“Es curioso tener miedo de la muerte a los once años”

Un niño del exilio español, un joven judío en las juventudes hitlerianas, una pequeña encerrada en un sótano en Sarajevo, un niño soldado en Sierra Leona. Cuatro historias con las que Save the Children celebra su 90 aniversario.

Herminio Martínez Teresa Mora
“Noventa años de existencia de una organización que no tendría que existir, pero que menos mal que existe”, comenzó la escritora y periodista Ángeles Caso en la conmemoración del aniversario del organismo. Recordó que más de 40 millones de niños viven actualmente en zonas en conflicto y añadió que “es necesario conocer la atroz historia del siglo XX para que el conocimiento nos dé libertad y responsabilidad respecto al mundo”.

Herminio Martínez, triste exilio español
Transmite serenidad, paz y un punto de tristeza en sus palabras. Vivió más que la guerra, el largo exilio. En 1937 sus padres le llevaron a él y a su hermano a un barco que le conduciría junto a otros 4.000 niños a Reino Unido. Sus padres, republicanos instalados en una localidad cercana a Barakaldo (Vizcaya), tuvieron que despedirse de ellos cuando las tropas franquistas estaban a punto de tomar la zona. Nunca les volvieron a ver. En Reino Unido, Herminio inició un periplo de refugio en refugio; no podía ir a la escuela ni hacer amigos duraderos. Pasaba frío y hambre. A los 14 le echaron y tuvo que empezar a trabajar en múltiples oficios de diferentes lugares, hospedándose en posadas y pensiones. “Fueron los peores años de mi vida”, relata con su ligero acento inglés. Luego empezó a estudiar, se matriculó en la universidad y obtuvo una licenciatura y un master. Siempre estudiando de noche para trabajar durante el día.

“Tengo que decir que aguanto muy mal los abusos e injusticias que sufre la gente. ¿Cuántos cientos de miles de personas nos manifestamos en Londres antes de que se declarara la guerra contra Irak?, ¿y cuántos miles murieron debido a ella? ¿Por qué se tapó el tapiz del Guernica de la ONU durante esta guerra?”, denuncia.

Sally Perel, un judío en las juventudes hitlerianas
Para Sally Perel su vida ha estado marcada por la pervivencia de dos almas en su único cuerpo. Este judío que acabó en “la piel del lobo” (un internado de las juventudes hitlerianas), por su ansia de vivir y una serie de casualidades, tenía que convivir no sólo con el miedo a ser descubierto; también con la contradicción que suponía escuchar cada día que los judíos eran dignos de odio y muerte, cuando él mismo lo era. Sin embargo, cuenta que el resto del imaginario nazi caló en él de tal manera, que a partir del fin de la II Guerra Mundial ha tenido que luchar contra ese alma nacionalsocialista, del mismo modo que cuando tenía 16 años con su origen judío. Desde 1947 vive en Israel, “donde la guerra me ha perseguido y rodeado durante toda el resto de mi vida”.

Basada en la historia de su vida se realizó la película ‘Europa, Europa’. Dice haberla visto alrededor de 500 veces y llorar cada una de ellas durante la escena del reencuentro con su hermano, que pasó la guerra en un campo de concentración.

Zlata Filipovic, desde el sótano
Zlata aún recuerda sus clases de inglés desde los cinco años, su existencia privilegiada, los paseos por las colinas verdes de su ciudad, Sarajevo (entonces perteneciente a Yugoslavia). Tenía diez años cuando empezó un conflicto que aún no se ha solucionado completamente, no lo comprendía y se enfadó: si ella no había votado en las elecciones ni había querido que la guerra empezase, no podía perjudicarle lo que otros habían decidido por ella.

Encerrada habitualmente en el sótano de su casa, había días sin bombas ni tiroteos en los que podía salir al parque que quedaba enfrente de su casa. Un día de esos, sus amigos fueron hasta allí y le gritaron desde abajo que fuera a jugar con ellos. Ella no podía, se lo había prohibido su madre. Pocos minutos después, cayó una bomba sobre el lugar que mató a buena parte de sus amigos. “¿Qué hizo mi amiga Nina, a la que sólo le gustaba jugar en el parque, para morir”?, se pregunta y añade: “Es curioso tener miedo de la muerte a los once años”.

Había comenzado a escribir un diario (‘Diario de Zlata Filipovic’), como Ana Frank, antes de que empezara la guerra. Alguien lo descubrió y decidió publicarlo. Gracias al gran éxito que obtuvo, consiguió escapar de Sarajevo, junto a sus padres, por medio de la ayuda de la editorial francesa del libro.

Edwin Tholley, niño soldado
Con su español escaso, su acento peculiar y su mirada de niño podría pasar por un joven aprendiendo en clase un nuevo idioma, pero lo que cuenta es tan duro como si fuera un anciano que ha vivido -ha sufrido- mil guerras. En parte lo es, aunque tenga 22 años: durante cuatro formó parte del ejército rebelde de Sierra Leona, su país. Cuatro años de su infancia, desde los ocho a los doce, en que tuvo que empezar a matar, asaltar, torturar. Lo había secuestrado el ejército insurgente, bajo la amenaza de que si no hacía lo que se le pedía, le matarían.

Durante ese tiempo, permanecía en estado de excitación permanente, pues, como explica Tholley, “nos daban mucha droga para que ser valientes y poder hacer cosas malas”. Asimismo, les hacían creer que su actuación era tan humanitaria como que estaban liberando a su país, desde bien pequeños, de los que habían venido a quitarles la tierra. “Decían que cuando ganásemos la guerra, volveríamos con nuestras familias y tendríamos hogar y dinero”, explica.

No le dio tiempo a convertirse en héroe de guerra, sin embargo, aunque a los doce ya era sargento de la insurgencia con otros 15 niños a su cargo. Logró fugarse junto a algunos de sus compañeros. Él pudo sobrevivir, otros no. Con la ayuda de un religioso español llegó a España, donde ha comenzado a estudiar enfermería, aunque en realidad quiere ser médico. Y todo porque su intención última es regresar a su país a ayudar y cuidar a otros. Ha tenido suerte; está contento.

http://www.savethechildren.es/

FUENTE:  canalsolidario.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: