Pueblo Rroma, el trato de la diversidad desde una perspectiva intercultural e intracultural (I)

"AMARE VERVERIPEN SI AMARE BARBALIPEN" Nuestra Diversidad es nuestra riqueza

Mayoría, minoría y diversidad

Las relaciones que se establecen entre dos culturas que comparten un mismo espacio y, por tanto se hayan en una situación de coexistencia, se suelen desarrollar con dificultad, no tanto por la incompatibilidad que pudiera existir en si mismas en cuanto a estilos de vida y valores, sino mas bien por factores que están ligados a los contextos políticos, las relaciones de poder y como se percibe al otro y su diferencia.

Cuando nos referimos al término minoría es importante también que entendamos el significado y en que sentido aplicamos esta terminología, los conceptos mayoría y minoría no se refieren tanto al número de personas que conforman un grupo sino mas bien a la posición que ocupa de poder y dominación de uno con respecto al otro. En este caso concreto, la población Rroma se haya en una clara situación de desventaja no solo numérica sino también de acceso a los medios e instrumentos de poder, instrucción, subsistencia, comunicación, sanitarios… etc. A todo esto debemos añadir, además, la influencia de fuertes estereotipos y de un arraigado rechazo histórico que crea un espeso muro de incomprensión que añade más dificultades, si cabe, no solo al diálogo intercultural sino también al campo de los relaciones interindividuales e intergrupales.

Estas cuestiones obstaculizan gravemente la inserción y la aspiración a mejores condiciones de vida de la población Rroma que se ve afectada en su totalidad, en mayor o menor medida, con consecuencias que dependerán de su nivel cultural y socio-económico. Determinados sectores no son capaces de superar esta barrera, aún a pesar de los grandes sacrificios que hacen por intentar salir adelante y no caer en las garras de la exclusión.

En estos sectores mas desprotegidos, con menor instrucción y recursos, estas circunstancias acaban convirtiéndose en insostenibles y se ven condenados inexorablemente a soportar situaciones de “ghettización”, violación de los Derechos Humanos y a subsistir en los grandes nichos de pobreza donde, en compañía de otros desheredados, comparten situación lumpen y de competencia por los escasos recursos que existen. De esta manera llegamos al concepto de “cultura de la pobreza” donde el primer objetivo es la supervivencia. La paupérrima situación que se vive en estos guetos genera desestructuración, enfermedades sociales y violencia que afectan a todos los que se hayan ahí, sin distinción alguna por cuestión de origen, edad, sexo, religión… pero que desde la mayoría se tienden a identificar como exponencial de la “cultura gitana”, un concepto erróneo creado sobre la base de una observación superficial, plana y prejuiciosa.La confusión entre "cultura de la pobreza" y "cultura gitana", un concepto erróneo creado sobre la base de una observación superficial, plana y prejuiciosa.

Pero claro, el problema no es económico, es político, señala directa y certeramente a las diferentes Administraciones y sus prioridades, más orientadas al control social y al enriquecimiento de unos cuantos sobre la pobreza de otros muchos. Esta falta de solidaridad, el mal reparto de la riqueza y del erario público recogido a través de nuestros impuestos así como la falta de interés por crear estrategias efectivas introduce a estas personas, gitanas o no, en un bucle sin final donde marginación, pobreza y exclusión se perpetúan como una herencia maldita hacia todos sus descendientes.

Las políticas dirigidas hacia los Rroma están, en su gran mayoría plagadas de visiones estereotipadas y prejuiciosas, donde los verdaderos protagonistas se ven relegados a la categoría de usuarios sin voz ni voto y con nula capacidad de intervención. Resulta contradictorio en su propia esencia el tratar de crear estrategias de intervención intercultural cuando al grupo al que se dirigen las acciones se le reduce al rol único de usuario y los equipos de trabajo son monoculturales o/y las acciones catalogadas como interculturales se limitan a meras muestras folclóricas o gastronómicas.

Siento mucho decir que, por desgracia, muchas organizaciones Rroma han recogido este testigo del “folclorismo” y no avanzan en reivindicaciones, propuestas y proyectos, se han limitado obtusamente, ayudando en esa directriz que consciente o inconscientemente nos han marcado desde la sociedad mayoritaria de crear un prototipo de “gitanito de diseño” que genere pocos problemas, que sea sumiso y que “divierta”, que además sea conservador y exótico y que acepte las migajas que le caen cuando se sacude el mantel de las subvenciones y las celebre con sumo agradecimiento y algarabía como si fuera un premio al buen cordero en lugar de un derecho ciudadano.

Los estereotipos y su influencia en las estrategias de integración.

Las visiones sobre el Pueblo Rroma se hayan cargadas de estereotipos, prejuicios y leyendas.

Según los principales estereotipos que se tienen sobre los Rroma podríamos catalogar unas tantas estrategias de intervención dirigidas hacia su integración-asimilación y que generan un amplio abanico de posibilidades.

Existen los que piensan que el proceso de inserción es una clara y absoluta responsabilidad de los Rroma y que opinan que, por tanto, deben dejarnos hacer nuestra propia promoción sin mas. Esta posición tiene en su base la indiferencia y la insolidaridad y por supuesto no conduce sino a situaciones de mayor marginalidad.

Otras opciones plantean que la inserción dependerá de los recursos que se pongan a nuestra disposición, por supuesto, esa distribución de recursos la llevan a cabo de dos maneras: la paternalista y la autoritaria.

Según la primera procuraremos una integración blanda que refuerce los estereotipos denominados románticos que tienen que ver con la catalogación de los Rroma como folclóricos, amantes de la familia… lo que antes en este mismo texto denominábamos como “gitanitos de diseño”.

Según la forma autoritaria, los recursos se dirigen de forma coercitiva, estableciendo un complejo sistema de presiones y castigos, asimilación dura, que se refleja en la concesión de las ayudas, como si nos hayaramos ante las bases de un neo-conductismo aplicado a lo social, jugando en definitiva con un derecho y una necesidad esencial de estas personas, el pan. El canciller alemán Willy Brandt se expreso con mucha sapiencia y claridad cuando dijo: “Los derechos humanos empiezan con el desayuno”. En la base de esta estrategia tenemos el llamado estereotipo conservador que nos cataloga como ladrones, sucios…en definitiva, como bárbaros en lo cultural y delincuentes o competidores en lo social.

Los Rroma son el objetivo de los grupos nazis y fascistas de toda Europa. El rechazo viene alimentado por un sustrato de racismo social más que arraigado

De un tiempo a esta parte en algunos grupos, a los que se supone más radicales y alternativos, lo que yo llamaría “pseudo-progres”, ha surgido un interés bastante grande por los Rroma, nos ven como oprimidos, como unas victimas del sistema. Hasta ahí podemos estar de acuerdo, el problema viene después cuando piensan que los propios Rroma no somos capaces de organizarnos y que ellos deben guiarnos hacia la revolución, introduciendo sus propias ideas y modelos de liberación, sin tener en cuenta las variantes culturales, el contexto y la idiosincrasia Rroma, eso nos lleva al adoctrinamiento ideológico. En la base hay también un estereotipo, que se sustenta y enraíza en las concepciones más marxistas, las mas “hippies” o “new age” aderezadas con unos toques de estereotipos románticos. Una buena ensalada propia de la “nouvelle cuisine”.

Discriminación: la romafobia y el antigitanismo

Como hemos podido observar en estas estrategias de intervención nunca se tienen en cuenta a los propios Rroma como actores ni tampoco hay un interés por saber quienes somos sino quienes creen que somos o como creen que debemos comportarnos, algo muy lejos de la única posibilidad para un crecimiento conjunto, en armonía y respeto, la interculturalidad.

Ya hemos visto como nos tratan en lineas generales los estados y como desarrollan sus estrategias de intervención pero ahora vamos a ver que sucede en el terreno ya no de lo político y de las estrategias sino del trato diario, las relaciones intergrupales e interpersonales.

En general, podemos decir que la sociedad mayoritaria posee tres mecanismos claros de exclusión:

  • El rechazo, cuando no se quieren ningún trato con los Rroma.
  • La restricción, cuando se vulnera la libertad a entrar en determinados comercios y establecimientos
  • La exclusión que aparece en la negativa a contratar en un trabajo o alquilar viviendas, por ejemplo.

Estas situaciones que deberían ser penadas por ley y en las que deberíamos poder contar con los instrumentos legales adecuados para tener una protección frente a estas injusticias, a la hora de la verdad están cometiéndose con total impunidad por varias razones, la primera por el propio desconocimiento de las victimas sobre cuales son los derechos que les asisten en caso de hallarnos ante una situación de discriminación, la segunda es la pasividad social ante los actos de racismo cometidos contra los Rroma o, en el peor de los casos, una clara justificación y un fuerte activismo anti-Rroma que da lugar a situaciones concretas de racismo y xenofobia que pasaremos a denominar a partir de ahora antigitanismo y romafobia por la forma concreta y especialmente exacerbada que toma en el caso de la discriminación dirigida hacia los Rroma. Ya por último, la gran dificultad que entraña a veces poder demostrar que hemos sido objeto de una acción discriminatoria en la que en muchas ocasiones tampoco ayudan mucho desde las instancias de las fuerzas de seguridad del estado.

Tampoco los gobiernos hacen los deberes al no establecer leyes concretas de protección ni seguir los plazos para las transposiciones de las directivas europeas que nos protegen ante situaciones así como es el caso de la Directiva Europea 2000/43/CE, de 29 de junio de 2000, relativa a la aplicación del principio de igualdad de trato de las personas independientemente de su origen racial o étnico, que tenía que haber estado en pleno funcionamiento desde el año 2003 como plazo máximo y que aún hoy, 7 años después, en España no se haya adaptada y desarrollada en su totalidad. Esta Directiva representa uno de los instrumentos mas poderosos de los que disponemos en la lucha contra la discriminación racial y una vez más parece quedar en papel mojado por negligencia.

Los “Rroma invisibles”

Los "Rroma Invisibles". Este sector de población no se haya representado en los estudios y tampoco resulta visible a ojos de la sociedad mayoritaria porque, sobretodo, no crean problemas.

Los "Rroma Invisibles". Este sector de población no se haya representado en los estudios y tampoco resulta visible a ojos de la sociedad mayoritaria porque, sobretodo, no crean problemas.

Para la sociedad mayoritaria, todos los Rroma son iguales. Este pensamiento homogeneizador que rehuye al detalle y a la complejidad se debe principalmente a la concepción de que los Rroma son sobretodo y antes que nada un problema social que afecta a la mayoría y al que se debe poner freno y el interés que se profesa por la cultura no deja tampoco de ser superficial y ligado, como dije con anterioridad, a visiones folclóricas, coloreadas al gusto del observador. Como vemos seguimos moviéndonos en esa delgada franja que nos dejan para caminar y que se haya justo entre la fascinación y el odio, entre el estereotipo romántico y el conservador, blanco o negro, sin matices. Como la mayor parte de acciones y estudios que se realizan responden a las necesidades de la población mayoritaria las visiones suelen ser muy sesgadas, identificando determinados sectores de la población Rroma como los únicos existentes y se toman como referencia de todo el Pueblo. Los sectores sobre los que se centran suelen ser, como no, aquellos más necesitados ya que son a la vez los más visibles y también los más problemáticos.

La motivación para estos estudios no parte de la voluntad por mejorar la calidad de vida de un grupo humano posibilitando su progreso sino más bien de la de establecer métodos para camuflar la “basura” debajo de la alfombra, manteniendo altos niveles de control para que la comunidad no cree problemas.

Si bien es cierto que una parte considerable del Pueblo Rroma se haya en esta situación, existe también un cada vez mayor número de Rroma que han sido capaces, con mucho esfuerzo, de salir adelante, o bien, nunca se han tenido que ver en esas circunstancias.

No dependen o no han dependido nunca de las ayudas sociales, llevan una vida que transcurre con similares complicaciones a las de cualquier otra familia media, tienen un trabajo asalariado, los hijos/as han estudiado y tienen un nivel medio, en muchos casos con estudios superiores, en ese caso concreto hablamos principalmente de mujeres universitarias, y sus relaciones con el entorno son, en general, positivas o muy positivas. A este grupo que acabamos de describir lo denominamos “gitanos invisibles”.

Ostalinda Maya: gitana, mujer, antropóloga, mexicana y española (Ostalinda Maya)

Ostalinda Maya: gitana, mujer, antropóloga, mexicana y española (Ostalinda Maya)

Este sector de población no se haya representado en los estudios y tampoco resulta visible a ojos de la sociedad mayoritaria porque, sobretodo, no crean problemas. Como la sociedad mayoritaria se ha tomado el derecho de decidir quien es o quien no es Rroma en virtud de sus intereses, han decidido que estos no cuentan y en las relaciones intergrupales e interpersonales se expresa este sentimiento con una frase bastante desafortunada que hemos escuchado en más de una ocasión “No parece gitano, ¡fijate!”. Como si ser Rroma fuera el sinónimo de todo lo que ellos consideran negativo. Queriendo halagarnos consiguen precisamente el efecto contrario.

En las próximas semanas aparecerá la segunda parte de este artículo donde se analizará como se percibe la endodiversidad Rroma desde una perspectiva intracultural, o lo que es lo mismo desde el propio Pueblo Rroma.



Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by Bill on agosto 7, 2010 at 3:17 pm

    Donde esta la segunda parte? Cuando viene el proximo en la serie?

    Responder

    • Posted by baxtalo on agosto 9, 2010 at 11:01 pm

      Un saludo, en la parte superior derecha tienes el enlace a la segunda parte. Gracias, espero que te resulte intereante.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: