El Mito del Rom “Nómada”; Cómo Desembarazarse de la Cuestión Rom en Europa

Nicolae Gheorghe, sociólogo y activista romaní a nivel internacional @Economist

Nicolae Gheorghe, sociólogo y activista romaní a nivel internacional.                                                    @Economist

En tan solo unos meses se cumplen dos años del fallecimiento del gran intelectual y activista Nicolae Gheorghe y he creido conveniente rescatar y traducir este artículo suyo que, aún escrito en el año 2010, guarda actualidad con las deportaciones romanís y el auge de la romafobia y el racismo anti-romani. Un artículo con un crítico análisis en profundidad que rompe algunos mitos y nos da algunas de las claves de como abordar esta cuestión.
Es innegable la influencia de Nicolae Gheorghe en el desarrollo del itinerario intelectual de toda una generación de jóvenes romanís para los que ha sido fuente de inspiración y de conocimiento, pero quizás su legado más importante sea el de la constancia en su lucha por unos valores universales para todos y todas por encima de cuestiones étnicas o de cualquier otra índole y su influencia intelectual en la reforma del movimiento romaní.

¿Y si el supuesto nomadismo de los Romá no fuera más que una forma cómoda de desentenderse de la cuestión Rom en Europa? Miradas rumanas.

Estos últimos meses la cuestión de la movilidad internacional de los Roms ha tomado un giro explosivo, en las Medias y los foros de la Unión Europea (UE). Según los textos de la Comisión Europea referidos a los Roms, el grupo que atrae los reproches del Presidente Sarkozy es definido como el de los “Roms en movilidad, ciudadanos de países miembros de la UE, e instalados provisionalmente en el territorio de un estado miembro”. Pero las medias, los líderes políticos franceses y rumanos han utilizado otro adjetivo, la etiqueta peyorativa de “nómadas” para hablar de los Roms expulsados recientemente en Francia. Pero ya no quedan nómadas en Rumanía, incluso aunque podamos encontrar, como en Francia, grupos que “son móviles” para escapar de la miseria.
Me gustaría explicar como aquellos a los que se les llama roms “nómadas” han emergido en la historia moderna de Rumanía, como ha resurgido esta cuestión y con qué brutalidad han pretendido resolverla. El mito del Rom “nómada” se utiliza hoy en día por varios gobiernos que buscan desentenderse del problema en Europa. Me gustaría mostrar cómo puede tomarse en consideración de otra manera la “dimensión europea”, que existe, de la cuestión Romá.

La Aparición del Rom “Nómada”

Entre los años 1850 y 1860, los esclavos Roms fueron liberados por los príncipes rumanos. Desde entonces la división entre itinerantes u sedentarios se consolida.

Entre los años 1850 y 1860, los esclavos Roms fueron liberados por los príncipes rumanos. Desde entonces la división entre itinerantes u sedentarios se consolida.

El término “nómada” se refiere a la historia de los arreglos ancestrales sobre los pastos. Se adoptó para describir a aquellos que ponían a pastar su ganado en las tierras comunales. Se utilizaba para referirse a los pastores y ganaderos que se desplazaban de un pastizal a otro, a menudo con su tiendas, sus familias, su cultura de clan. Solo recientemente ha sido usada la etiqueta “nómada” unida a los Roms.
En los principados rumanos de otros tiempos, los Roms eran esclavos, los que se sedentarizaron fueron propiedad de los nobles o los monasterios, al tiempo que los artesanos itinerantes pertenecían por lo común al príncipe. Es este segundo grupo el que desde entonces conocemos con el nombre de “nómadas”. Entre los años 1850 y 1860, los esclavos Roms fueron liberados por los príncipes rumanos[1]. Desde entonces la división entre itinerantes u sedentarios se consolida. Los itinerantes han conservado sus profesiones ligadas al viaje: trabajo del metal, madera, música, negocios, mientras que los Roms sedentarios llevaban una forma de vida rural constituyendo pueblos enteros de Roms.

Una Historia Marcada por la Represión

En los años 50 los nuevos regímenes comunistas de Europa Central han considerado el

En los años 50 los nuevos regímenes comunistas de Europa Central han considerado el “nomadismo” como un grave problema. Los regímenes propusieron asimilarlos, “humanizarlos”, hacer de ellos “un nuevo ser socialista”. (foto, romnis de Rusia)

En los años 30 del siglo pasado, la Unión Soviética empezó a prohibir a los artesanos Roms y a sus familias desplazarse a través del país para buscar trabajo. Las autoridades soviéticas recurrían al calificativo de “nómadas” para justificar la represión de los Roms itinerantes. En la década de los 50, esta etiquetada fue adoptada en toda la Europa Central y Oriental.
Paralelamente en las regiones bajo influencia alemana, un debate surgió sobre la manera en la que los Roms “nómadas” contaminaban la sociedad[2]. Esta acusación ha conducido a la deportación de cerca de 30.000 roms rumanos durante la Segunda Guerra Mundial. Los susodichos roms “nómadas” rumanos fueron deportados colectivamente mientras que los sedentarios lo eran de manera individual.
En los años 50 los nuevos regímenes comunistas de Europa Central han considerado el “nomadismo” como un grave problema. Los regímenes propusieron asimilarlos, “humanizarlos”, hacer de ellos “un nuevo ser socialista”. En Bulgaria, en Hungría, en Eslovaquia, en Serbia y en Rumania, los roms fueron asimilados en el sector de la industria, la agricultura y los servicios. En Rumanía, los roms itinerantes consiguieron mantener una cierta autonomía en el periodo comunista. Muchos de ellos han conservado sus prácticas de clan, el contexto de los intercambios familiares, así como los oficios y nombres tradicionales.

Apertura de Fronteras

Con la adhesión de Rumanía en la UE en enero de 2007, aparece la libertad de circulación en el interior de la Unión, que consideramos como el aspecto más benéfico de la adhesión. Muchos rumanos han aprovechado para trabajar, estudiar o tomar sus vacaciones por toda la UE. Algunos grupos de roms han empezado a explorar nuevos espacios de la UE.  FOTO: BOGDAN CRISTEL / REUTERS

Con la adhesión de Rumanía en la UE en enero de 2007, aparece la libertad de circulación en el interior de la Unión, que consideramos como el aspecto más benéfico de la adhesión. Muchos rumanos han aprovechado para trabajar, estudiar o tomar sus vacaciones por toda la UE. Algunos grupos de roms han empezado a explorar nuevos espacios de la UE. FOTO: BOGDAN CRISTEL / REUTERS

Después de la revolución rumana de 1989, los Roms pierden sus principales recursos de subsistencia: las grandes empresas y granjas del Estado redujeron sus efectivos y los empleados Roms fueron los primeros en ser echados a la calle. El cierre de un gran número de Granjas del Estado condujo a un paro masivo. De manera que el “Problema Gitano” de los años 30 y la “Cuestión Rom” de los 50 volvieron a resurgir con nuevas formas.
El periodo de preadhesión a la UE los ha colocado en el centro del debate: la mejora de la situación de los roms ha sido desde siempre uno de los dos criterios políticos sobre los que Rumanía debía progresar para ser admitida dentro de la UE. La segunda ha sido la protección de los orfelinatos y de los niños y niñas de la calle. En 2001, el gobierno ha desarrollado una estrategia: se creó la Agencia Nacional Rom y también un partido político con representación parlamentaria; representantes roms fueron nombrados a nivel de las autoridades locales; muchas organizaciones roms fueron creadas; una pequeña élite intelectual romá surgió y comenzó a hacer escuchar sus demandas a favor de los Derechos Humanos y de las minorías.
Este movimiento ha contribuido a aumentar la visibilidad de la clase media Rom, de la que yo formo parte. Hemos ido a la escuela y las tasas de alfabetización de los Romá son más altas en la Europa Central y del Este que en Europa Occidental, donde la cuestión de la educación ha sido ignorada. La paradoja es que, hoy, mi generación (la de los abuelos) está más formada que muchos jóvenes de las comunidades roms de países de Europa del Este.
A principio de los años 90, miles de roms fueron para a pedir asilo político a Alemania. Pero en 1992, Alemania y Rumanía firman un acuerdo de repatriación dirigido principalmente hacia los roms rumanos. Decenas de miles de entre ellos fueron devueltos de Alemania por lo que se llamo en las Medias el “Protocolo Gitano” (Zigeuner Protocol). Durante este periodo, algunos roms itinerantes se instalan también en Italia, Francia y España.
Con la adhesión de Rumanía en la UE en enero de 2007, aparece la libertad de circulación en el interior de la Unión, que consideramos como el aspecto más benéfico de la adhesión. Muchos rumanos han aprovechado para trabajar, estudiar o tomar sus vacaciones por toda la UE. Algunos grupos de roms han empezado a explorar nuevos espacios de la UE. Los que han aprovechado mejor esta fantástica oportunidad han sido los grupos itinerantes rumanos (los llamados (“nómadas”); poseían la experiencia de la deportación y de viajar. Estaban mejor preparados para este tipo de aventura que los roms sedentarios. Han encontrado los medios para poder alojarse, solidaridad y tolerancia. Al principio hacían una llamada espontanea a las autoridades locales, a la población, a las asociaciones caritativas y a las iglesias. Para muchos, en particular a aquellos que encontraron refugio en los campamentos improvisados, algunas veces ilegales, en las afueras de las metrópolis europeas, era como llegar a la tierra prometida.
Todo esto se puso en marcha de manera espontanea y son muchos los éxitos individuales, para aquellos que han estudiado, trabajado, como empresarios o trabajadores agrícolas, y han aprendido nuevas lenguas. En general, los roms se adaptan con facilidad y son hábiles. Muchos de ellos han sabido poner en valor sus experiencias durante el periodo comunista en la industria, las granjas colectivas y su mantenimiento.

Migración en Cadena y Tráfico

En Rumanía y en Bulgaria, pueblos enteros de roms se han vaciado con este fenómeno. En occidente, la solidaridad y la tolerancia que existían antes para grupos de diez a cuarenta personas ha comenzado a debilitarse con el aumento drástico del número de roms pidiendo ayuda.  Foto: MICHEL EULER/AP

En Rumanía y en Bulgaria, pueblos enteros de roms se han vaciado con este fenómeno. En occidente, la solidaridad y la tolerancia que existían antes para grupos de diez a cuarenta personas ha comenzado a debilitarse con el aumento drástico del número de roms pidiendo ayuda.
Foto: MICHEL EULER/AP

Con el tiempo, lo que fue en inicio una migración espontanea se ha convertido en una migración en cadena: vecinos, familiares en un sentido amplio y clanes enteros han seguido. En Rumanía y en Bulgaria, pueblos enteros de roms se han vaciado con este fenómeno. En occidente, la solidaridad y la tolerancia que existían antes para grupos de diez a cuarenta personas ha comenzado a debilitarse con el aumento drástico del número de roms pidiendo ayuda.
Pero esas personas de nacionalidades y orígenes diferentes, incluyo también aquí a los roms para los que la experiencia migratoria de los años 90 y principios del año 2000 fue un éxito, ayudan y acompañan a los pobres de su comunidad local. Por ejemplo, en un momento determinado en Nápoles, en Italia, casi toda la comunidad Rom rumana de Nápoles estaba casi exclusivamente compuesta por miembros del clan Spoitori[3], un antiguo grupo itinerante venido de la ciudad de Clarasi, en el sudoeste de Rumanía. Hoy los Spoitori organizan la migración hacia Nápoles de los roms musulmanes de Calarasi, que tienen una situación de desamparo mayor que ellos.
Más serio es el problema de tráfico de naturaleza criminal. Esto implica intermediarios, usureros, organizadores del transporte, venta de informaciones, intereses desorbitantes, alquiler de alojamientos… lo que implica la explotación de personas que ejercen todo tipo de oficios, mujeres que se prostituyen o incluso niños y niñas trabajando en el sector informal o practicando la mendicidad[4]. Muchas de las víctimas de este tráfico son personas inocentes, manipuladas para participar en actividades ilegales.

La Instrumentalización del Nomadismo

Los políticos rumanos intentan escapar a sus responsabilidades frente a sus minorías, a las cuales no llegan nunca a procurarle los servicios públicos esenciales. En la foto Traian Basescu

Los políticos rumanos intentan escapar a sus responsabilidades frente a sus minorías, a las cuales no llegan nunca a procurarle los servicios públicos esenciales.
En la foto Traian Basescu

Desde entonces, lo que resulta inquietante, son las tentativas de algunos políticos de encerrar a los roms en la categoría de nómadas, estigmatizando así al conjunto de la población romaní. Para el Presidente rumano, Traian Băsescu, los roms son simplemente nómadas: “Tenemos un problema que ha de ser conocido y que hace difícil la integración de los Roms nómadas. Muy pocos de ellos quieren trabajar. La mayoría, por tradición, viven del robo. Mientras no reconozcamos[5] honestamente los problemas de esta etnia y los problemas que tenemos para entenderlos, no encontraremos la solución a este problema”. Su estilo, al mismo tiempo directo y autoritario, tiene un impacto importante en los procesos de decisión del país. Podemos remarcar, aquí también, la instrumentalización del nomadismo en la confusión que reina alrededor de las condiciones de entrada de Rumanía y Bulgaria en el Espacio Schengen, prevista para finales de 2011. Como ya había previsto, Francia propone de retrasar la entrada y los roms corren el riesgo de ser los que paguen el pato.
Pero es precisamente en el contexto actual de expulsiones, de populismo y de prejuicios que puede dar lugar a equivoco, sino resultar peligroso, hablar del “problema Rom” como de un “problema europeo” y que necesita una “solución europea” como ilustra el partido de ping-pong en el que se han entregado Francia y Rumanía durante el verano de 2010. Pero la responsabilidad es ante todo la del país del que los roms tienen la nacionalidad tanto como de los países en los que residen legalmente desde hace bastante tiempo. Se trata, en lo que nos concierne, de un problema rumano. Hablar de esto como de una cuestión europea es una burda tentativa de los políticos rumanos de escapar a sus responsabilidades frente a su minorías, a la cual no llegan nunca a procurarle los servicios públicos esenciales. No digo que no exista una “dimensión europea” en la cuestión. Al contrario, yo lo llevo diciendo desde hace 20 años.

La Dimensión Europea

Los roms necesitan la creación de leyes y mecanismos institucionales que garanticen sus derechos, ya que el nivel de prejuicios dirigidos contra ellos es muy alto, la historia de sus persecuciones es profunda y no tienen un Estado-Nación que les pueda ofrecer protección y defender su causa.

Los roms necesitan la creación de leyes y mecanismos institucionales que garanticen sus derechos, ya que el nivel de prejuicios dirigidos contra ellos es muy alto, la historia de sus persecuciones es profunda y no tienen un Estado-Nación que les pueda ofrecer protección y defender su causa.

Los roms necesitan la creación de leyes y mecanismos institucionales que garanticen sus derechos, ya que el nivel de prejuicios dirigidos contra ellos es muy alto, la historia de sus persecuciones es profunda y no tienen un Estado-Nación que les pueda ofrecer protección y defender su causa.
Hungría a conseguido mejorar los derechos de las minorías húngaras en Rumanía, en Eslovaquia y en Serbia. Es aquí donde interviene la dimensión europea de la cuestión romaní.
En el transcurso de los últimos diez años, los activistas roms (de los que formo parte) estamos gestionando la adopción de resoluciones y de compromisos políticos relativos a los roms en la UE, el Consejo de Europa, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la comisión de Derechos Humanos de la ONU. Por otro lado, la “Década para la inclusión de los Roms”, 2005-2015, es una iniciativa intergubernamental creada y apoyada por doce gobiernos, la mayoría de Europa Central y de Europa del Sudoeste, por la Open Society Institute[6], la Banca Mundial y los Fondos para la Educación Rom.
Esta aproximación se apoya sobre el “principio subsidiario” de la UE, según la cual las cuestiones deben ser primero solucionados a nivel local. La verdadera nacionalidad se establece entonces de abajo a arriba, del nivel local hacia al nivel nacional y la ciudadanía europea se convierte en un elemento de “valor añadido”. La UE se contacta si los recursos nacionales tienen fallos, y bajo condición de que las autoridades locales o nacionales tengan la humildad de demandar su asistencia.
Según este principio. y con la condición de que sea respetada la noción de nacional del país de origen, el país de destinación comparte con el país de origen la responsabilidad de procurarle servicios a los nacionales y a los migrantes, lo que implica la prestación de servicios públicos por parte del país de origen y una buena comunicación entre las agencias de los diferentes países implicados.
En la reciente “Declaración de Estrasburgo sobre los Roms”[7], el Consejo de Europa declara: “Si la responsabilidad primera de promover la integración incumbe a los Estados miembros en los que los roms están nacionalizados o en los que residen de manera prolongada y legal, los recientes acontecimientos relativos a los Roms en Europa nos han mostrado que algunos de los retos a los que nos enfrentarnos tienen implicaciones transnacionales y llaman, por consecuencia, a una respuesta paneuropea.”
La delegación rumana adoptó la Declaración de Estrasburgo, haciendo constar una “reserva interpretativa” según la cual la responsabilidad de integrar a los roms incumbe al país de acogida desde el momento en el que residan legalmente al menos tres meses. El Secretario del Estado Francés para los Asuntos Europeos, Pierre Lellouche, dijo estar “sorprendido” por esta reserva. Según la posición francesa, un individuo es libre de viajar, estudiar y trabajar, pero no a instalarse definitivamente si no dispone de los medios para satisfacer sus propias necesidades…

Rumanía Descarga Responsabilidades Sobre la UE

No necesitamos una nueva estrategia política como en 2001, sino un sistema eficaz, de una Administración Pública que sea para todo el mundo y permita un esfuerzo real para que los roms posean las mismas posibilidades de acceso que el resto de ciudadanos a los servicios públicos y al empleo.  En la foto el muro de la segregación en Eslovaquia, foto de Josu Trueba Leiva / Eva Parey

No necesitamos una nueva estrategia política como en 2001, sino un sistema eficaz, de una Administración Pública que sea para todo el mundo y permita un esfuerzo real para que los roms posean las mismas posibilidades de acceso que el resto de ciudadanos a los servicios públicos y al empleo.
En la foto el muro de la segregación en Eslovaquia.               Foto de Josu Trueba Leiva / Eva Parey

La forma de abordar desde Rumanía el tema de la ciudadanía (y de la elaboración de políticas públicas) va de arriba a abajo, en contra del principio subsidiario. Convierte en perenne la tradición centralizada del proceso de toma de decisiones de la era comunista. El gobierno rumano a visto en la “Ciudadanía Europea” la ocasión de reducir sus responsabilidades frente a la importante minoría Rom.
En 2001, el gobierno adoptó una estrategia para “mejorar las condiciones de los roms de Rumanía”, con urgencia, con ocasión de la visita del Comisario de la UE Günter Verheugen. Pero fue muy retórica, suscitando expectativas entre los roms, creando algunas obligaciones para los ministerios pero con medidas no presupuestadas ni debatidas de manera conveniente. No necesitamos una nueva estrategia política como en 2001, sino un sistema eficaz, de una Administración Pública que sea para todo el mundo y permita un esfuerzo real para que los roms posean las mismas posibilidades de acceso que el resto de ciudadanos a los servicios públicos y al empleo. Una nueva estrategia abriría, quizás, nuevas vías, pero será utilizada sobretodo como moneda de cambio en las negociaciones sobre Schengen.
El reto para los legisladores es asociar las habilidades y el dinamismo de los Roms con las actividades legales, las empresariales y de economía formal: trabajo independiente, comercio internacional de artesanado y otras actividades que se inscriben en el contexto de la libre circulación de capitales, bienes, servicios y personas. Un triunfo en este campo cubriría otra de las grandes prioridades para los roms: el acceso a la educación.
“Deshacerse de los gitanos”, ha sido una obsesión rumana desde las deportaciones de la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, la mayoría de la población tolera la idea de que los roms se puedan “convertir en europeos”, con la esperanza de que se marcharán y que en occidente se harán cargo del fardo. Los lideres rumanos, al más alto nivel, están preparados para reinventar con este objetivo el término de “nómadas”: “Tenemos aquí un grupo de nómadas a los que no les gusta trabajar, pero si les gusta viajar; ¡Los llamamos los Roms!” El peligro es que esta ideología se transforma en prácticas administrativas.

Reconocer a Nuestros Conciudadanos

Tenemos necesidad de estructuras que se apoyen sobre nuestras expectativas, que instauren el diálogo y creen cooperación.

Tenemos necesidad de estructuras que se apoyen sobre nuestras expectativas, que instauren el diálogo y creen cooperación.

La apuesta esta en imaginar como nosotros, ciudadanos rumanos, podemos poner en práctica nuestra responsabilidad hacia los llamados “nómadas” roms. Puesto que se trata primero de reconocerlos como nuestros conciudadanos y no como extranjeros. Es a nosotros, rumanos y roms rumanos a quienes incumbe la responsabilidad de hallar una solución.
Hoy en día los obstáculos son múltiples, intereses particulares, sospechas, fragmentación, competencia entre las agencias encargadas de la ejecución de los proyectos, teoría del complot y rumores, fracasos de las Ong’s , falta de competencias y de responsabilidad, acusaciones de mal uso del “dinero europeo para los roms”, juegos de culpabilización y diversas formas de corrupción.
Para invertir el proceso, el acercamiento debe hacerse a partir de otras nociones:
Comunicación, liderazgo, confianza y transparencia. Tenemos necesidad de estructuras que se apoyen sobre nuestras expectativas, que instauren el diálogo y creen cooperación. Es cuestión de “transformar” los roms, pero ¿qué cambios somos capaces de hacer para poner en marcha este proceso manteniendo el rol de facilitadores?
En el futuro aparece una cultura paneuropea cuyo base fundamental será la de una población romá diversa, en toda Europa. Cada quien tendrá asegurada una ciudadanía individual sólida, cerca de su país de origen, pudiendo escoger entre varias posibilidades:
bien una vida itinerante y practicando sus oficios, bien una vida sedentaria en grandes comunidades roms bien situadas, beneficiándose de los servicios municipales con diversos grados de autogestión que paga sus impuestos como todo ciudadano europeo[8].

Este texto debe mucho a una conferencia hecha en Bucarest en el transcurso de una conferencia (12 y 13 de octubre del 2010) sobre “La Contribución de Fondos Europeos para la Integración de la Población Romaní”. Fue escrita por Nicolae Gheorghe con la ayuda de Bertrand du Puch, Alna Clark y Rupert Wolfe Murray. Traducida del francés por Demetrio Gómez.

NOTAS:

[1] La abolición de la esclavitud de los Roms forma parte de las negociaciones del fin de la Guerra de Crimea. Fue una de las cláusulas por la que Inglaterra y Francia reconocen la unión de los dos principados rumanos, En septiembre de 2010, el Senado rumano rechazó la propuesta de convertir la liberación de los esclavos en una fiesta nacional

[2] Paralelamente a este debate, un debate sobre el la situación de los Judíos en la Gran Rumanía creo todavía más polémica. En esta época podías presentarte en una “Comisión de rumanización” para obtener un certificado que pruebe que formas parte de la sociedad rumana. Una nueva categoría ha surgido, la de los “Gitanos Rumanizados”. Esta expresión se utiliza aún por algunos grupos. Durante la Segunda Guerra Mundial esto permitía escapar a la deportación.

[3] Los Spoitori vivían tradicionalmente de la galvanización de recipientes de metal.

[4] A propósito de esto un lema “Los derechos de la infancia primero: digamos no a la explotación y a la discriminación de los niños y las niñas Romá” redactado por Hyzi Cazim (Macedonia, Bélgica), Lorne Wlaters (Canadá, Bélgica) y Nicolae Gheorghe (Rumanía), circuló durante la Segunda Cumbre Europea consagrada a la población romá, el 8 y 9 de abril en Córdoba (España) y en una conferencia de la OSCE en Varsovia, en una sesión dedicada a la aplicación del Plan de Acción de la OSCE para los roms y los sintis, el 6 de octubre de 2010.

[5] Declaración del Presidente Băsescu en el transcurso de una entrevista con periodistas, el 3 de noviembre de 2010, después de una conversación con su homólogo esloveno.

[6] Asociación financiada por el multimillonario George Soros.

[7] «Declaración de Estrasburgo sobre los Roms », Consejo de Europa, reunión de Estrasburgo sobre los roms del 20 de octubre de 2010.

[8] Ver la “Carta de Derechos de los Roms” adoptada en 2010 por el Foro Europeo para los Roms y la Gente de Viaje. Solo disponible en inglés.

Artículo original en francés: @RevueProjet

Anuncios

3 responses to this post.

  1. Posted by gabarri on junio 24, 2015 at 11:54 am

    En horabuena.
    Extraordinario.
    Opre řoma!!!

    Responder

  2. Posted by Unin Roman on junio 24, 2015 at 6:53 pm

    Magnífico artículo, magnífica aportación. Merecido recuerdo de un gran lider.

    Juan de Dios Ramírez-Heredia

    Presidente de Unión Romani

    _____

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: