Se nos marchó José Heredia Maya

José Heredia Maya fue el primer profesor gitano de la Universidad Española

Esta mañana me levanté como todos los lunes, quizás este lunes lo encontré un poco más frió y húmedo, plomizo, nublado, pesante… como si hubiera una pausa, una respiración contenida que no aflora. Como todas las mañanas repaso las noticias buscando la buena noticia que nunca llega, esperando el sueño más citado, “I have a dream…”, que se retrasa y que según las últimas noticias no parece que vaya a llegar nunca, sigo leyendo, escudriñando, analizando hasta que en ese recorrer y desfile de letras, fotos, titulares me paro en seco y un titular, cortante y helado, atraviesa mis ojos…”Muere en Granada José Heredia Maya…”.

Inevitablemente me transporto a ese día en el que tuve la suerte de poder escucharlo, lo recuerdo seguro y acertado, con ese hablar tranquilo, con sonoridad, armónico que tiene un buen orador que está convencido de lo que quiere transmitir y al mismo tiempo ameno y cercano. No solo tuve la suerte de escucharlo hablar sino también el privilegio de oírlo recitar algunos de sus poemas. Si no recuerdo mal creo que Jesús Salinas registró ese mágico momento con su cámara de video, han pasado muchos años, no volví a encontrarme con José Heredia, ni tampoco he tenido la oportunidad de volver a ver aquellas cintas que Jesús grabó, pero a José Heredia Maya no le hacía falta eso para quedarse anclado en la memoria y en el cariño.

Ya desde antes seguía lo que escribía, escuchaba sus poemas llevados a la música pero desde aquel momento no solo fue una admiración intelectual, fue algo más, el cariño hacia una persona entrañable y buena, buena en el buen sentido de la palabra como decía Antonio Machado, gran intelectual, gran persona y gran gitano.

Hoy se nos marchó pero no del todo, su lucha, sus ideas, sus lecciones y su arte se queda con nosotros. Hace poco mas de un año recibía el merecido Premio de Cultura Gitana “8 de Abril” por el Instituto de Cultura Gitana.

Hace dos años recibía el premio "8 de abril" por el ICG

Y comenzaba su discurso, con humildad: “Dicen que entre gitanos no hay agradeceres, pero como quiera que yo no esté de acuerdo con este uso, supuestamente cultural gitano, no me queda más que agradecer, profundamente, este premio al Instituto de Cultura Gitana …” pero, ¿Cómo podemos agradecerte a ti todo lo que nos has dado?, te nos has ido dejándonos sabiduría, llevando la cultura gitana a la forma más elevada de lo intelectual, todo sería poco para agradecer el legado que nos dejó.

Para José Heredia Maya estaba muy claro su pensamiento como reflejó en estas palabras precisamente durante la entrega de este premio: “… La cultura está siempre en constante evolución. Es o no es según vayan haciendo de ella sus artífices. Es cambiante porque debe responder a los tiempos cambiantes, porque es un instrumento de vida, no un objeto a venerar en la vitrina de un museo. La cultura se vive, y por tanto se malea, se moldea, se trastea, se utiliza según se vive para coadyuvar a la vida misma. La cultura es un cómplice, no un juez, una muleta, no una norma, un territorio geográfico por el que transitar, no un camino con flechas indicado. Que se hace camino al andar resulta expresión atinada especialmente para el tránsito de los hombres por la cultura.” Qué grande eres Pepe Heredia, en estos tiempos de puristas, de intransigentes, de intolerantes tú viniste a aportar claridad con tu inteligencia luminosa, acorde, aún con tu edad “Tio José”, a los nuevos tiempos a los pensamientos más jóvenes porque la sabiduría no tiene edad, solo los limitados, los mediocres y los reaccionarios se pasan de moda, tu serás siempre vanguardia.

La aspiración de José Heredia era a su vez un deseo y una linea a seguir. “…Parte de mi empeño literario, una parte, no todo, ha sido contribuir, modestamente, a que entre los gitanos, o al menos en este gitano que les habla, se produzca este diálogo entre la cultura oral y la cultura libresca, la alta cultura. ¿Por qué? Porque ese es el camino ineludible por el que tiene que pasar la cultura gitana para seguir siendo un instrumento de vida, adaptado y eficaz para el desarrollo de los gitanos y su relación con el mundo. En este mundo complejo, sin el dominio de la letra no podremos llegar a ser, conscientemente, dueños de nuestro destino.”

De él se ha dicho:

  • incorpora el flamenco a las nuevas corrientes de la dramaturgia europea, abriendo nuevos espacios que la expresión flamenca”

  • «Es un poeta premonitorio, que reúne en su intensa obra ese elemento mágico de los gitanos, de lo andaluz y, sobre todo, del concepto de la libertad».

  • …era apreciado por ellos por su capacidad para transmitir la emoción poética de San Juan de la Cruz, Quevedo, Lorca o Vallejo, tanto como por su generosidad y maestría al introducirlos en la creación literaria”

  • «Él hacía poesía, no hacía poesía gitana, él hacía teatro, no teatro gitano y le dolían expresiones como literatura gitana o literatura femenina, porque era restar valor a una literatura que tiene valor intrínseco, algo que defendió desde sus comienzos», y así ha sido visto y elogiado, «independientemente de su origen», por muchos grandes del momento, como Vicente Alexandre, José Hierro, o Blas de Otero.

  • «ha sido tan coherente en su pensamiento llevado a la vida y en sus teorías llevadas a la práctica que por eso podemos decir que tiene el reconocimiento de la comunidad gitana y de la no gitana». Así lo expresaba su mujer, Matilde Moreno.

    Mario Maya, otro grande que se nos fue.

…Tantas y tantas cosas, por mucho que se aporte siempre faltará algo, porque para las personas como él siempre faltan palabras, es tanto lo que se quiere transmitir, de tal magnitud y sentimiento que la palabra se queda corta. No olvidemos, y sirva también de homenaje a otro GRANDE, a Mario Maya que junto a él caminó en la aventura de “Camelamos Naquerar”.

Hoy quizás estén ensayando de nuevo…

Gracias mil, millones de veces por tanto, José Heredia Maya, descansa en paz.

Este mismo poema lo recitó en esa entrega de  premios del ICG nombrada con anterioridad, solo una muestra de su extensa y cuidada obra.

Aunque sea reciente mi carné
Yo nací hace milenios:

Cuando despacio al paso de la bestia
El horizonte se horadaba.

Cuando la muerte
Era un signo de Dios omnipotente
Y no un signo de Dios exterminando
(es posible que no existiera Dios
Todavía en la mente de los hombres)

Cuando los niños
Jugaban con la luna
y todos con la misma se acostaban.

Cuando decir yo espiga
O Federico era lo mismo.

Cuando el mar y su canto era la miel
De todo oído y paladar bien hechos.

Cuando Ulises y Sancho no existían.
Cuando la Tierra era una estrella
Y no un soporte
De mendigos de muertos
De famélicas madres de animales terribles
Y no un soporte digo
De negros de amarillos y de blancos
Y dentro de los blancos
Moros indios y gitanos entre otros.

Cuando las cosas eran más de Dios
Y más de todos.

HOMENAJE RECIBIDO POR JOSÉ HEREDIA MAYA EL DÍA 23 DE SEPTIEMBRE DEL 2009

POR LA UNIVERSIDAD DE GRANADA

NOTAS BIOGRÁFICAS SOBRE JOSÉ HEREDIA MAYA

José Heredia Maya era poeta, dramaturgo y ensayista. Nació el 2 de enero de 1947 en Albuñuelas, un pueblo entre naranjos y pinos, el más alto del Valle de Lecrín, al sur de Granada. Su padre, José, es tratante de género, un vendedor que surte de telas a los pueblos vecinos y que, por su honradez y elegancia, es conocido en la comarca como el “gitano señorito”. Su madre, Cándida, es célebre por su  bondad, herencia de una familia cuyos miembros eran considerados en el pueblo por su compasión con los necesitados en aquellos años del hambre. En la integridad de su padre y el compromiso de su madre se hallan los cimientos sobre los que José va a construir su vida y su obra.

Desde muy pequeño, José sobresale en la escuela. De su época de escolar datan sus primeros poemas y escritos, testigos de una incipiente inquietud literaria que se convertiría en uno de los ejes de su vida.

Consciente del talento del muchacho, el cura del pueblo y profesor del colegio insisten a los padres para que hagan lo posible para que José continúe su formación académica en Granada. En la ciudad José estudia bachillerato, termina magisterio y posteriormente se licencia en Filología Románica por la Universidad de Granada, institución en la que permanece como profesor. Es el primer profesor gitano de la Universidad Española.

En 1972 se casa con Matilde Moreno y nace su primer hijo, José. Por entonces trae a la ciudad a las primeras figuras del flamenco, profundiza en la senda de la dignificación del flamenco como gran arte que ya iniciaran Machado, Lorca o Falla, y no deja de escribir. En 1974 nace Elías, su segundo hijo, y publica su primer libro de poemas: Penar ocono.

Penar Ocono encandila a la crítica y obtiene el reconocimiento de Vicente Aleixandre, de Blas de Otero, de José Hierro… Al mismo tiempo, en las convulsas postrimerías del franquismo, José toma partido y se constituye en pionero en la reivindicación de los derechos de los gitanos y firme valedor de la opción democrática en la confusa escena política que se vislumbraba.

En 1976 se estrena en el espacio escénico con Camelamos naquerar (queremos hablar), un éxito sin precedentes y marca un hito tanto artístico como social. En lo artístico Camelamos naquerar incorpora el flamenco a las nuevas corrientes de la dramaturgia europea abriendo nuevos espacios que la expresión flamenca sigue aprovechando hoy día. En lo social se alza como un firme alegato contra cinco siglos de persecución contra los gitanos y se constituye en referente de un nuevo movimiento social en defensa de sus derechos.

La fuerza de su trabajo lo sitúa entre los intelectuales de referencia en la transición democrática y su nombre aparece en los titulares de los periódicos, la radio y la televisión. En 1983 publica Charol y estrena Macama jonda. Charol es un libro de poemas que profundiza en una voz propia, culta y popular, tierna y descarnada, y que es recibido con entusiasmo.

Macama Jonda es la primera fusión del flamenco con la tradición musical arábigo-andalusí e inaugura una línea de trabajo extraordinariamente fructífera que luego tantos han cultivado. Macama jonda, a la postre, resultaría un trabajo adelantado a su tiempo (un denominador común en el resto de su obra). En él se narra el matrimonio de un andaluz y una marroquí, un cristiano y una musulmana, en un trabajo que anticipa lo que, 20 años después, se dará en llamar alianza de civilizaciones.

También colabora como columnista en diarios como Diario16 o Ideal.

En 1990 da un nuevo giro y aúna jazz, flamenco y tauromaquia en un espectáculo lleno de fuerza en el que la modernidad y lo telúrico se confrontan y se dan la mano: Sueño Terral exploraba entonces terrenos de la expresión escénica hoy comunes en los teatros de todo el mundo.

Entre tanto José lleva adelante su labor académica. Como Profesor de Literatura de la Universidad de Granada inicia a sus alumnos en el Siglo de Oro y en la Generación del 27, y es apreciado por ellos por su capacidad para transmitir la emoción poética de San Juan de la Cruz,  Quevedo,  Lorca o Vallejo, tanto como por su generosidad y maestría al introducirlos en los entresijos de la escritura literaria

En 1994 publica Experiencia y juicio, un poemario luminoso sobre el abismo y un canto al renacer y a la liberación.En 1997 publica Un gitano de ley y estrena el espectáculo homónimo en la Catedral de Sevilla y en la Sala Pablo VI del Vaticano. Un gitano de ley es el tierno y desgarrador relato de la vida y muerte de Ceferino Giménez Malla, según José “el primer gitano oficialmente bueno” tras ser beatificado por la Iglesia Católica en aquel mismo año. La versatilidad de la propuesta no ocultaba la originalidad de un espectáculo a la vez culto y popular, clásico y moderno, sencillo y sofisticado.
Mientras tanto, José no ceja en su labor investigadora y como ensayista escribe sobre Cervantes, Lorca, el flamenco, Bartolomé de las Casas, Francisco de Vitoria, el teatro del siglo XX…
En 2001 funda la revista de pensamiento y cultura La mirada limpia. José Hierro, Antonio Tabucchi, Pablo García Baena, José Caballero Bonald, Antonio Enrique, María Izquierdo, Julio Iglesias de Ussel o Juan José Téllez son algunos de los amigos que lo acompañan en esta travesía.
En el mismo año publica Literatura y Antropología, una depurada colección de ensayos que muestra a un José en animada charla con clásicos y modernos en busca de la mirada limpia.

Anuncios

4 responses to this post.

  1. Posted by Myriam Maldonado on abril 16, 2010 at 7:54 pm

    Me encantó leer toda esta data. No tenía mucho conocimiento sobre este gran hombre. Siempre me ha fascinado la cultura gitana.

    Responder

  2. Posted by Elios Fernández on julio 22, 2010 at 9:30 pm

    Tu poesía, tu, José Heredia Maya
    Tu, luz de luna porque lunares, alma mía, jonda y callada…

    Por favor leamos a José Heredia Maya

    Un abrazo a todos/as

    Sastipen thaj mestipen

    Responder

  3. Posted by Evaristo Tirado on marzo 10, 2011 at 2:51 pm

    Gracias primo pepe por llenar el paraninfo de la universidad de lunares, por dar a conocer una parte de nuestro pueblo desconocida para la mayoría social, gracias por ser como eras, siempre estaras presente en los corazones de los gitanos de buena voluntad, te queremos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: