NI UN PASO ATRÁS, AL FASCISMO SE LE DESTRUYE

“El fascismo no se debate, se combate” pero…. ¿Como se le combate?

¿Dejando que actue a sus anchas?

No parece muy lógico, ¿no?Si decimos que no deberíamos legislar porque luego se nos volverá en contra, poniendo como ejemplo la mala aplicación de la figura jurídica de Delito de Odio, lo que estamos haciendo es darle la razón a los intolerantes y sus maneras, validando su concepto, el creado por la ultraderecha y en la completa antítesis de su espíritu original, en definitiva, es hacerle la cama a los intolerantes y conseguir exactamente lo que ellos desean, que las minorías y los colectivos vulnerables sigamos desprotegidos.

La izquierda hipster, etnocéntrica, blanca, occidental y de salón, que se considera muy rebelde y antisistema, que ha asumido el tema LGBTIQA+, ecologista, feminista… etcétera como parte integrante de ese ideario, genial, pero aún no ha pillado lo del discurso interseccional y sobretodo si nos referimos a las variantes étnicas y religiosas.

A este malentendido han contribuido no solo esas visiones un tanto sesgadas de esa parte de la Izquierda, que no quieren legislar en este sentido, por los motivos que expliqué anteriormente, y por otro lado los botarates que pretenden “universalizar” la figura de Delito de Odio, algo absolutamente reaccionario y que contradice la propia génesis del concepto y figura.

El efecto de esta “universalización” es, por un lado, la disolución de esta protección para las minorías y colectivos desfavorecidos y por otro, más perverso si cabe, da la posibilidad de que el poder la instrumentalice para justificar sus persecuciones ideológicas, establecer un control ideológico que atenta contra la salud democrática y coarta la Libertad de Expresión.

Esto es innegable, de hecho no son pocos los organismos internacionales que han llamado la atención a España por esto, pero no solo, también prestigiosas organizaciones como el Circulo Simon Wiesenthal han ejercido duras criticas por esa “universalización” que nos provoca situaciones tan paradójicas como que un nazi pueda denunciar un delito de odio (ideológico) si se le expulsa cuando viene a reventar una manifestación, por ejemplo.

Por tanto, ¿¿debemos ir contra la figura jurídica que nos protege a los colectivos diana de los fascistas, de los nazis, de la ultraderecha, de los racistas, aporofóbicos, transfóbicos, homófobos…etcétera o más bien debemos plantearnos como debe aplicarse y con que cometido nace??

Ir en contra de que se legislen los Delitos de Odio es reaccionario, sobretodo cuando para definirlos utilizamos como ejemplos denuncias realizadas por los sectores más rancios y casposos, “La Caverna”… que siempre son contra colectivos que no son desfavorecidos sino poderosos Iglesia, Monarquía, Ejército, fuerzas del orden… Estos grupos intolerantes, de hecho, inventan palabras que luego, gente sin base ni con ganas de pensar, utiliza en el lenguaje cotidiano como Feminazi, hispanofobia, cristofobia, racismo inverso… dando cancha al fascismo, convirtiéndolo en una opción, en una opinión… casi siempre respaldada toda una sarta de Fake News que condicionan y generan atmósferas de violencia, intolerancia y agresividad.

Con la aparición de las Fake News colocamos todas las opiniones como posibles, lo que hablaba Ignacio Ramonet del retorno al pensamiento mágico medieval frente al racional.

¿En serio os pensáis muy progresistas colocando una noticia del grupo de Abogados Católicos que denuncian a Willy Toledo, por poner un ejemplo, diciendo que esas son las consecuencias de la figura de Delitos de Odio?
No lo sois y os lo explico.
Eso no es un Delito de Odio, si lo pasamos a considerar como tal lo que estamos haciendo es darle la razón a los abogados fascistas ultracatólicos y aún peor, se frivoliza de manera indirecta con las víctimas reales, pertenecientes a colectivos desfavorecidos, algunas de ellas con episodios terriblemente dolorosos de relatar o incluso con resultado de asesinato. Eso, por si no se os ha ocurrido es una cabronada que ninguna minoría se espera desde la “izquierda”.
Es hacer que la víctima vuelva a pasar por la situación, es como matarla dos veces en caso de fatídico final.
Una frivolidad de saloncito de té, imperdonable.

Por otro lado, un Delito de Odio, no lo es en sí mismo, es siempre un agravante que acompaña a un delito que se ha cometido y aquí volvemos de nuevo a una mala aplicación, sesgada, interesada y que ha servido, ya partiendo de una filosofía equivocada, para actuar desde el Poder de forma rápida y “legal” y así ejercer esa persecución ideológica.

Si seguimos el marco ideológico y conceptual de la ultraderecha, o aceptamos que lo que hacen es legal, para contrarrestar una medida de protección contra los colectivos desfavorecidos… ¿de qué lado estamos? No puedo combatir algo dando por válido su paradigma.

Por otro lado, y ya que somos de izquierdas.

Quienes defienden la autorregulación ciudadana y la ausencia de intervención del Estado son los Neoliberales… no es una opinión, es su definición… ¿Os mola defender el concepto de Libertad desde la óptica neoliberal? somos ahora los Neo-Neoliberales, los post Neoliberales, la vanguardía Neoliberal…??Me pregunto y os pregunto ¿Existe alguna medida de protección, preservación, restitución, memoria… que surga por inspiración ciudadana y autoregulación de una ciudadania, culta, educada en valores….? me temo que no, por eso se crea la legislación.

Quizás otro ejemplo nos ayude.

La Ley Contra la Violencia de Género, se ejerce contra una persona en virtud de su género, por tanto, como medida de protección se legisla y se dirige a las mujeres que son las que lo sufren por diferentes motivos que no vamos a enumerar y que conocemos.

Si se universalizara el concepto, podría ocurrir que una mujer que se defiende de una situación de maltrato pase a ser la acusada de maltrato de género por el marido.

¿Iriamos contra las leyes de protección contra la violencia de género o contra su aplicación erronea? ¿Reclamariamos la no legislación y desprotección completa o nos matariamos porque se aplicara con el espíritu original y respladado por todos los estudios, estadísticas, datos…? ¿Iríamos contra las leyes de protección contra la violencia de género porque no se aplican bien poniendo como ejemplos las sentencias derivadas de una aplicación erronea y una acusación realizada por un kbronazo?

Entonces… ¿involucionamos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: