Miryam Amaya, 40 Años de Memoria de Disidencia Sexual Romaní en España

manifestacic3b3n-lgtb

Tras la muerte del dictador ni siquiera el indulto de 1975 o la amnistía de 1976 incluyeron a ninguno de los considerados peligrosos sociales.

Este año se han celebrado por toda España los 40 años de activismo disidente sexual en España. Hace 40 años unas valientes salieron a la calle luchando contra la opresión, la persecución y el prejuicio social para reclamar una serie de derechos civiles que eran inexistentes en ese momento.

Muchas de esas personas fueron encarceladas en la época franquista, fueron torturadas, prostituidas y violadas sistemáticamente en las cárceles y las comisarias, bien por otros presos o bien por los propios policías. Muchas de estás personas vivieron en la clandestinidad, con el peso de la culpa que una sociedad lgbtifoba obligaba a interiorizar… España estaba llena de armarios y de psiquiátricos que a golpe de electroshock o lobotomías pretendían hacer “normales” a las personas disidentes sexuales.

subversivas

Hace 40 años unas valientes salieron a la calle luchando contra la opresión, la persecución y el prejuicio social para reclamar una serie de derechos civiles que eran inexistentes en ese momento.

Se han recordado en todo el territorio, con mayor o menor fortuna según las ciudades, a esas luchadoras que se atrevieron a salir a la calle con la cabeza erguida y el puño en alto, eran transgresoras, eran rompedoras, eran anticapitalistas, eran inclusivas, eran todo de lo que hoy carece el movimiento mainstreaming abocado al neoliberalismo feroz, a luchar por establecer como “normalidad” la copia de familia media burguesa occidental y cristiana, esto último a pesar de no percibirlo los propios promotores, y con una tendencia cada vez mayor a la exclusión dentro del propio colectivo de aquello que no se ajusta a lo de blanco, cristiano, occidental, universitario, urbanita, sin pluma y de gimnasio.

Ayyy si Sylvia Rivera levantara la cabeza… si, una mujer trans, la que inicia el movimiento de liberación sexual, tantas veces olvidada… quizás por ser minoría y trans.

España marca como fecha de arranque del movimiento un año antes de la abolición de la Ley de Peligrosidad Social en 1978, que en uno de sus párrafos decía: “Serán declarados en estado peligroso, y se les aplicarán las correspondientes medidas de seguridad y rehabilitación los que realicen actos de homosexualidad”. Esta Ley establecía penas que iban desde multas hasta penas de cinco años de internamiento en cárceles, campos de trabajo forzado o centros psiquiátricos para la «rehabilitación» de los individuos.

Los denominados “peligrosos” eran tratados en la ley como enfermos a quienes se debe curar. Esto hizo que las personas homosexuales no sólo fueran perseguidas y reprimidas, sino que también fueron encarceladas como método de prevención del contagio. Como consecuencia, los homosexuales no sólo eran sometidos al aislamiento social en manicomios y prisiones, sino que los condenados no podían reintegrarse en la sociedad hasta que no se hubiera evaluado su curación, por lo que, no podían beneficiarse de indultos, amnistías, redención de penas o libertad condicional como otros presos.

vervelogo

Ververipen es la primera organización Romá en España que centra gran parte de su labor en la cuestión de la disidencia sexual Romaní.

Tras la muerte del dictador ni siquiera el indulto de 1975 o la amnistía de 1976 incluyeron a ninguno de los considerados «peligrosos sociales». Por supuesto la Dictadura franquista nunca contemplo el lesbianismo al entender que las mujeres carecían de sexualidad.

Mucha gente se asombra de que exista en estos momentos un movimiento de Disidencia Sexual Romaní cada vez más fuerte y crítico creando alternativas de las que debería enriquecerse el movimiento LGBTIQA+ en general para evitar esa deriva terrible hacia, no solo el neoliberalismo sino incluso a la ultraderecha y sus dictados intolerantes.

A muchas personas les parece que es un fenómeno nuevo, exótico y que despierta curiosidad en la sociedad mayoritaria, como si nunca hubiera habido personas disidentes sexuales kalís y fuera como un “nuevo invento” que surge gracias a los avances de la sociedad mayoritaria. Esto último debe matizarse, efectivamente el que haya un avance en los derechos de las personas disidentes sexuales y una mayor normalización ha provocado una mayor visibilidad y concienciación de nuestro colectivo, pero no se olviden que hace 40 años había una luchadora kalí organizando la primera movilización LGBTIQA+ en la historia de España, nuestra tía Miryam Amaya, o Miryam Alma como también se la conoce.

miryam2

Pionera en la defensa del colectivo lgbtiqa+, Miryam Alma fue una de las organizadoras en 1977 del primer Orgullo Gay en Barcelona.  Kalí, siempre contó con el apoyo de su familia. Desde pequeña cogía la ropa de su hermana mayor y se vestía como ella. Dedicó su vida al espectáculo en cabarets y televisión.

Miryam Maya fue una de las organizadoras de la primera manifestación del Orgullo Gay en Barcelona en el año 1977.

Miryam Maya nació en el año 1959 en Logroño, se dedicó al espectáculo y aunque nunca pisó una cárcel, eso no le impidió pasar en numerosas ocasiones por comisaria y ser objeto de maltratos y humillaciones.

No existen muchas entrevistas de Miryam y la poca información es la que os transcribimos aquí extracta del Periódico de Aragón.

Miryam Maya creció en Zaragoza y ella misma explica como su madre la trajo al mundo en una cuadra de Logroño “porque estaba cuidando las yeguas en ese momento”, y en cuanto tuvo uso de razón femenina se puso tacones y se pintó la cara cuando Franco aún limpiaba la calle a porrazos y poblaba las comisarías de todo aquello que le estropeara el cuadro de cacería. Con 13 años, mientras estudiaba, comenzó a hormonarse en Barcelona, “una ciudad cosmopolita, abierta al mar y con una mentalidad moderna ya por entonces donde te sentías cómoda pese a las dificultades. Podías conseguir las hormonas sin problemas, sin receta médica”, explica. Reivindicando el derecho a su sexualidad, primero corrió perseguida por los grises y después se encaró con ellos. “Te metían un rato en la cárcel, te insultaban, te daban tres o cuatro palos y a la calle”, cuenta Miriam, orgullosa al recordar que entre esos episodios de lucha y transición “fui Miss Travesti Barcelona durante varias ediciones seguidas”.

Se dedicó al mundo del espectáculo y acompañó a Sara Montiel y otras figuras de la movida madrileña como Almodovar. Cuenta que su madre era su mayor fan. Miryam fue una mujer de una belleza extraordinaria y como muchas otras se dedicó a la prostitución y lo confiesa sin ningún pudor “Sí, practiqué la prostitución y ahora, pero más selectivo y con menos asiduidad, lo sigo haciendo aunque ya no por lujo, sino para pagar alguna letra e ir más desahogada”

Miryam-Amaya_CMYKDespués de pasar por muchas visicitudes en la vida, un mal diagnóstico le hizo perder un ojo y un tránsito por el peligroso mundo de las adicciones le hizo perderlo casi todo, es una mujer serena que marca como máximas “la sensibilidad y el respeto por los demás”, no se lamenta de lo vivido y no guarda rencor del pasado, según ella la vida la ha tratado “medio bien y medio mal”.

En la actualidad colabora con el Centro Alba donde actúa y habla de sus experiencias.

Muchas gracias Miryam, tus sobrinas y sobrinos recordamos tu lucha y tu fuerza por vivir libre. Sin ti, que abriste veredas y rompiste convencionalismos, careceríamos de una referencia única y motivadora como la tuya. Ahora somos muchos y muchas, no nos pararán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: