Archive for the ‘feminismos minoritarios’ Category

MUJER, LESBIANA Y ROMANÍ, CUANDO LA LUCHA SE TRANSFORMA EN IMPRESCINDIBLE

* Hace tan solo unos pocos días se celebraba el Día Internacional por la Visibilidad Lésbica y he pensado que sería muy interesante conocer el reflejo de esta realidad dentro de la comunidad kalí/gitana española.

En cuanto a nomenclatura, se utiliza en el texto la palabra “gitano/a” porque es así como está escrito en el artículo original y se mantiene por respeto al autor y porque hace referencia a la población kalé española que si admite este nombre como identificativo, a pesar de ser peyorativo para el resto de la población romaní europea.

Este artículo fue publicado en catalán por el activista LGBTIQ kaló Iñaki Vázquez en la revista COLORS y ha tenido el detalle de concedernos el permiso para reproducirlo en este blog.

*Nota del autor del Blog.

Iñaki

Iñaki Vázquez: “Vivo en Madrid  y he participado activamente en un colectivo LGTB. Se llama H2O. He sido Portavoz y Presidente del mismo. Ahora solo colaboro con la revista anual que publica: Colors“.

El artículo está dividido en tres entrevistas que no pretenden sentar cátedra, ni descifrar una verdad absoluta y uniforme, inexistente por otra parte. Tan solo pretende aportar estas 3 visiones concretas hablando sin complejos del lesbianismo gitano para contribuir, de esta manera, a que este pueblo que lleva 600 años en la Península Ibérica deje de ser tan invisible como lo sigue siendo en nuestros días.

Para desarrollar este reportaje se ha contado con la visión y el discurso de la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad, una de las organizaciones que han irrumpido, hace pocos años, en el movimiento asociativo gitano, removiéndolo todo y aportando aire fresco y un discurso rompedor.

También era importante reflejar el pensamiento y el discurso de mujeres gitanas catalanas; no lo dudamos y nos pusimos en contacto con Manuela Fernández Ruiz, una mujer comprometida y luchadora que tiene una larga trayectoria de militancia en la asociación Drom Kotar Mestipen, una de las organizaciones referencia en lo relacionado con las mujeres gitanas en Catalunya.

Por último tenemos el honor de haber compartido con Noelia Heredia González “Negri”, todo un referente para las lesbianas gitanas, artista de proyección internacional, mujer valiente y rompedora en muchos terrenos. Con ella hablamos de su trayectoria personal, de la lesbofobia que ha sufrido en sus propias carnes y de cómo ve ella el futuro para si misma y para las gitanas lesbianas.

Feminismo Gitano

AGFD1

la Asociación de Gitanas Feministas por la Diversidad (AGFD). Entre sus filas hay gitanas lesbianas y el discurso sobre la liberación lésbica está plenamente incorporado en su cotidianidad.

Con la Asociación de Gitanas Feministas por la Diversidad (AGFD) fue muy complicado quedar, debido a su activismo incansable. Aún así, destaca la proximidad de sus componentes. Hablamos con Aurora Fernández en conversaciones con caña y tapas en tabernas madrileñas. También hablamos con Ana Hernández y Carmen Fernández en medio de movilizaciones contra el machismo y la ignominia del grupo Mediaset contra el Pueblo Gitano en la telebasura mediática que exhiben. En todas ellas se encarna el activismo y una alegría muy gitana que las hace únicas. Esta asociación recorre el Estado Español de conferencia en conferencia, en presentaciones, el coloquios, entre otros eventos. También su actividad se centra en Europa, donde su presidenta, María José Jiménez “Guru”, recientemente ha alzado su voz para reivindicar y exigir el protagonismo de los gitanos y las gitanas en su proceso de emancipación desde una visión decolonial y feminista.

Con ellas hablamos de cómo el feminismo gitano se ha ido construyendo como herramienta de lucha y de dignidad para el conjunto de mujeres gitanas y en particular con aquellas que optan por sexualidades disidentes. Entre sus filas hay gitanas lesbianas y el discurso sobre la liberación lésbica está plenamente incorporado en su cotidianidad.

Sobre la caracterización del feminismo romaní nos dijeron: “AGFD es una entidad gitana como nosotras, feminista, libre e independiente. Consideramos que el feminismo romaní es la base instrumental filosófica y teórica, validada para impedir la opresión de las comunidades; lo utilizamos como herramienta de defensa de nuestro Pueblo oprimido, colonizado e instrumentalizado; es el movimiento que nos permite defender con legitimidad y a través de los elementos culturales propios de nuestra identidad, la dignificación de la diversidad dentro de un Pueblo que históricamente lo han tachado de homogéneo y marginal. Por supuesto, AGFD es diversa porque el Pueblo Gitano es diverso. De hecho las componentes de asociación somos de distintas Comunidades Autónomas, profesiones, partidos políticos, religiones y orientaciones sexuales”.

Desde una visión feminista, es determinante el papel que se le otorga al patriarcado en la opresión del conjunto de las mujeres. Quisimos saber si ven que el patriarcado actúa de manera diferenciada en las comunidades gitanas. Ante esa inquietud nos respondieron: “el patriarcado es una construcción económica, política, social e histórica que todas las sociedades han utilizado como forma de control férreo hacia las mujeres. Igualmente todas las culturas minoritarias, de manera equivocada, se han aferrado a este control negativo y utilizando el argumento de salvaguardar su cultura, han seguido perpetuando el dominio de los hombres sobre las mujeres”.

Entrando más específicamente en como ve AGFD la situación de las gitanas lesbianas, fueron categóricas: “algo que le ha faltado al Pueblo Gitano a lo largo de la Historia es poder elegir. Un Pueblo es libre cuando todos y cada uno de sus individuos tienen la capacidad de elección. Cuando hablamos de elección nos referimos a todos los aspectos de la vida individual, familiar, profesional, política, religiosa, sexual y económica. En la actualidad, en el Pueblo Gitano, esa capacidad de elección con total libertad nos ha sido secuestrada. En ese sentido, el derecho de las lesbianas gitanas se convierte, como tantos otros, en fundamental para el conjunto. No es solo “sus derechos civiles individuales”, si no que forma parte de la adquisición de la verdadera dignidad del conjunto del Pueblo Gitano”.

AGFD2

“El patriarcado es una construcción económica, política, social e histórica que todas las sociedades han utilizado como forma de control férreo hacia las mujeres. Igualmente todas las culturas minoritarias, de manera equivocada, se han aferrado a este control negativo y utilizando el argumento de salvaguardar su cultura, han seguido perpetuando el dominio de los hombres sobre las mujeres”.

Cabe decir que contrasta la contundencia de sus afirmaciones con su aspecto cordial y alegre. Su expresión adquiere un cierto aire de trascendencia cuando les preguntamos sobre el postulado feminista que nos indica que la libertad sexual de las mujeres (y de todas la personas) contribuye a la igualdad de oportunidades entre los géneros “… es prácticamente imposible que los individuos de una comunidad minoritaria alcancen la igualdad de oportunidades y la significación dentro de una sociedad mayoritaria sin ejercer un derecho fundamental de elección, y como hemos dicho, ese derecho las gitanas y los gitanos lo tenemos secuestrado”.

Por otro lado, nos interesaba conocer cual era la visión de las feministas gitanas en relación al hecho identitario gitano; de cómo se podía conjugar el hecho de ser lesbiana y gitana en una comunidad, que como bien han afirmado ellas mismas, es concebida por el imaginario colectivo como homogénea y marginal. Como en las demás preguntas, ellas respondieron con seguridad y contundencia: “la diversidad es un valor para cualquier pueblo. La identidad gitana no es monolítica y ha ido cambiando en la medida que se han ido produciendo los cambios sociales que han marcado al conjunto de la sociedad. Sin duda, la capacidad de elegir aspectos fundamentales de las vidas de las personas gitanas tiene que incorporarse a la identidad gitana del presente y del futuro. Las lesbianas deben ser un capital del Pueblo Gitano y no un motivo de exclusión o autoexclusión”.

En este sentido, quisimos saber de qué manera ven en la AGFD la alianza histórica entre el feminismo y la lucha lésbica, en su concreción gitana: “dentro de una comunidad si hay parte de ella que esta marginada, segregada, oprimida, invisibilizada y además esa parte la componen mujeres, es de justicia que esa lucha la recoja el feminismo y la haga suya. De esta manera hay una retroalimentación de voces diversas que tiene como base teórica identitaria el discurso feminista, que contribuirá hacer más fuerte al propio movimiento feminista así como la diversidad y a la heterogeneidad de un pueblo”.

Nos despedimos de ellas, compartiendo sonrisas, abrazos y complicidades…. grandes donde las haya… las gitanas feministas consiguen impactarnos con su fuerza, su calidez y su coherencia. Seguro que nos encontraremos en más de una lucha y de un lugar.

Manuela Fernández, una mirada militante del movimiento asociativo de gitanas

Manuela1

“…hay muchos prejuicios en todas las culturas hacia la homosexualidad, y siempre estos prejuicios y esta presión social es más grande en las mujeres. Ser gitana y lesbiana puede significar estar aún más discriminada, excluida, mal vista …”.

Manuela Fernández es una gitana, trabajadora, madre de dos hijos, militante social y política. Nuestra protagonista es pedagoga y trabaja en un equipo de infancia y adolescencia. Manuela es activista y fundadora de la Asociación Drom Kotar Mestipen, una de las entidades referencia que trabajan con y para las mujeres gitanas en Catalunya. Aún así, la “Manu”, que así es como le llaman los amigos, nos insiste en aclarar que contestará a título individual.

Después de diversas llamadas telefónicas, quedamos con “Manu” en una cafetería tranquila de Barcelona. Ella es una mujer joven, muy expresiva y llena de energía. Después de conversar un rato nos enseña fotos de sus hijos y nos pregunta: ¿a que son preciosos? Realmente lo son.

Lo primero que le preguntamos a “Manu” es su visión sobre los derechos civiles “efectivos” que tienen las gitanas lesbianas en la actualidad. Nuestra protagonista muestra un aire firme y serio. Aflora su parte más militante cuando nos dice: lo de los derechos efectivos sigue siendo una lucha aún por conseguir en múltiples ámbitos en nuestra sociedad: trabajo digno, vivienda, educación de calidad, acabar con el machismo… La diversidad afectiva y sexual continúa siendo un tema en el que hace falta avanzar muchísimo, a pesar que en los últimos años, socialmente, hay más consciencia y se está visibilizando cada día más. Aún así creo que un buen indicador que nos mostrara una sociedad justa, igualitaria y democrática sería tener una gitana lesbiana dirigiendo un Ayuntamiento, presentando el telediario o teniendo cualquier trabajo digno en el que pudiera visibilizar su gitaneidad y su opción sexual al mismo tiempo. Creo que las gitanas lesbianas tienen poca cobertura y visibilización. Estoy segura que poquitas de ellas han salido del armario, porque ya pesa bastante ser mujer, gitana y no tener acceso a titulaciones académicas ni a puestos de poder en la sociedad”.

Seguimos nuestra conversación queriendo saber la visión de “Manu” sobre el lugar que ocupan, o pueden ocupar, las lesbianas gitanas en la estructuración social y familiar del Pueblo Gitano. Con cierta sorpresa, nos afirma: “yo conozco algunos casos, y por lo general son positivos en el sentido que la familia está por encima de todo, y la aceptación también. Pero también sé que hay muchos prejuicios en todas las culturas hacia la homosexualidad, y siempre estos prejuicios y esta presión social es más grande en las mujeres. Ser gitana y lesbiana puede significar estar aún más discriminada, excluida, mal vista …”.

La conversación es fluida y cordial. “Manu” es extensiva en sus argumentaciones. Pasamos a hacerle preguntas mas directas. Desde tu visión, ¿Qué papel ocupa la diversidad afectiva y sexual entre las mujeres gitanas? ¿Es un valor? ¿Se defiende? ¿Se sigue desconociendo? ¿Se teme a este concepto? En esta ocasión contesta más reflexivamente: “creo que no debe de haber mucha diferencia entre el Pueblo Gitano y la sociedad mayoritaria, puesto que el machismo nos tiene atrapadas a todas las personas al margen del origen que tengamos. En mi opinión es importante poder hacer un trabajo transversal, por ejemplo en nuestra asociación trabajamos juntas mujeres gitanas y no gitanas, de diferentes edades, con distintos niveles educativos, con diferentes experiencias… esta diversidad propicia la aparición de más diversidades, posibilitando además que nuestro trabajo incluya todas las voces. Intentamos que todos los proyectos y acciones sean inclusivos. Esto es una de nuestra máximas”.

Manuela2

“Creo que no debe de haber mucha diferencia entre el Pueblo Gitano y la sociedad mayoritaria, puesto que el machismo nos tiene atrapadas a todas las personas al margen del origen que tengamos. En mi opinión es importante poder hacer un trabajo transversal…”

Por supuesto, nos interesa saber que trabajo se realiza desde asociaciones como la que participa Manuela en torno a los temas LGTBIQ y más teniendo en cuenta la diversidad de la que nos hablaba anteriormente. Manuela es categórica cuando nos afirma: “nuestra asociación no trabaja en esta línea en concreto, nunca lo hemos debatido ni lo hemos establecido como una prioridad, al menos de momento. Creo que ya hay alguna asociación que lo está desarrollando, y sobretodo diferentes activistas que con su participación en diferentes foros gitanos y no gitanos están poniendo el acento en este tema tan invisibilizado y minorizado, que aún queda más marginado en un Pueblo como el nuestro que ya está minorizado de por sí.

Por último queríamos que nuestra protagonista reflexionase sobre el papel que juegan el movimiento asociativo gitano en cuanto a la diversidad afectiva y sexual de las mujeres gitanas. “Manu” nos afirma: “creo que realizar un trabajo conjunto entre diferentes asociaciones en relación a aspectos divulgativos y educativos puede ayudar a avanzar en la consciencia de la diversidad afectiva y sexual, ya que es un tema transversal. Supongo que las asociaciones gitanas tanto las de mujeres como las genéricas, podríamos dar el primer paso para trabajar este tema, invitando a otros movimientos, que ya llevan tiempo trabajándolo, para aprender y sumar sinergias, con un claro objetivo: que ser diferente no sea nunca un problema ni un impedimento para la igualdad”.

Nos despedimos de Manuela impactados por su compromiso con la justicia social. Los abrazos fueron algo más que protocolarios, sentimos su solidaridad con nuestra lucha. Desde luego “Manu” rompe los arquetipos de mujer gitana que muchos puedan tener. Ha sido una gran experiencia conocerla.

La “Negri”, arte y fuerza, referencia lésbica gitana

Noe La Negra2

“Me tuve que ir de mi casa cuando era muy joven. Yo era el problema de mi familia. Era la diferente. Mi padre no paraba de repetir que lo que a mi me pasaba se llamaba rebeldía. No se atrevía a ponerle el nombre real. Es como si esa palabra fuera imposible que la pronunciaran sus labios…”.

Teníamos puestas muchas expectativas en la entrevista a Noelia Heredia, la “Negri” por muchos motivos. Sin ir más lejos, por haber sido galardonada recientemente con el premio Adriano Antinoo por su contribución a la igualdad por razón de sexo, orientación e identidad sexual. La “Negri” es un referente para la lucha lésbica gitana y motivos nos sobran para contar con ella para este artículo. Debemos decir que las expectativas fueron ampliamente satisfechas.

Para hacer esta entrevista fuimos invitados a comer al piso de Noelia, en una céntrica calle de Madrid. El día era lluvioso, gris y frio. En su casa habían más mujeres; amigas y familiares de la “Negri”. Cuando se abrió la puerta enseguida pudimos percibir la personalidad que todas esas mujeres daban a ese espacio. Había alegría, calor, sonrisas, optimismo… buen rollo. Pusimos la mesa y la “Negri” apareció con una olla grande de arroz con bonito del norte y marisco que estaba para chuparse los dedos… Comimos todos juntos en un ambiente distendido y amable. Aquello era un hogar de mujeres y nos estaban aportando su energía y su enorme hospitalidad. La ”Negri” estaba radiante y contenta. Después de una larga sobremesa, llena de risas y brindis con vino rosado, nos sentamos en el sofá para hablar más tranquilamente.

Noelia nos pasó a explicar su infancia y adolescencia. Lo hace mirándonos a los ojos con una fuerza que traspasa sus pupilas. Aunque nos empieza a relatar situaciones terribles, ella no pierde la sonrisa. Se nota que es artista y que no es la primera entrevista que le hacen. Muestra seguridad y serenidad, pero su brillo en los ojos, cambia cuando nos recuerda algunos de los momentos mas duros de su vida.

“Me tuve que ir de mi casa cuando era muy joven. Yo era el problema de mi familia. Era la diferente. Mi padre no paraba de repetir que lo que a mi me pasaba se llamaba rebeldía. No se atrevía a ponerle el nombre real. Es como si esa palabra fuera imposible que la pronunciaran sus labios…”.

La expresión de Noelia cambia cuando reproduce los reproches que le hacía su padre: “No roneas con muchachos gitanos, no te pides con ningún mozo, no te veo con intención de casarte, no eres como tus primas…”, Noelia coge aire y sigue diciéndonos: “… mi padre me ha maltratado física y psicológicamente de manera muy dura durante años. Recibí innumerables palizas. Yo sentía miedo físico de él y de sus agresiones. A tanto llegaba ese pavor que, en la última etapa de mi estancia en casa de mis padres, solo con verle aparecer por la puerta, me orinaba encima. Sentía terror. El día que me fui, salí de casa descalza. No podía esperar ni un minuto más. Estaba cansada de recibir una paliza diaria”.

En nuestra conversación se producían momentos de silencio que reflejaban la tensión de ese recuerdo, que aunque lejano, estaba muy presente aún. A pesar de eso nos atrevimos a interrumpir su relato para preguntarle cual era el motivo profundo de tanta violencia que su padre volcó sobre ella tan impunemente. “Por supuesto, toda esta violencia que he recibido es a causa de mi orientación sexual, no tengo ninguna duda…”, nos afirmo con contundencia.

Ante tal afirmación, la pregunta siguiente era obvia. “Negri”, pero tú habrás salido ya del armario, ¿no? Después de unos breves segundo para pensar, nos respondió: “en muchos círculos si, aunque yo no he sentado a mi familia para decirle que soy lesbiana, eso es cierto. Es una barrera que no puedo romper todavía y no se si lo haré… Aún así he utilizado otros métodos para comentar todo esto con personas de mi familia. Me explico. Hace relativamente poco tiempo mi hermano menor se ha enterado de que soy lesbiana por una entrevista que me hicieron y que colgaron en Youtube. Mantuvimos una conversación por Whatsapp. Él me decía: ¿Porqué no has confiado en mi y lo has pasado tan mal sin nadie al lado? ¿Porqué has tenido que ir al psicólogo y no se lo has contado a tu hermano?, si tu eres mi princesa. Yo te voy a querer hagas lo que hagas, estés con quien estés…” Por supuesto ella siente una gran emoción por haber recibido esas palabras de su hermano. Siguió contándonos “… en otra ocasión, mi padre, se enteró que estaba preparándome para participar en las manifestaciones del orgullo LGTBIQ en Madrid, y tubo una larga conversación telefónica conmigo. Dijo: Noelia te voy a decir una cosa, eres mi hija, soy consciente que te he maltratado, física y psicológicamente, te he puesto micros para espiarte y saber que hacías, para saber qué eras, te he pegado palizas, no te he dado el cariño que le he dado a tus otras hermanas. La verdad es que no te sabido entender. Eso me lo voy a llevar yo a la tumba. Hija quiero que sepas yo no voy contigo a “eso” porque no estoy de acuerdo, pero me gustaría estar a tu lado para que supieras que yo te apoyo. Tu eres una mujer que se ha tenido que abrir camino sola, que trabajas, que tienes y mantienes tu casa… se feliz y deja de llorar, que ya te he hecho llorar bastante…”.

Noe La Negra1

“He conseguido formar una familia gitana a mi forma, con la gente que he elegido y ha pasado de una manera o otra por mi vida. Mi casa es un hogar gitano, donde se vive intensamente las alegrías y las penas de los que están aquí”.

Ante la tensión obvia de ese momento y con intención de relajar el ambiente un poco pasamos a preguntarle temas no tan centrados en su vida personal y familiar. Quisimos que nos hablara de su visión sobre la situación de la lesbianas gitanas. Noelia fue muy clara y contundente en sus afirmaciones. Al principio nos preguntó: “Digo mi verdad, ¿no?”. Asentimos, por supuesto. “Desde mi punto de vista, en el mundo gitano, al ser una sociedad cerrada en si misma, se tiene demasiado en cuenta el que dirán, dejando muchas veces de lado lo que debería ser fundamental: la felicidad de las personas”, continua contándonos, “la situación de las lesbianas gitanas no es buena, eso no es ningún secreto, pero es cierto que en los últimos años ha mejorado. No estamos tan reprimidas, pero tampoco lo decimos de manera abierta. Solo lo hacemos en círculos cerrados de mucha confianza, asegurándonos de que esta información no va a salir en ningún caso. Eso sí, desgraciadamente el Pueblo Gitano también toma como referencia que la sociedad mayoritaria también discrimina a las lesbianas”. Tras una pausa continua con su relato “… hay un montón de leyendas negras asociadas a las lesbianas. Eso entre los gitanos está muy presente y se ejerce una intolerancia radical en cuanto sale a la luz pública, aunque sea a través de simples rumores, el lesbianismo de alguna gitana. No se puede entender que haya sexo entre dos mujeres sin la existencia de un hombre. Eso les da licencia para difamar, humillar, agredir e insultar sin ningún límite”.

A pesar de todo lo expuesto, la “Negri”, desde hace un tiempo es un verdadero referente lésbico gitano. Su proyección pública y su visibilidad han colaborado en este hecho. Noelia nos afirma “para mi ha sido una sorpresa. Solo me he dedicado a vivir mi vida sin más. ¿Y solo por respirar, ser feliz y tener la libertad de decir libremente que soy lesbiana soy considerada un referente? No deja de sorprenderme, aunque cada vez hay mas personas que me lo dicen”. Sigue contándonos: “mi casa se ha transformado en un refugio. Aquí vienen muchas personas gays y lesbianas gitanas y no gitanas que necesitan sentirse escuchadas, tenidas en cuenta. Quieren sentir el calor de un hogar. Seguramente el calor que no sienten en su familia. Lo único que hacemos es darles cobijo. Aquí pueden respirar y ser ellas mismas. Esto no debería ser así. Para el Pueblo Gitano, la familia es un valor muy importante. Ya que las lesbianas formamos parte de esas familias que algunos dicen defender a capa y espada, no deberían querer expulsarnos de las comunidades gitanas como desgraciadamente lo están haciendo hoy en día. Ellos no aman a la familia. En realidad lo que hacen es apuntalar su concepto tradicional y uniformante de la familia que excluye cualquier posibilidad de diversidad en las mismas. Visto lo que hacen, no deberían llenarse tanto la boca con la defensa de la familia”.

De pronto se pone un punto solemne para afirmar, subiendo el tono “yo he salido de un vientre de una gitana: mi madre. Ella y mi abuela materna, que ha fallecido hace muy poquito, sin saberlo, eran feministas. Nos han inculcado, a mis hermanas y a mi, las ideas de independencia, de autonomía personal, financiera y de pensamiento. Es cierto que también nos han preparado para un “mundo paralelo” como mujeres en el entorno gitano. Yo digo que ese mundo es Matrix. Siempre en torno a la figura masculina, para proporcionarle felicidad y atención a él, sin importar lo más mínimo los suplicios y las renuncias que las mujeres deban pasar para conseguirlo. A pesar de eso, yo me siento gitana. Llevo conmigo los valores que ello supone: el aprecio y el cariño hacia las personas mayores, vengan de donde vengan; el respeto hacia todo el mundo y la necesidad de darle a cada persona su lugar. Soy gitana porque de la misma manera que mis padres y mis hermanos estuvieron en el sofá de mi casa, merendando conmigo ostras, gambitas y un maravilloso vino, los días 24 y 25 de diciembre, acojo a un gay o una lesbiana que necesiten de mi. Les hago el mismo café, el mismo puchero. Para mi eso es ser gitana ¿Que me salgo de los códigos que ellos dicen? Pues si, pero yo lo siento así. He conseguido formar una familia gitana a mi forma, con la gente que he elegido y ha pasado de una manera o otra por mi vida. Mi casa es un hogar gitano, donde se vive intensamente las alegrías y las penas de los que están aquí.” En ese momento detectamos en nuestra entrevistada un punto de inseguridad que nos sorprende. La “Negri” vuelve a arrancar para afirmarnos: “… de hecho ya lo tengo decidido, quiero ser madre. En breve me pondré en manos de un cuadro médico para que me inseminen. Para mi es un paso muy importante que me ha costado mucho decidir”.

Después de los consiguientes abrazos y risas por la noticia recibida, y tras un descanso con café incluido, seguimos preguntándole: ¿Qué papel juega el patriarcado en el Pueblo Gitano con respecto a las lesbianas? Noelia nos responde con una sonrisa: “el patriarcado en el Pueblo Gitano quiere imponer una sola manera de ser gitana, pero no se dan cuenta que cada persona es diferente y hay mil maneras de sentirse gitana. Eso no lo pueden controlar”.

Noe La Negra3

“Tengo dos cajones muy especiales para mi, uno con los colores de la bandera gitana y otro con la bandera arco iris. De ellos no me desprendo. Son para mi un pequeño tesoro. Ellos viajan conmigo y dan visibilidad a mi identidad como gitana y lesbiana”.

Por último queremos abordar con Noelia aspectos relacionados con su faceta de artista, de cantaora y percusionista flamenca. También en esto es rompedora ya que es la única mujer percusionista que existe. La “Negri” es una artista de proyección internacional, ya que ha hecho diversas giras por varios países y continentes. Además de su calidad artística destaca su fuerza y personalidad encima del escenario. Este hecho le hace ser conocida en el mundo gitano, especialmente de su Madrid natal. Noelia también ha tenido que sentir como se la discriminaba en este ámbito por su opción sexual con frases dirigidas a sus compañeros musicales, tales como: ¿Vas a trabajar con esa lesbiana de mierda? “Lo peor, dice la “Negri”, es que eso lo han dicho gitanos, “eso me duele especialmente”. Nos afirma con cierta amargura, continuando con sus consideraciones “tengo que demostrar continuamente mi capacidad como cantaora y como percusionista. En muchos lugares piden que solo haya hombres con los instrumentos… El mundo del flamenco es muy machista. Les cuesta adaptarse a los nuevos esquemas”.

También nos cuenta como tuvo que vencer el rechazo de su entorno ante este hecho ya que la postura para tocar el cajón no era “propia de una mujer gitana”. “tenia que tocar a escondidas. Por supuesto no conté con ningún profesor y tuve que aprender sola. En las bodas, esperaba que mi padre se bebiera unas cuantas copas para que se relajara y no se diera cuenta que yo tocaba el cajón”, nos confiesa.

“Tengo dos cajones muy especiales para mi, uno con los colores de la bandera gitana y otro con la bandera arco iris. De ellos no me desprendo. Son para mi un pequeño tesoro”. Y ríe a pierna suelta. “Ellos viajan conmigo y dan visibilidad a mi identidad como gitana y lesbiana”.

Noelia, para acabar, quisiéramos saber como imaginas el futuro, especialmente en tu doble condición de gitana y de lesbiana. Ella clavando su mirada de nuevo a nuestros ojos, nos dice “para el futuro, necesito que haya igualdad en el Pueblo Gitano. Que los hombres gitanos se despierten y acojan a las mujeres gitanas de verdad, con sinceridad. No para hacer lo que ellos quieran, si no que nos acepten tal y como somos. Me imagino un futuro donde se tenga la libertad de poder elegir y en el que la imposición, en cualquier ámbito, forme parte del pasado. Imagino el futuro de mis primas lesbianas, menos gris y doloroso. Imagino a un Pueblo Gitano desprendiéndose de las ataduras del patriarcado a la par que lo hace la sociedad mayoritaria. Así veo yo el futuro”.

Las aportaciones de nuestras tres protagonistas nos hacer constatar algo que ya sabíamos, la situación de las lesbianas gitanas dista mucho de ser aceptable. En cualquier caso, estos tres relatos pretenden contribuir a romper el tabú que existe sobre las ellas. En COLORS, nos quedamos con la energía que nos han transmitido estas magnificas mujeres, la sinceridad y honestidad con que nos han hablado y con la emoción de volvernos a acercar a este Pueblo milenario, desde el respeto que nos merece, pero con la mirada critica necesaria para contribuir a su propia emancipación.

Artículo original en catalán: Colors

Anuncios

Mujeres Romanís Comparten Sus Historias de Esterilización Forzada

Elena Gorolová, portavoz del Grupo de Mujeres Afectadas por la Esterilización Forzosa / Liga Lidských Prag

Elena Gorolová, portavoz del Grupo de Mujeres Afectadas por la Esterilización Forzosa / Liga Lidských Prag

“Poder tener hijos es algo muy importante para una mujer”, dice Elena Gorolová, “cuando me quitaron eso, me sentí inútil.  He perdido mi autoestima por completo”.

Elena tiene 47 años, es trabajadora social, fue esterilizada en contra de su voluntad siendo muy joven. Ella es una de las cuatro mujeres romanís checas, todas víctimas de la esterilización forzada, que cuentan su historia en una obra de teatro que se llama “Historias que (Nunca) Deben Comenzar”. La obra se estreno en el mes de junio en la ciudad de Ostrava, una ciudad de la República Checa con una alto índice de población romaní.

La esterilización sistemática de las mujeres romanís sin su consentimiento pleno e informado (Informe en inglés ERRC) – destinado a reducir su alta tasa de natalidad – fue, durante la época comunista, una política de estado de la extinta Checoslovaquia. Esta práctica fue abolida oficialmente en 1993 (Informe ERRC Inglés) pero de acuerdo con la European Roma Rigths Center, se mantuvo hasta los años 1990 y 2000, siendo el último caso conocido en la Rep. Checa en el año 2007.

Alzando la voz

La obra está basada en las historias reales de estas cuatro mujeres romanís y contada por ellas mismas vestidas de negro. [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

La obra está basada en las historias reales de estas cuatro mujeres romanís y contada por ellas mismas vestidas de negro. [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

Desde hace más de 10 años Elena es parte activa de un grupo de mujeres romanís que han conseguido con éxito detener las esterilizaciones forzadas y que este tema figure en la agenda política en la Rep. Checa.

También exigen una compensación económica por lo que les hicieron. “No se trata solo de dinero sino del reconocimiento de que se han violado nuestros derechos” nos cuenta.

En el año 2009 el gobierno checo pidió disculpas por estas esterilizaciones ilegales, pero rechazo una ley que proponía una compensación para las víctimas. Fue entonces cuando Elena y sus amigas activistas decidieron que tenían que llamar la atención sobre esta cuestión de otra manera.

El resultado es esta obra que han realizado en colaboración de la Czech NGO League of Human Rights y la European Roma Rigths Center. “La obra es una forma de que las mujeres puedan expresar su frustración” nos dice Caterina Cervena de Czech NGO League of Human Rights “Es la manera de que tengan una voz alternativa”.

Como abogada ha trabajado, durante más de 8 años, muy cerca de estas mujeres representándolas en los juicios.

La obra está basada en las historias reales de estas cuatro mujeres romanís y contada por ellas mismas vestidas de negro.

“Todavía me duele a pesar de todos estos años”

En una serie de escenas donde las mujeres son entrevistadas por un actor que hace el rol de periodista, se ponen de manifiesto cuales fueron las formas de coacción para esterilizarlas.

"Cuando me lo explico quedé destrozada. Fue el peor día de mi vida". Jirina Dzurkova cuando se entero que había sido esterilizada [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

“Cuando me lo explico quedé destrozada. Fue el peor día de mi vida”. Jirina Dzurkova cuando se entero que había sido esterilizada [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

“Yo estaba completamente desinformada” relata  Olga Jonášová. “El trabajador Social que vino a visitarme me dijo que solo duraría 5 años y que después podría tener hijos. Me dijo que todas las mujeres de la comunidad ya se la habían hecho”.

“Cuando estaba dando a luz a mi cuarto hijo, me entregaron un papel en blanco para que lo firmara” cuenta Natasa Botosova. “Sufría grandes dolores, por lo que acabe haciendo lo que me pedían. Una vez anestesiada me esterilizaron. Me enteré de lo que había sucedido después porque tenía una cicatriz en el abdomen”.

“A mí me presionó el Trabajador Social” dice Sona Karolova “Primero me ofreció dinero pero al negarme me amenazó con quitarme a mis hijos. Me dijo que mi marido perdería su trabajo. Al final cedí para detener el acoso”.

Al final de la obra hay una escena en la que Elena explica porque se decidió a hablar. “Lo hago porque no soy la única” dice ella, “Lo hago porque hay otras mujeres que no pueden defender sus derechos”.

Es un momento muy emotivo, se humedecen los ojos. Entre el público hay muchas mujeres romanís visiblemente emocionadas.

Entre ellas se encuentra Jirina Dzurkova. Ella pasó por la misma experiencia que estas mujeres representan. Es una mujer menuda de 49 años pero que aparenta ser más joven.

“Tenía 34 años cuando me sucedió esto. No mucho tiempo después del nacimiento de mi hijo tuve un embarazo ectópico. Me llevaron al hospital y decidieron operarme de inmediato. No me dijeron nada, no me hicieron firmar ningún papel ni me hablaron en absoluto de esterilización”.

Algún tiempo después de esto fue con su hijo al médico para hacerse un chequeo regular. El doctor estudió su historial médico y le dijo “Veo que ha sido esterilizada”.

“Al principio no entendí lo que me decía porque usó palabras que yo desconocía. Cuando me lo explico quedé destrozada. Fue el peor día de mi vida. Tarde mucho tiempo en reunir el valor para decírselo a mi marido. Siempre quisimos más hijos”.

Cuando su marido escuchó lo que había sucedido quiso ir al hospital a pegarle al médico que había esterilizado a su esposa. “Lo convencí de que no lo hiciera, esto habría supuesto más problemas. Se quedó muy afectado. Después de esto empezó a beber” nos cuenta Jirina.

En el año 2001 se puso una demanda contra el hospital, pero el caso fue pospuesto en reiteradas ocasiones hasta que se desestimó. “Fue un shock terrible cuando sucedió esto, me sentí castigada por segunda vez” dice ella.

“Todavía me duele a pesar de todos estos años”, añade “Un día mi niño me dijo: Me gustaría tener un hermano pequeño.  Tuve que explicarle porque esto no era posible y ambos lloramos. Me robaron mi dignidad. Siento que no valgo lo mismo que el resto de las mujeres”.

Seguiré Luchando

manifestación frente al hospital en Ostrava que había esterilizado a numerosas mujeres romanís. @romediafoundation

manifestación frente al hospital en Ostrava que había esterilizado a numerosas mujeres romanís. @romediafoundation

Jirina tuvo la suerte de que su matrimonio sobrevivió, algunas de las víctimas de la esterilización forzosa no solo perdieron su fertilidad sino también a sus maridos. “Algunos hombres se sintieron traicionados por sus esposas” explica Natasa Botosova.

Su esposo se divorció después de que fuera esterilizada. “Se lo tomó fatal, me dijo: Lo has hecho a propósito para poder engañarme sin ninguna consecuencia”.

El esposo de Olga Jonášová también la abandonó “Después de esto, conocí a otro hombre pero rompimos porque yo no podía tener hijos. Me dijo que partía al extranjero por un mes pero nunca más volvió. Tuve la suerte de contar con una gran familia que hizo todo lo posible para consolarme”.

Después de la actuación Elena se sienta en la terraza del bar, fuera del teatro. Es una mujer alegre y llena de energía con unos grandes ojos marrones. “Sucedió cuando tenía 21 años e iba a dar a luz a mi segundo hijo” nos explica “Mi primer hijo nació con cesárea y el doctor me dijo que necesitaría otra. Nadie me dijo nada acerca de la esterilización”.

Cuando estaba en la sala de operaciones le dieron un papel a firmar, “Era un consentimiento para esterilizarme. Estaba muy estresada. Me estaban preparando para la cesárea y tenía mucho dolor. Me encontraba en tal estado que no sabía lo que estaba firmando”.

Después de la operación el médico le dijo que la había esterilizado. “Me dijo que me sintiera feliz, que gracias a esta esterilización había salvado mi vida”.

Lloró cuando se entero de la noticia. “No podía creer que era verdad lo que me decían, que realmente me habían hecho eso”.

Cuando se lo dijo a su marido tuvieron una fuerte discusión ya que, al igual que el marido de Natasa, estaba convencido que lo había hecho adrede. “Es costumbre tener muchos hijos en las familias romanís y se avergonzó porque no tendríamos nunca más de dos” nos cuenta “Al final logré convencerlo de que se había hecho contra mi voluntad”.

Varios años más tarde, en el 2004, conoció a un grupo de mujeres romanís que como ella habían sido esterilizadas contra su voluntad. Se convirtió en la portavoz “Ya no me sentía sola, la lucha junto a otras mujeres que habían pasado por esto me hizo sentir más fuerte”.

El grupo organizó una manifestación frente al hospital en Ostrava que había esterilizado a numerosas mujeres. También empezaron a realizar reuniones con mujeres jóvenes romanís para informarlas acerca de la esterilización y sus derechos.

Elena ha hablado tres veces ante la Convención de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, su última intervención fue en febrero de este año.

Y ahora la obra de teatro

La esterilización forzosa es un crimen lesa humanidad. Los crímenes contra la humanidad tienen la especial característica de ser imprescriptibles, es decir que pueden ser perseguidos en todo tiempo. (PHOTO: League of Human Rights)

La esterilización forzosa es un crimen lesa humanidad. Los crímenes contra la humanidad tienen la especial característica de ser imprescriptibles, es decir que pueden ser perseguidos en todo tiempo. (PHOTO: League of Human Rights)

Dice sentirse insegura cuando actúa “No creo poseer un gran talento para la interpretación. No fue fácil para mí,  pero ahora que hemos estrenado ya se me ha pasado el stress. Creo que es una magnífica manera de llamar la atención sobre nuestro caso. Me sentí tan enfadada cuando el gobierno rechazo la Ley de Compensación”.

“Adujeron que era innecesaria una ley específica porque las mujeres podían llevar su caso a los tribunales” explica Marek Szilvasi del European Roma Rights Centre, que está apoyando, asesorando y acompañando a estas mujeres “El problema es que muchas veces no son tenidos en cuenta porque de acuerdo con la legislación checa hay un número limitado de años para poder presentar la denuncia”

Afirma que no existen datos acerca del número exacto de afectadas “Se estima, sin embargo, que varios cientos de mujeres han sido esterilizadas forzosamente. Algunas de ellas no son romanís: mujeres con discapacidades o que pertenecen a una clase social baja”.

“Cuando el gobierno rechazó la Ley de Compensación me sentí tan decepcionada que pensé en abandonar el activismo” relata Elena “Pero no quiero. Tengo la esperanza de que un día nos compensarán por lo que nos hicieron. Continuaré en la lucha, por supuesto”.

Artículo de Renate Van Der Zee

ALJAZEERA

Romís Lesbianas Se Defienden Contra la Discriminación

En este sistema no se respetan los Derechos Humanos y, por supuesto, menos los de las mujeres LBT. Las mujeres Romís lesbianas se enfrentan a una discriminación múltiple, por el hecho de ser mujer, romaní y lesbiana. @MamaCash

En este sistema no se respetan los Derechos Humanos y, por supuesto, menos los de las mujeres LBT. Las mujeres Romís lesbianas se enfrentan a una discriminación múltiple, por el hecho de ser mujer, romaní y lesbiana. @MamaCash

A pesar del reciente interés de la UE por mejorar la situación de la población romaní de Europa, las mujeres Romá siguen estando en los márgenes de la Sociedad mayoritaria y de su propia comunidad, donde prevalece la actitud de que “la mujer ha nacido para casarse y tener hijos”. Mama Cash ha entrevistado a ROMNJAKO ILO (Corazón de Romí) que trabaja para evidenciar las cargas adicionales a las que se enfrenta las mujeres LBT en este entorno.

Mama Cash habló con Vesna Cerimovic, Danica Jovanovic y Mira Djin sobre el activismo feminista en la comunidad romaní, Serbia y Europa del Este en general. En este sistema no se respetan los Derechos Humanos y, por supuesto, menos los de las mujeres LBT. Las mujeres Romís lesbianas se enfrentan a una discriminación múltiple, por el hecho de ser mujer, romaní y lesbiana.
Al aislamiento que sufre la población romaní de todos los géneros debemos añadir el peso de “Preservación de la Comunidad” que llevan encima las romís a través de tradiciones opresoras como los matrimonios forzosos a edades muy tempranas. “Muchas organizaciones abogan por unos mayores y mejores derechos pero nadie se atreve a hacer frente a las prácticas culturales nocivas que tienen un claro impacto negativo sobre la vida de las mujeres Romá. Las organizaciones coinciden en señalar que el tema de los matrimonios tempranos es un problema. El gobierno está de acuerdo también, existen medidas legislativas, pero no hay programas concretos o acciones institucionales para erradicar este problema”.

Haciendo Frente a las Prácticas Culturales Nocivas

“Un importante número de mujeres que han participado en nuestros talleres y han adquirido conciencia de sus derechos, no pueden disponer de ellos en la práctica debido a la institucionalización del racismo, la violencia, el fascismo y el chauvinismo.” @Mrza.info

En relación a los matrimonios precoces, no solo no se aborda este problema sino que además goza de apoyo activo. Los lideres que han expresado en público su orgullo por la continuidad de esta práctica, que ha sido calificada como un acto delictivo, siguen recibiendo subvenciones: “Estos donantes no establecen unas condiciones previas para que estos líderes sean un ejemplo de lucha por los Derechos Humanos, incluidos los de las mujeres”.” Y aunque hay algunos grupos de mujeres que luchan por tener la libertad de elegir a su compañero, esta libertad se limita a las uniones heterosexuales”.
Las discusiones sobre la sexualidad femenina, heterosexual o no, son pocas y muy lejanas. Hablar sobre la sexualidad femenina es un tabú, un área de misterio, algo que no se puede consultar con nadie, algo sobre lo que no se debe preguntar ni pensar y, sin duda, no se puede hablar de ello. Precisamente fue esta cultura del silencio lo que motivo a Romnjako Ilo a empezar a crear talleres para mujeres: No solo para que tuvieran información sobre salud sexual y derechos de las mujeres , sino también para hablar de sus deseos y experiencias en torno a la sexualidad.
A través de la creación de este “safe space”, espacio de seguridad, Romnjako Ilo pretende fomentar la conciencia y solidaridad de las mujeres romanís . “Si durante un año 20 mujeres trabajan para cambiar las actitudes de rechazo hacia las lesbianas y “podrían llegar a tomarse un café con ellas”, consideramos que es un cambio positivo en este contexto en el que trabajamos. La opresión desaparece cuando desarrollamos la solidaridad, y es eso lo que pretendemos”.

El Efecto Domino

Los talleres tienen un gran impacto y crean un efecto dominó, muchas mujeres que han participado quieren colaborar después con Romnjake Ilo y asumir tareas y responsabilidades.

Los talleres tienen un gran impacto y crean un efecto dominó, muchas mujeres que han participado quieren colaborar después con Romnjake Ilo y asumir tareas y responsabilidades.

Si bien el cambio de las actitudes individuales es un gran paso, los grandes problemas estructurales permanecen intactos. “Un importante número de mujeres que han participado en nuestros talleres y han adquirido conciencia de sus derechos, no pueden disponer de ellos en la práctica debido a la institucionalización del racismo, la violencia, el fascismo y el chauvinismo.”
Los talleres tienen un gran impacto y crean un efecto dominó, muchas mujeres que han participado quieren colaborar después con Romnjake Ilo y asumir tareas y responsabilidades. Se ofrecen para convertirse en agentes de cambio con la comunidad convirtiéndose en elementos importantes no solo para otras mujeres sino también para sí mismas.

“Enseñando a las Mujeres el Divorcio y a Perseguir a otras Mujeres”

“Es muy difícil crear un plan de mantenimiento cuando hablamos de cuestiones LBT siendo una organización de mujeres romanís. Así que el mero hecho de existir y trabajar sobre esta cuestión ya es todo un éxito”

Por supuesto resolver el problema no es tarea fácil. No solo la comunidad Romaní mira con desconfianza la labor de Romnjake Ilo por “enseñar a las mujeres el divorcio y a perseguir a otras mujeres” sino que también experimentan el rechazo y la falta de consideración de otras organizaciones feministas “Incluso dentro del movimiento feminista nos movemos en los márgenes, nos consideran como las “hermanitas pequeñas” que necesitan aprender a trabajar y que presentan su labor a través de su presencia en el proceso pero sin contribuir realmente con sus ideas”.
De momento Romnjake Ilo está centrada en la búsqueda de apoyos a nivel local y nacional así como de donantes internacionales “Está en peligro nuestra sostenibilidad y nuestra propia existencia. “Es muy difícil crear un plan de mantenimiento cuando hablamos de cuestiones LBT siendo una organización de mujeres romanís. Así que el mero hecho de existir y trabajar sobre esta cuestión ya es todo un éxito”

Artículo original en Inglés: Mama Cash

Coronas de pureza, chochos pixelados, tetas de reclamo y falsa modernidad

La publicación trata de crearnos la imagen de una especie de Juana de Arco que lucha contra la opresión de su pueblo. ¿Desde cuando el uso sexista del desnudo de la mujer, unido al morbo de que sea gitana para vender más números de la revista, es un acto revolucionario?

La publicación trata de crearnos la imagen de una especie de Juana de Arco que lucha contra la opresión de su pueblo. ¿Desde cuando el uso sexista del desnudo de la mujer, unido al morbo de que sea gitana para vender más números de la revista, es un acto revolucionario?

En estos días parece ser que lo “gitano” está de moda, a los medios de comunicación últimamente parece que les ha dado por hacer una explotación de todas las imágenes que guarda en su mitología popular la sociedad mayoritaria con respecto  los Rroma.

Por un lado los que atraen público de manera sensacionalista sacando tajada de una visión tradicionalista y arcaica, casi mágica y oscurantista que nos delega a la posición de poblados fósiles, reaccionarios, preservadores de lo “auténtico” convirtiéndonos en monos de feria y alimentando el pensamiento popular que nos relega a un universo calculado, a una burbuja espacio-temporal alejada del resto del planeta donde todo es inmutable y donde se transmite la imagen de una continuidad encerrada en un círculo, que rota sobre si misma, que se repite año tras año, siglo tras siglo… como en aquella película americana “El día de la Marmota” (The Groundhog day) en la que el protagonista se queda atrapado en el tiempo y que se ve obligado a revivir el mismo día eternamente, un ejemplo de esto lo tenemos con el inefable programa “Palabra de Gitano”

Por otro ahora nos aparece una fotografía de una joven gitana, Soraya Castro,  muy bella por cierto, en topless como portada de la revista “interviú” y además uniendo la noticia a la celebración del 8 de Abril, Día Internacional del Pueblo Gitano.

La publicación trata de crearnos la imagen de una especie de Juana de Arco que lucha contra la opresión de su pueblo. ¿Desde cuando el uso sexista del desnudo de la mujer, unido al morbo de que sea gitana para vender más números de la revista, es un acto revolucionario?

No quiero que nadie se lleve a engaño, particularmente me importa muy poco o nada que muestre su cuerpo, que este casada o no y con quien… no somos quien para juzgar a nadie, forma parte del ámbito de su vida personal y puede disponer como le plazca. Es su derecho como ser individual y autónomo.

“Al confinar a las mujeres al estatus de objetos simbólicos que siempre serán mirados y percibidos por el otro, la dominación masculina las coloca en un estado de inseguridad constante. Tienen que luchar sin cesar por resultar atractivas, bellas y siempre disponibles”.  Pierre Bordieu, sociólogo

“Al confinar a las mujeres al estatus de objetos simbólicos que siempre serán mirados y percibidos por el otro, la dominación masculina las coloca en un estado de inseguridad constante. Tienen que luchar sin cesar por resultar atractivas, bellas y siempre disponibles”.        Pierre Bordieu, sociólogo

Si profundizamos en el texto además nos hallamos con un poco más de lo mismo, la vieja escuela reaccionaria,  que habla de linajes puros sin mezcla, también dice no ser abanderada de nada lo que resulta muy contradictorio según la utilización que ha hecho la revista tanto en la redacción del contenido como en el hecho de sacar este número precisamente en una fecha tan señalada como el 8 de abril.  La ponen como ejemplo de mujer gitana del siglo XXI, una mujer sin estudios pero que enseña el pecho como muestra de modernidad. No se que opinaran las feministas después de tantos años luchando por la dignidad de la mujer, la educación igualitaria y el empoderamiento.

En el fondo de todo esto lo que aparece es una falsa idea de que es la “modernidad”. Pasamos mucho tiempo discutiendo sobre lo que es “moderno” y lo que es “tradicional” estableciendo una confrontación que estimamos como “natural”.

¿Qué es modernidad? ¿Qué es tradición?

Según mi opinión hay una falsa idea de la modernidad que se pretende identificar  como algo externo, heredado de occidente o de la sociedad mayoritaria en este caso. Es superficial y banal pensar que aparecer en una revista dedicada al público masculino enseñando los pechos es un acto de cambio o mejora en la situación de la mujer romaní, eso es tan falaz y simplista como pensar que las chicas que salen en el programa de “Hombres, mujeres y viceversa” son las exponentes del movimiento de liberación femenino… una verdadera aberración de pensamiento.

Usar una forma de machismo que pasa por convertir a la mujer en objeto sexual a través de su exhibición en contraposición a otras forma de machismo que la obliga a taparse de pies a cabeza no hace sino reforzar el machismo doblemente.

Estableciendo esta dicotomía, esta línea de pensamiento binario de confrontación con lo “tradicional”, lo único que logramos es crear posiciones extremas y poco meditadas, que se quedan en lo anecdótico y superficial, más en el plano de lo visceral que de la razón y alejadas del verdadero cambio que se establecerá cuando las mujeres puedan optar en igualdad de condiciones a puestos públicos, al trabajo, a los órganos de toma de decisiones, cuando el modelo patriarcal que reduce a la mujer a un mero objeto pasivo y receptor pase a ser un modelo de solidaridad y lucha conjunta por una mejora total en paridad.

¿no será mejor que nos centremos en valores universales como son los Derechos Humanos, el respeto a la diversidad y la libre opción? Vayamos hacia discursos más universalistas y salgamos de los agujeros y círculos viciosos que nos impiden progresar bien sea desde esa idea reaccionaria de como debe aplicarse la “tradición” o desde esta idea de “falsa modernidad” que no deja de ser igualmente reaccionaria.

¿no será mejor que nos centremos en valores universales como son los Derechos Humanos, el respeto a la diversidad y la libre opción? Vayamos hacia discursos más universalistas y salgamos de los agujeros y círculos viciosos que nos impiden progresar bien sea desde esa idea reaccionaria de como debe aplicarse la “tradición” o desde esta idea de “falsa modernidad” que no deja de ser igualmente reaccionaria.

Como toda acción tiene una reacción, con ese discurso favorecemos la idea reaccionaria de que lo “tradicional” es más auténtico, más “puro”,  se les da el monopolio de lo “auténtico” en detrimento de aquellos que piensan de manera diferente, se les da el poder, de una manera indirecta para que establezcan el monopolio de la idea de identidad y también de sus manifestaciones.

La cuestión es ¿somos más modernos cuando más imitamos? ¿Todas las personas tradicionales son excluyentes, machistas…? con sinceridad… no lo creo.

Y mi conclusión es ¿no será mejor que nos centremos en valores universales como son los Derechos Humanos, el respeto a la diversidad y la libre opción? Vayamos hacia discursos más universalistas y salgamos de los agujeros y círculos viciosos que nos impiden progresar bien sea desde esa idea reaccionaria de como debe aplicarse la “tradición” o desde esta idea de “falsa modernidad” que no deja de ser igualmente reaccionaria.

Mujer egipcia digna, combativa y rebelde

Frente a las imágenes prejuiciosas y etnocentristas que muchos grupos ultras y algunas personas "bien pensantes" pretenden difundir, el rol de la mujer en las revueltas árabes ha sido activo y fundamental. Pensar que estas mujeres son sumisas, descerebradas o poco conscientes de su situación es un insulto y una muestra de ignorancia, una incapacidad para comprender la complejidad de los contextos y las sociedades.

Cuando doy mis cursos sobre interculturalidad siempre pongo un ejemplo que considero muy ilustrativo, digo que esto de ponerse a contemplar otra cultura es como ponerse a ver el canal Plus sin decodificador, vemos rayas, bultos, formas que se mueven de un lugar a otro, algún destello de color… y sobre eso nos inventamos la pelicula, imaginamos los diálogos, la acción… todo. Precisamente las habilidades en interculturalidad y nuestra capacidad de aprender de manera crítica nos permite llegar a la llave del decodificador para contemplar la verdadera escena que se desarrolla ante nuestros ojos.
Pues precisamente se trata de eso, de no prejuzgar y de no montarnos peliculas desde nuestro sillón.
Por lo que he podido observar estos días, Egipto es un país donde el peso de la religión y la cultura musulmana es más grande que en otros paises como Túnez pero eso no significa que sus mujeres sean menos combativas ni menos dignas. El uso del Hiyab y otras prendas, aunque inicialmente tengan un uso mas o menos religioso, al final acaban convirtiendose en una moda sobretodo social, eso no significa que no haya personas que las utilicen con ese valor inicial pero no es la generalidad.
Una de las visiones que me resultaron más sorprendentes, justo la primera noche en El Cairo fue ver a una chica joven, muy hermosa por cierto, muy ceñida pero ¡FUMANDO Y CON HIYAB! y además eran cerca de las 2 de la madrugada… no entendí nada, la vi discutiendo con el dueño de un café, luego y gracias a mi amigo Hossam que ha sido mi gran decodificador me explicó que esa chica estaba discutiendo diciendole al señor que ella era dueña de su cuerpo y hacia lo que le daba la gana. Era una prostituta con todos sus papeles en regla. Con esto no quiero decir que el ejercer la prostitución sea el culmen de la libertad, nada más lejos de mi intención, sino que no podemos dejarnos llevar por esas primeras impresiones poco meditadas y cargadas de lastre etnocéntrico.
Otra de las curiosidades a mis ojos de occidental, orentalizado quizás pero occidental, fue ver a mujeres con el Niqab, todas de negro, con medias, guantes y tan solo una rendija para poder mirar. Mi sorpresa ha sido comprobar que esto también forma parte de una moda.
Las mujeres de los jeques, máximo esponente de glamour, que llegan de otras latitudes lucen estos atuendos y algunas mujeres, para dar a entender que pertenecen a una clase superior y que son más sofisticadas utilizan estas ropas para proyectar esta imagen. Una vez más nos damos de boca contra las ideas precondebidas.
Por otro lado, aunque no son demasiadas también hay mujeres con el pelo suelto, muchas de ellas más mayores, personas con una clase media, una burguería acomodada que se ha criado en los años 60, donde esas imágenes eran las de moda, las que se promocionaban en el cine egipcio de hace unos 40-50 años que como ya sabeis fue una época dorada para el audio-visual egipcio que fue considerado el Hollywood del Oriente Medio. Historias de amor tórrido, llevado al límite, con muchas imágenes que no hubieran pasado la censura franquista de la España de esos años.
Mujeres tapadas o no, conviven en su cotidianidad en Egipto.

¿cual es la moraleja de todo esto?
Extraigan sus propias conclusiones.