetas de reclamo y falsa modernidad

La publicación trata de crearnos la imagen de una especie de Juana de Arco que lucha contra la opresión de su pueblo. ¿Desde cuando el uso sexista del desnudo de la mujer, unido al morbo de que sea gitana para vender más números de la revista, es un acto revolucionario?

La publicación trata de crearnos la imagen de una especie de Juana de Arco que lucha contra la opresión de su pueblo. ¿Desde cuando el uso sexista del desnudo de la mujer, unido al morbo de que sea gitana para vender más números de la revista, es un acto revolucionario?

En estos días parece ser que lo “gitano” está de moda, a los medios de comunicación últimamente parece que les ha dado por hacer una explotación de todas las imágenes que guarda en su mitología popular la sociedad mayoritaria con respecto  los Rroma.

Por un lado los que atraen público de manera sensacionalista sacando tajada de una visión tradicionalista y arcaica, casi mágica y oscurantista que nos delega a la posición de poblados fósiles, reaccionarios, preservadores de lo “auténtico” convirtiéndonos en monos de feria y alimentando el pensamiento popular que nos relega a un universo calculado, a una burbuja espacio-temporal alejada del resto del planeta donde todo es inmutable y donde se transmite la imagen de una continuidad encerrada en un círculo, que rota sobre si misma, que se repite año tras año, siglo tras siglo… como en aquella película americana “El día de la Marmota” (The Groundhog day) en la que el protagonista se queda atrapado en el tiempo y que se ve obligado a revivir el mismo día eternamente, un ejemplo de esto lo tenemos con el inefable programa “Palabra de Gitano”

Por otro ahora nos aparece una fotografía de una joven gitana, Soraya Castro,  muy bella por cierto, en topless como portada de la revista “interviú” y además uniendo la noticia a la celebración del 8 de Abril, Día Internacional del Pueblo Gitano.

La publicación trata de crearnos la imagen de una especie de Juana de Arco que lucha contra la opresión de su pueblo. ¿Desde cuando el uso sexista del desnudo de la mujer, unido al morbo de que sea gitana para vender más números de la revista, es un acto revolucionario?

No quiero que nadie se lleve a engaño, particularmente me importa muy poco o nada que muestre su cuerpo, que este casada o no y con quien… no somos quien para juzgar a nadie, forma parte del ámbito de su vida personal y puede disponer como le plazca. Es su derecho como ser individual y autónomo.

“Al confinar a las mujeres al estatus de objetos simbólicos que siempre serán mirados y percibidos por el otro, la dominación masculina las coloca en un estado de inseguridad constante. Tienen que luchar sin cesar por resultar atractivas, bellas y siempre disponibles”.  Pierre Bordieu, sociólogo

“Al confinar a las mujeres al estatus de objetos simbólicos que siempre serán mirados y percibidos por el otro, la dominación masculina las coloca en un estado de inseguridad constante. Tienen que luchar sin cesar por resultar atractivas, bellas y siempre disponibles”.        Pierre Bordieu, sociólogo

Si profundizamos en el texto además nos hallamos con un poco más de lo mismo, la vieja escuela reaccionaria,  que habla de linajes puros sin mezcla, también dice no ser abanderada de nada lo que resulta muy contradictorio según la utilización que ha hecho la revista tanto en la redacción del contenido como en el hecho de sacar este número precisamente en una fecha tan señalada como el 8 de abril.  La ponen como ejemplo de mujer gitana del siglo XXI, una mujer sin estudios pero que enseña el pecho como muestra de modernidad. No se que opinaran las feministas después de tantos años luchando por la dignidad de la mujer, la educación igualitaria y el empoderamiento.

En el fondo de todo esto lo que aparece es una falsa idea de que es la “modernidad”. Pasamos mucho tiempo discutiendo sobre lo que es “moderno” y lo que es “tradicional” estableciendo una confrontación que estimamos como “natural”.

¿Qué es modernidad? ¿Qué es tradición?

Según mi opinión hay una falsa idea de la modernidad que se pretende identificar  como algo externo, heredado de occidente o de la sociedad mayoritaria en este caso. Es superficial y banal pensar que aparecer en una revista dedicada al público masculino enseñando los pechos es un acto de cambio o mejora en la situación de la mujer romaní, eso es tan falaz y simplista como pensar que las chicas que salen en el programa de “Hombres, mujeres y viceversa” son las exponentes del movimiento de liberación femenino… una verdadera aberración de pensamiento.

Usar una forma de machismo que pasa por convertir a la mujer en objeto sexual a través de su exhibición en contraposición a otras forma de machismo que la obliga a taparse de pies a cabeza no hace sino reforzar el machismo doblemente.

Estableciendo esta dicotomía, esta línea de pensamiento binario de confrontación con lo “tradicional”, lo único que logramos es crear posiciones extremas y poco meditadas, que se quedan en lo anecdótico y superficial, más en el plano de lo visceral que de la razón y alejadas del verdadero cambio que se establecerá cuando las mujeres puedan optar en igualdad de condiciones a puestos públicos, al trabajo, a los órganos de toma de decisiones, cuando el modelo patriarcal que reduce a la mujer a un mero objeto pasivo y receptor pase a ser un modelo de solidaridad y lucha conjunta por una mejora total en paridad.

¿no será mejor que nos centremos en valores universales como son los Derechos Humanos, el respeto a la diversidad y la libre opción? Vayamos hacia discursos más universalistas y salgamos de los agujeros y círculos viciosos que nos impiden progresar bien sea desde esa idea reaccionaria de como debe aplicarse la “tradición” o desde esta idea de “falsa modernidad” que no deja de ser igualmente reaccionaria.

¿no será mejor que nos centremos en valores universales como son los Derechos Humanos, el respeto a la diversidad y la libre opción? Vayamos hacia discursos más universalistas y salgamos de los agujeros y círculos viciosos que nos impiden progresar bien sea desde esa idea reaccionaria de como debe aplicarse la “tradición” o desde esta idea de “falsa modernidad” que no deja de ser igualmente reaccionaria.

Como toda acción tiene una reacción, con ese discurso favorecemos la idea reaccionaria de que lo “tradicional” es más auténtico, más “puro”,  se les da el monopolio de lo “auténtico” en detrimento de aquellos que piensan de manera diferente, se les da el poder, de una manera indirecta para que establezcan el monopolio de la idea de identidad y también de sus manifestaciones.

La cuestión es ¿somos más modernos cuando más imitamos? ¿Todas las personas tradicionales son excluyentes, machistas…? con sinceridad… no lo creo.

Y mi conclusión es ¿no será mejor que nos centremos en valores universales como son los Derechos Humanos, el respeto a la diversidad y la libre opción? Vayamos hacia discursos más universalistas y salgamos de los agujeros y círculos viciosos que nos impiden progresar bien sea desde esa idea reaccionaria de como debe aplicarse la “tradición” o desde esta idea de “falsa modernidad” que no deja de ser igualmente reaccionaria.

Mujer egipcia digna, combativa y rebelde

Frente a las imágenes prejuiciosas y etnocentristas que muchos grupos ultras y algunas personas "bien pensantes" pretenden difundir, el rol de la mujer en las revueltas árabes ha sido activo y fundamental. Pensar que estas mujeres son sumisas, descerebradas o poco conscientes de su situación es un insulto y una muestra de ignorancia, una incapacidad para comprender la complejidad de los contextos y las sociedades.

Cuando doy mis cursos sobre interculturalidad siempre pongo un ejemplo que considero muy ilustrativo, digo que esto de ponerse a contemplar otra cultura es como ponerse a ver el canal Plus sin decodificador, vemos rayas, bultos, formas que se mueven de un lugar a otro, algún destello de color… y sobre eso nos inventamos la pelicula, imaginamos los diálogos, la acción… todo. Precisamente las habilidades en interculturalidad y nuestra capacidad de aprender de manera crítica nos permite llegar a la llave del decodificador para contemplar la verdadera escena que se desarrolla ante nuestros ojos.
Pues precisamente se trata de eso, de no prejuzgar y de no montarnos peliculas desde nuestro sillón.
Por lo que he podido observar estos días, Egipto es un país donde el peso de la religión y la cultura musulmana es más grande que en otros paises como Túnez pero eso no significa que sus mujeres sean menos combativas ni menos dignas. El uso del Hiyab y otras prendas, aunque inicialmente tengan un uso mas o menos religioso, al final acaban convirtiendose en una moda sobretodo social, eso no significa que no haya personas que las utilicen con ese valor inicial pero no es la generalidad.
Una de las visiones que me resultaron más sorprendentes, justo la primera noche en El Cairo fue ver a una chica joven, muy hermosa por cierto, muy ceñida pero ¡FUMANDO Y CON HIYAB! y además eran cerca de las 2 de la madrugada… no entendí nada, la vi discutiendo con el dueño de un café, luego y gracias a mi amigo Hossam que ha sido mi gran decodificador me explicó que esa chica estaba discutiendo diciendole al señor que ella era dueña de su cuerpo y hacia lo que le daba la gana. Era una prostituta con todos sus papeles en regla. Con esto no quiero decir que el ejercer la prostitución sea el culmen de la libertad, nada más lejos de mi intención, sino que no podemos dejarnos llevar por esas primeras impresiones poco meditadas y cargadas de lastre etnocéntrico.
Otra de las curiosidades a mis ojos de occidental, orentalizado quizás pero occidental, fue ver a mujeres con el Niqab, todas de negro, con medias, guantes y tan solo una rendija para poder mirar. Mi sorpresa ha sido comprobar que esto también forma parte de una moda.
Las mujeres de los jeques, máximo esponente de glamour, que llegan de otras latitudes lucen estos atuendos y algunas mujeres, para dar a entender que pertenecen a una clase superior y que son más sofisticadas utilizan estas ropas para proyectar esta imagen. Una vez más nos damos de boca contra las ideas precondebidas.
Por otro lado, aunque no son demasiadas también hay mujeres con el pelo suelto, muchas de ellas más mayores, personas con una clase media, una burguería acomodada que se ha criado en los años 60, donde esas imágenes eran las de moda, las que se promocionaban en el cine egipcio de hace unos 40-50 años que como ya sabeis fue una época dorada para el audio-visual egipcio que fue considerado el Hollywood del Oriente Medio. Historias de amor tórrido, llevado al límite, con muchas imágenes que no hubieran pasado la censura franquista de la España de esos años.
Mujeres tapadas o no, conviven en su cotidianidad en Egipto.

¿cual es la moraleja de todo esto?
Extraigan sus propias conclusiones.