Pueblo Rroma, el trato de la diversidad desde una perspectiva intercultural e intracultural (II)

———————- Continuación

El siglo XXI: La Era de la Información

Pensar que los Rroma viven en burbuja espacio-temporal, anclados en un tiempo que no pasa ni cambia, como una especie insólita que se reduce a un lugar aséptico donde no reciben influencias externas, donde se reproducen ausentes del mundo que les circunda, siguiendo un plan divino trazado en sus genes que les conduce de manera irremediable a convertirse en clones de sus padres y sus abuelos, sería el argumento de un guión para una serie de ciencia-ficción pero tiene poco que ver con la realidad.

La sociedad actual, en pleno siglo XXI, es una sociedad repleta de cambios. La información y todas las formas de comunicación han sufrido una transformación radical que solo podría ser comparable a lo acontecido hace unos siglos con la revolución industrial, o la aparición de la electricidad, y no olvidemos lo que supuso aquella revolución a todos los niveles, no solo en los métodos de producción, aparecen nuevos pensamientos filosóficos e ideologías políticas, nuevas transformaciones y órdenes sociales, nuevos estilos artísticos, en definitiva, la rueda de la humanidad dio un giro completo.

La llegada de la Era Digital ha traído consigo vertiginosos cambios, nunca antes había habido tantas opciones a nuestro alcance ni tantas posibilidades de desperdiciarlas.

La llegada de la Era Digital ha traído consigo vertiginosos cambios, nunca antes había habido tantas opciones a nuestro alcance ni tantas posibilidades de desperdiciarlas, el mundo que nosotros hemos creado se haya en continua transformación, ahora los conceptos mutan porque los objetos mutan, y porque las prácticas sociales mutan, el acceso a la información se ha convertido en algo muy sencillo, ya no ocupa espacio y las relaciones humanas se hayan fuertemente influenciadas por las redes sociales donde las ideas se propagan, las personas comercian, se comunican, se agrupan virtualmente y se recuperan contactos perdidos porque la distancia física ha dejado de ser una barrera. Los niños nacidos a partir del año 1995 no conciben la vida sin internet o móvil y tienen una habilidad superior para manejarse en un mundo dominado por los avances de la electrónica y el poder de los medios. Esta irrupción acelerada en el mundo moderno ha transformado, sin duda, tanto las nociones de comunicación como de cultura en todo el mundo, la consceuencia de este fenómeno se llama Globalización.

Los Rroma no escapan al ritmo del mundo y también bailan al son de los cambios acontecidos, a pesar de que desde fuera se tenga la sensación de que todo sigue igual. Este movimiento de envergadura planetaria, como es obvio, nos afecta a todos y nadie escapa a esta nueva realidad, ni siquiera los Rroma. Resistirse a esta avalancha no es solo inútil sino además poco deseable, son las nuevas armas e instrumentos del milenio, puesto que mantenerse al margen es condenarse al aisalmiento y la extinción.

Las nuevas generaciones gitanas también se han subido al carro de la Era de la Información y prueba de ellos es la profusión de la presencia Rroma en chats, páginas, perfiles en redes sociales… etc que se utilizan como medio de contacto alternativo a los tradicionales ya que permiten una forma más relajada y flexible de relación e intercambio. Ya a otro nivel, también nos ha permitido entrar en contacto con otros Rroma dispersos por el mundo e incluso descubrir la existrencia de otros grupos con los que raramente se había podido establecer cualquier tipo de contacto.

Rroma de todo el mundo se ponen en contacto gracias a la Era de la Información.

Esto ha posibilitado que podamos estar al tanto de las actividades de otros grupos Rroma y dar un sentido mas fundamentado a la “Romipen”, sentimiento de identidad Rroma, en este sentido, la conservación o recuperación de lengua Rromaní, en aquellos países como España que por circunstancias históricas la han perdido, ha recuperado vigencia. Multitud de web’s, Blogs, radios y televisiones on line en “Rromani Chib” están viendo la luz.

Los cambios sociales también han venido sucediéndose y el discurso sobre las libertades del individuo toma fuerza en las sociedades “democráticas”, poco a poco se han logrado grandes conquistas en este terreno y así hemos podido observar grandes progresos en las cuestiones relacionadas con el trato igualitario, las cuestiones de género, los movimientos de liberación femenina, los derechos de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) así como de otros grupos que hace no demasiado tiempo eran ignorados o despreciados, o al menos así parece de cara a la galería porque paralelamente a estos avances también ha habido un sensible aumento de los movimientos de ultraderecha, los discursos xenófobos y la violencia racial y se siguen vulnerado repetidamente los Derechos Humanos en muchos lugares del planeta incluida nuestra civilizada Europa.

La influencia de la sociedad mayoritaria en la percepción de la endo-diversidad

Nos enfrentamos ahora a lo que será el bloque más difícil de abordar, no tanto por su complejidad, que la tiene, sino por la falta de estudios, datos y ensayos al respecto. La diversidad en la diversidad o lo que técnicamente hemos denominado aquí como endo-diversidad.

La cultura Rroma tiene en su base un arraigado sentido de la colectividad y todo se haya encaminado al mantenimiento y perennidad de esta característica.

La cultura Rroma tiene en su base un arraigado sentido de la colectividad y todo se haya encaminado al mantenimiento y perennidad de esta característica, desde la propia estructura familiar, por linajes, a la vivencia diaria no solo con los propios miembros de la familia sino con el resto de Rroma. Si bien no está de más explicar que a pesar de la imagen de unión férrea de todo el colectivo que se percibe del exterior, al mismo tiempo, las familias viven con bastante independencia unas de otras cuidando de sus propios intereses y solo se unen todas haciendo frente común ante un ataque externo al grupo, el ataque “gadje”.

Los problemas internos, problemas entre familias, se resuelven también de manera interna utilizando los propios recursos y sistemas tradicionales, la puesta en conocimiento a las autoridades, la intervención de la justicia “no-Rroma”, constituye una ofensa y una grave falta a las costumbres. Aunque estos conceptos tan rígidos también están variando, en base a todo lo que hemos venido explicando a lo largo de este artículo, aún son práctica bastante más que habitual para muchas cuestiones que no admiten discusión.

La estructura y organización interna Rroma parte de una jerarquía muy clara según género, edad y estatus (casado/a o soltero/a) con funciones bien definidas. Nos hayamos frente a una sociedad tradicional, patriarcal y patrilineal.

Además, no debemos olvidar que estamos hablando de una cultura de origen oriental que divide el mundo en dos, lo puro y lo impuro, entendido este concepto como algo no solo de trascendencia espiritual sino también física de los objetos, las personas, los lugares…a todo aquello que se considere impuro se lo mantiene lejos por miedo a que “contaminen” a quien tome contacto con ello.

Como todas las culturas del mundo se tiene tendencia hacia el etnocentrismo y, por supuesto, puro sera todo aquello que se considere Rroma e impuro todo aquello que provenga de fuera, lo “gadje”¿Pero como se decide lo que es puro o impuro, lo que es o no es Rroma?.

Al no existir una ley por escrito, la forma de certificar que estos usos sociales y costumbres se cumplen a la perfección es por medio del control social.

Como todas las culturas del mundo se tiene tendencia hacia el etnocentrismo y, por supuesto, puro sera todo aquello que se considere Rroma e impuro todo aquello que provenga de fuera, lo “gadje”¿Pero como se decide lo que es puro o impuro, lo que es o no es Rroma?.

Hasta hace relativamente poco la cultura Rroma ha sido ágrafa, no existe un manual del “buen Rroma”, las tradiciones, costumbres y usos sociales se transmitían, y así se sigue haciendo, de manera oral y por imitación, en el seno familiar, y se aceptan arbitrariamente por los miembros de la comunidad que reside en ese lugar concreto, ya que si bien existen unos rasgos generales comunes en todos los Rroma también tenemos usos y tradiciones específicos que pueden establecer algunas diferencias no solo entre países y regiones sino, incluso, hasta entre barrios y familias.

Al no existir una ley por escrito, la forma de certificar que estos usos sociales y costumbres se cumplen a la perfección es por medio del control social. Como todos nos conocemos hay que procurar dar un “buen testimonio” que todos puedan percibir y aprobar públicamente. Claro que no siempre se está del todo de acuerdo porque como hemos argumentado con anterioridad determinados usos o costumbres varían según ciertos factores y, por supuesto, la guía que voy a usar para “medir” será en base a las que practique mi comunidad, mi grupo y sobretodo mi familia.

Al ser la familia el eje sobre el que todo se construye y dado que todo está planteado desde esa base de la colectividad, las acciones del sujeto implican a toda la familia y las acciones de la familia también definen al individuo por lo que recobra fuerza la idea del “buen ejemplo” no solo por ti sino también por el resto de miembros del linaje.

Ahora ya podemos unir los componentes y ver el “cocktail” que resulta de este choque. Por un lado tenemos una sociedad mayoritaria, poderosa, imperialista, dueña de los instrumentos tecnológicos y que marca el ritmo y, por otro, una sociedad minoritaria, perseguida, excluida, a la que se le niega su identidad y sus derechos y que se defiende con todos los medios que tiene a su alcance por mantener su identidad y también por subsistir contra todos los elementos.

La Romafobia y el Antigitanismos son dos factores fundamentales para comprender el proceso de esencialización cultural en la cultura Rroma.

El resultado de esta lucha sin cuartel contra la asimilación y la extinción provoca un proceso que no tiene nada de excepcional y que se estudia en sociología. El ataque continuado y denigrante al que nos somete la sociedad mayoritaria provoca una reacción de defensa del grupo que se cierra sobre si mismo, reafirmándose, y una ruptura del diálogo entre ambas culturas. Eso se traduce en endogamia, matrimonios solo con miembros del grupo, y en una esencialización de los valores que nos definen o que creemos nos definen, y aquí hago mención de nuevo a la Teoría de la Profecía Cumplida.

Los grandes cambios que se producen en el exterior del grupo se perciben como un absoluto desenfreno y provoca desconcierto sobre como afrontar esos cambios y la actitud para recibirlos que en la mayoría de los casos es con recelo, miedo e inseguridad. Las actitudes frente al cambio al que se nos induce de manera obligatoria provoca una serie de reacciones que se podrían catalogar en siete puntos, lo que llamo las 7 dinámicas del cambio.

  1. Los individuos se cierran sobre si mismos. El miedo provoca el retraimiento.

  2. Se piensa más en lo que se pierde que en lo que se puede ganar.
  3. No todos los sujetos se encuentran con la misma predisposición hacia el cambio. En esa escala habrá desde quien se entrega sin reservas hasta quien rechaza de manera rotunda esa nueva situación.
  4. Las personas tienen miedo de no disponer de los recursos suficientes para afrontar con éxito los cambios. No hablamos solo de recursos económicos sino también a nivel de instrucción, competencias…etc
  5. Quienes se hayan en esta situación se hayan tan preocupados por lo que está sucediendo que se pierde la perspectiva de que TODOS se encuentran en el mismo caso.
  6. Cuando estos cambios se producen de manera rápida y continua, sin tiempo para adaptarse, se provoca rebelión y rechazo por parte del grupo afectado.
  7. Si se eliminara esta presión todo el grupo volvería a su posición inicial, lo que que quiere decir que esta inducción obligatoria al cambio y proveniente del exterior no influye de manera esencial al grupo ya que no se ha producido por autodeterminación comunitaria libre.

La esencialización y sus consecuencias

Hemos visto como este valor de vida en colectivo entra en contradicción con el sistema mayoritario que centra su idea en el individuo y los derechos que como tal le corresponden. Hemos analizado también como influyen las políticas asimilacionistas impuestas a los Rroma y además la fuerte Romafobia y antigitanismo existente en las diferentes sociedades. El conjunto e interacción de estos elementos crea el caldo de cultivo idóneo para que se produzca este fenómeno de esencialización cultural.

El proceso, para explicarlo en pocas palabras, sería este; me reafirmo en mi diferencia, real y en otros muchos casos “inventada”, o creada a partir de los estereotipos que los “no-Rroma” nos han repetido hasta la saciedad, para no parecerme a ti, que eres el enemigo y al que identifico como responsable de mi situación.

La cerrazón creada por siglos de rechazo y exclusión continuado refuerza el sentido de pertenencia al grupo y provoca que todo lo que provenga del exterior sea contemplado como un peligro.

Como decía con anterioridad no estamos ante un fenómeno desconocido, en cierta forma es muy similar, salvando las distancias, a otros procesos que las minorías han vivido y siguen viviendo en Europa, sin ir mas lejos en nuestra vecina Francia y su actitud cara a los magrebies de segunda generación y en especial hacia los que viven sobretodo en las periferias.

Las consecuencias de esta esencialización son muy claras y se deducen de manera lógica a partir de la propia estructura cultural:

  • La cerrazón creada por siglos de rechazo y exclusión continuado refuerza el sentido de pertenencia al grupo y provoca que todo lo que provenga del exterior sea contemplado como un peligro.

  • El miedo a la perdida de identidad , “apayamiento”, nos conduce a que en momentos de duda o en situaciones en las que carecemos de modelos de referencia, y sobretodo en público debido a esa presión social, se recurra a los estereotipos románticos y a la pureza genética como argumento.

  • El uso y las costumbres sociales son las que definen si el comportamiento del individuo se adapta a lo que se espera de él y es el grupo quien juzga. En el caso de los Rroma provenientes de otros lugares, al tener algunas costumbres diferentes, no hablar el idioma y manejar formas de vida que algunos ven como “atrasadas” crea una distancia que hace que la aceptación sea muy complicada e incluso que algunos Rroma autóctonos les nieguen la propia identidad étnica.

  • La mayor aspiración que se puede obtener de parte del grupo es ser considerado un “Buen Rrom” o una “Buena Rromi” y eso significa observar las normas que marca el grupo de forma meticulosa y cumplir las tareas propias de su sexo y estatus a la perfección. En el caso de la mujer, al ser depositaria del honor familiar representada en su “honra”, todos los recursos y controles que se utilicen serán pocos para mantenerla a salvo y que no se “contamine”.

  • Precisamente de la misma manera que la mujer debe cumplir su papel de “Buena Rromi” el hombre debe hacer por su parte lo mismo, por supuesto sin las máximas de control al que se les somete a las primeras, pero debe seguir también ciertas normas relacionadas con su estatus y no traspasar nunca el limite de lo que se entiende como las cualidades propias del varón, no se admiten nuevas formas de masculinidad.

  • En una cultura tradicional y patriarcal donde la separación de roles por razón de género están perfectamente limitadas la cuestión LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) se percibe como algo insólito, una aberración y un tabú puesto que hablamos de sexo.

Como vemos, en resumidas cuentas, la intolerancia y exclusión al que nos somete la sociedad mayoritaria provoca impermeabilidad hacia nuevas formas de “gitaneidad” y rigidez extrema en la aplicación de la normativa social tradicional.

Los mecanismos de control y de exclusión específicos de los Rroma

En una cultura tradicional y patriarcal donde la separación de roles por razón de género están perfectamente limitadas la cuestión LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) se percibe como algo insólito, una aberración y un tabú puesto que hablamos de sexo.

Ya hemos visto cuales son las características de la esencialización y la importancia que tiene el ser y el parecer en la sociedad Rroma.

Podemos hacernos una idea bastante aproximada de lo difícil que puede resultar la vida en el grupo para alguien que ose disentir y no seguir las normas, esa insumisión puede costar muy cara al que las infringe y también por extensión a su familia, por ello todo el mundo se cuida de expresar determinadas opiniones o adoptar determinadas posturas de manera pública. La hipocresía social es una forma de supervivencia y de adaptación en el grupo para aquellos que aún a pesar de no tener esta mentalidad e incluso no cumplir, a nivel privado, con el modelo impuesto quieren seguir siendo bien considerados por la mayor parte del grupo. Esto hace que los cambios se produzcan y acepten con mucha lentitud.

Los mecanismos de control y exclusión propios de la cultura Rroma se podrían catalogar en:

  1. El honor, que representa la pureza del cumplimiento de las normas. Por tanto el incumplimiento de las mismas atenta de manera directa contra este principio que rige todo.

  2. El ostracismo. A aquellos que no siguen las normas se les van cerrando y cortando las relaciones sociales que puedan tener. El miedo a encontrarse en esta situación hace que se produzca un discurso de “hipocresía social”.

  3. La rumorología. es una forma de control social, no provoca un enfrentamiento directo. La finalidad del rumor es la de hacer sentir al interesado que está infringiendo las normas para que establezca algún tipo de auto-censura y de auto-control de sus acciones empujado por el miedo al que dirán y por la incomodidad de sentirse siempre cuestionado. Hacer evidente el rumor, verbalizarlo en forma de acusación directa, sería el paso definitivo para la exclusión del individuo del grupo.

Veamos como se plasma esto en la vida real.

Las Rromi que deciden llevar un estilo de vida "diferente" se hayan, a menudo, ante enormes obstáculos que les provocan continuos enfrentamientos fuera y dentro de sus familias.

Dado que el honor es el principio que lo regula todo y que la mujer es la depositaría familiar del mismo en base a su honra, cualquier “desviación” al modelo impuesto supone tocar los cimientos que sustentan este equilibrio. Así mujeres que optan por un trato igualitario, que luchan por su libertad para tomar decisiones o que deciden llevar un estilo de vida diferente a la del resto se hayan ante enormes obstáculos que les provocan continuos enfrentamientos fuera y dentro de sus familias. El control social que se ejerce no es solo por parte de los hombres, las mujeres, en general, sirven para difundir la “fama” de la susodicha y en ocasiones con mayor crueldad y dureza para que la propagadora demuestre ser y se sienta a si misma como “más gitana” y más “honrosa” en comparación con la otra . Como esto afecta también al resto de la familia, estas mujeres se hayan ante tremendas dudas existenciales sobre lo que deben o no deben hacer, acerca de su identidad, luchando no solo contra los factores externos sino también con su propia psicología y auto-estima ante posiciones tan contradictorias entre la modernidad y la tradición. El proceso de auto-afirmación no es en absoluto sencillo y se paga con mucho sufrimiento interno y, en según que casos, hasta físico.

En el caso de los Rroma LGBT, si hablamos de los gays, se “acepta” mejor si el varón adopta un rol de inferioridad y se presta como recurrente recurso cómico. Ser gay se asume como un acercamiento al rol femenino por lo tanto se entiende que ha trascendido la linea prohibida del otro bando, una ofensa a la virilidad y, claro está, al honor. Cuando es evidente, muy “afeminado”, se espera que suprima su sexualidad y se mantenga viviendo con sus padres cultivando los estereotipos que se tienen sobre el comportamiento o el rol femenino. Eso si, siempre y cuando no se haga un “apaño” para salvar la imagen de la familia. En el caso de que su orientación no sea evidente se le considera peligroso, es un infiltrado o un “vicioso”. Las lesbianas son invisibles. En el caso de la transexualidad el sujeto abandona el grupo y se retira para vivir su situación fuera del lugar evitando su identificación con el clan familiar.

Es tanto el peso de la educación y la presión social que se acaba interiorizando un dispositivo de control interno que provoca un continuo sentimiento de culpabilidad y de soledad difícil de erradicar.

El proceso psicológico al que se enfrentan los Rroma pertenecientes a este colectivo es, en la gran mayoría de los casos, traumático y, como cuando nos referíamos a las mujeres, también surgen dudas existenciales y de identidad. Es tanto el peso de la educación y la presión social que se acaba interiorizando un dispositivo de control interno que provoca un continuo sentimiento de culpabilidad y de soledad difícil de erradicar, que en muchos casos continua de por vida, y que afectan en las relaciones sentimentales y puede llegar a bloquear una práctica desinhibida de su sexualidad. Evidentemente esto trae problemas agudos de aceptación, inestabilidad emocional e inmadurez afectiva, al mismo tiempo una que una continuada lucha interna que algunas veces puede derivar en tendencias suicidas, depresión o adicciones.

Si hablamos de aquellos que viven con represión su sexualidad nos encontramos con matrimonios pactados , en el mejor de los casos, o Rroma que llevan dobles vidas con la angustia que ello conlleva y que en ocasiones puede derivar no solo en fuertes adicciones sino también generar situaciones de maltrato doméstico.

Como hemos ido explicando a lo largo del artículo, las generalizaciones pueden servirnos para organizar nuestros pensamientos, es una simplificación a veces necesaria para poder analizar la raíz de algunos problemas, pero tomarlas como verdades absolutas nos haría caer también en visiones estereotipadas, y si bien lo que acabo de explicar es moneda corriente no podría ser aplicado en todos los casos, hay siempre excepciones que, como dice el refrán, confirman la regla.

El cumplimiento en mayor o menor medida de este análisis general tendrán mucho que ver con la familia, el lugar de procedencia, el contexto, el nivel económico y sociocultural… en fin, un gran número de factores difíciles de enumerar, lo que si es un hecho es que nunca es un camino de rosas.

El objeto de este artículo no ha sido el de hacer un ejercicio intelectual sino el de procurar que se pueda comprender y visibilizar a esos Rroma diversos/as que a causa de esta múltiple marginación interna y externa viven situaciones de terrible incomprensión y soledad y al mismo tiempo intentar concienciar y provocar la reacción de aquellos Rroma que, sin ser objeto de este artículo, si pretenden optar a nuevas formas de gitaneidad.

Desde el Pueblo Rroma y a través de nuestras asociaciones, el tema del asociacionismo Rroma nos daría para otro extenso artículo, se reivindica cara hacia la sociedad mayoritaria un mayor respeto a la diferencia, reivindicación muy licita y necesaria, pero este valor no puede ser aplicado a conveniencia del interesado.

Reivindicar el derecho a la diferencia hacia la sociedad mayoritaria supone también un compromiso de aceptación de la propia diversidad interna, por coherencia.

Ser respetuoso con la diferencia y hacer de esta un caballo de batalla implica ser coherente con la que se pide y ser capaz de aplicarlo efectivamente, eso significa que la lucha del pueblo Rroma no puede ir separada de otros grupos que también se hayan en situación de minoría y que son vulnerados en sus derechos. Aún mas justificado cuando nos referimos a nuestra propia diversidad interna, ¿Cómo podemos condenar a otros Rroma a sufrir la exclusión, la soledad, el maltrato y la tortura de la culpabilidad por el hecho de ser diferentes?, ¿No nos damos cuenta de que esa forma de actuar y ese rechazo es el que nuestro Pueblo ha vivido durante siglos? ¿Como podemos erigirnos en verdugos de nuestros hermanos/as cuando sabemos, por haberlo vivido en nuestras carnes, lo que es el sufrimiento y el apartheid?

Recordemos que nuestras acciones tienen consecuencias que impactan sobre otras personas, Rroma o gadje, reales, con nombres y apellidos, quizás en alguien cercano y querido, más próximo de lo que puedes imaginar, por eso, porque todos y todas somos personas, un respeto.



Anuncios

One response to this post.

  1. Comentario sobre la nota “Naciones unidas – Cultura Indigena”
    Te recomiendo estas paginas que hablan y tocan temas de tu blog.
    Prensa Organizacional Tupac Amaru. Suscripciones@tupacamaru.org.ar
    tupacprensa@gmail.com. Argentina.
    Anesvad.org. España.
    Saludos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: