Por un activismo LGBTIQ Romaní interseccional, inclusivo y descolonizado

* Este artículo fue texto base para la discusión en Kale Amenge – Seminario Amari Goli, Amaro Tehara que se celebró en Madrid el 14 de Enero de 2017 en la Mesa “Crítica Romaní a la colonización de las identidades LGTBIQ”
A pesar de que hago referencia al movimiento LGBTIQ para poder referirme de alguna manera a esta parte de la diversidad romaní (ververipen), en realidad preferiría usar el término de sexualidades disidentes.

A pesar de que hago referencia al movimiento LGBTIQ para poder referirme de alguna manera a esta parte de la diversidad romaní (ververipen), en realidad preferiría usar el término de sexualidades disidentes.

Abordar la cuestión de las sexualidades disidentes dentro del contexto romaní entraña una dificultad elevada dado que no existe un modelo de referencia anterior ni tampoco materiales propios de análisis, obligándonos a recurrir a adaptaciones de lo que otras minorías han hecho.

Hablando del activismo romaní, en general, desde diferentes espacios se pretende hacer un calco de lo que sucedió con la lucha por los derechos civiles de las personas afroamericanas que es, sin duda, un referente en lo que se refiere a conquistas ciudadanas a través de la oposición pacífica y constante a un sistema injusto. Sin embargo, el intentar forzar, exportar y aplicar plantillas mágicas o percibirlas como panaceas de lo social puede suponer, como poco, un ejercicio de alto riesgo.

No existe una única solución aplicable a cualquier colectivo o comunidad, este planteamiento pecaría de excesiva simplificación y obviaría las especificidades propias del grupo que hacen referencia a su contexto, historia y dinámicas que genera la propia idiosincrasia del mismo. De igual manera considero, también, que es necesario crear una epistemología romaní en lugar de hacernos pasar por el paradigma de otras minorías.

A pesar de que hago referencia al movimiento LGBTIQ para poder denominar de alguna manera a esta parte de la diversidad romaní (ververipen), en realidad preferiría usar el término de sexualidades disidentes. Estoy muy de acuerdo con lo que el activista Lgbtiq romaní Iñaki Vázquez señala en su artículo “Mecanismos de la colonialidad con la sexualidad disidente” (descargar mecanismos-de-la-colonialidad):

“La sexualidad inherente al ser humano es más amplia y fluida que lo que muestran las siglas que componen el acrónimo LGTBIQ. Además, a medida que van pasando los años, vamos cambiando esas siglas, como si cada vez que añadimos una “letra” contemplásemos más diversidad.

Desde mi punto de vista se puede aceptar como una nomenclatura desde el punto de vista político, como una posición desde la que reivindicar, pero no como una terminología que defina a un grupo de personas de manera inequívoca y universal. La aceptación de este tipo de terminología, muchas veces procedente de la parte mas represora de la medicina occidental desde finales del siglo XIX, también responde a la necesidad del sistema hegemónico de categorizar, etiquetar y clasificar a las personas y a los grupos humanos, para tenerlos bajo un control estático, permanente y previsible.

En cierta manera es una forma de definir la disidencia sexual desde un visión muy blanca”.

Por otro lado, no encontrarán en este texto la palabra “gitano” ni sus derivadas.

Resultaría harto contradictorio hacer uso de este término colonial haciendo referencia a la totalidad de la población romaní cuando el objeto es el de crear discursos descolonizados. La palabra “gitano” es utilizada de manera despectiva en la práctica totalidad de lenguas además de no formar parte de la autodenominación propia y proveniente del romanó. La lucha de muchas personas activistas romanís en Europa consiste precisamente en conseguir que esta palabra entre en desuso.

Entiendo el uso en el territorio español porque los propios kalés han hecho suyo este término pero no conviene caer en localismos cuando nos referimos a los más de doce millones de personas que conforman el Pueblo Romá, de ahí que tampoco utilice, y además tenga una posición militante y contraria, la palabra “gitanofobia”, en contraposición al término oficial romafobia. Palabro que parece querer ponerse de “moda” en España desde diferentes instancias.

Me resulta una muestra de paternalismo colonialista que se intenta justificar a través de la excusa de la “comprensión del término” mientras usamos palabras como aporofobia (a nadie se le ocurriría decir “pobrefobia”) y otras que, en principio, no son para nada usuales, pero que los colectivos por una cuestión de posicionamiento y de simbolismo reclaman en su uso correcto, como la palabra lgbtfobia, sin ir más lejos. Por la misma razón no estoy a favor del término oficial “antigitanismo” y suelo utilizar la denominación “racismo anti-romaní” que se comprende a la perfección y no entra en conflicto.

Romafobia y racismo anti-romaní actual

Nos enfrentamos a una época de clara recesión donde el populismo, los fanatismos y la extrema derecha están avanzando a grandes pasos.

Nos enfrentamos a una época de clara recesión donde el populismo, los fanatismos y la extrema derecha están avanzando a grandes pasos.

Una vez finalizada la II Guerra Mundial y con la creación de diferentes instituciones internacionales que aseguraran la paz planetaria y velaran por el cumplimiento de los Derechos Humanos, después de haber vivido el Samudaripen, creímos y nos convencimos de que ese periodo terrible de nuestra historia más reciente sería detestado y desterrado para que nunca más se pudiera repetir.

Nos enfrentamos, sin embargo, a una época de clara recesión donde el populismo, los fanatismos y la extrema derecha están avanzando a grandes pasos. Estas formaciones han obtenido, en más ocasiones de las que esperamos, representación política en el Parlamento Europeo. Esta circunstancia permite que estos partidos intolerantes obtengan subvenciones desde fondos europeos para su funcionamiento y una mayor capacidad de influencia en las políticas que se desarrollan a este nivel y que luego deberan armonizar los diferentes países que conforman la U.E.

Estos partidos que promueven la exclusión y la intolerancia están obteniendo puestos muy destacados en los gobiernos de sus respectivos países gracias precisamente a estos discursos contrarios al respeto de la diversidad. Su aparición y auge en el ámbito político del poder ha provocado que muchos partidos denominados “democráticos” quieran aprovechar el “tirón” y en lugar de oponerse de manera frontal a la intolerancia coqueteen con estos partidos y este tipo de discursos, restándoles importancia, justificándolos de manera más o menos directa, mirando hacia otro lado, logrando que el discurso ultra penetre en la sociedad y se normalice.

Este ambiente de permisividad provoca una grave factura social que se refleja en un aumento del rechazo social, el hostigamiento, la criminalización del grupo, el aumento de los delitos de odio y la proliferación de comentarios de odio en el ciberespacio.

Durante este proceso de rechazo al grupo humano se le “cosifica”, se deja de percibir como humano, se le hace culpable de la situación de pobreza y exclusión de la que es víctima y deja de ser percibido como un grupo étnico con su historia, lengua, tradiciones, costumbres y dinámicas propias, para ser catalogado única y exclusivamente como una lacra social y un problema con el que acabar.

De este concepto al exterminio, la eugenesia, el genocidio, restan no demasiados pasos, no en vano se han venido practicando hasta fechas muy recientes esterilizaciones forzosas de mujeres romanís y no dudo de que se sigan practicando en nuestros días.

Consecuencias generales de la romafobia y el racismo anti-romaní para la población Romá

La romafobia y el racismo anti-romaní afecta no solo en la percepción de lo romaní que se tiene desde la sociedad mayoritaria sino que también afecta a la autoimagen y percepción que tienen de sí mismas las personas romanís. Foto: Comunidad Romaní-Antofagasta (Chile) @Carlos Cerulla

La romafobia y el racismo anti-romaní afecta no solo en la percepción de lo romaní que se tiene desde la sociedad mayoritaria sino que también afecta a la autoimagen y percepción que tienen de sí mismas las personas romanís.
Foto: Comunidad Romaní-Antofagasta (Chile) @Carlos Cerulla

La herencia de siglos de romafobia y racismo anti-romaní (antigitanismo, término oficial) es difícil de borrar de nuestras sociedades, y sí, hablo de nuestras sociedades porque formamos parte de ellas como ciudadanos y ciudadanas, a pesar de que nuestras capacidades de influencia sean mínimas y se nos observe como elementos extraños a domesticar, de ser los “salvajes”, “los otros”, y que pretendan encerrarnos en la “reserva”, el gueto.

Estas formas concretas de intolerancia tienen efectos más allá de los que se observan a simple vista y no solo en la percepción de lo romaní que se tiene desde la sociedad mayoritaria sino que también afecta a la autoimagen y percepción que tienen de sí mismas las personas romanís.

El pueblo Romá ha tenido que luchar sin cuartel contra la asimilación y la extinción lo que ha tenido como consecuencia un proceso que no tiene nada de excepcional y que se estudia en sociología.

El ataque continuado y denigrante al que nos somete la sociedad mayoritaria provoca una reacción de defensa del grupo que se cierra sobre si mismo, reafirmándose, y una ruptura del diálogo entre ambas culturas, y que se cree una identidad de resistencia que se trata de reafirmar en la diferencia y la lejanía con respecto al “blanco opresor” (gadjé).

Este sentimiento de preservación y huida de lo “gadjé”, de lo que oprime, conduce a:

  • La guetización del grupo en general, que tiene menos opciones de insertarse socialmente, y la violación constante de sus derechos fundamentales, lo que produce desconfianza, exclusión social y alejamiento de las instituciones públicas . Estas condiciones provocan que el grupo acabe en una situación de mayor marginalidad e indefensión, de peligro.
  •  La identidad de resistencia provoca rechazo a todo aquello que escape a lo “habitual” por miedo a perder la identidad (apayamiento), esto repercute de manera mucho más recrudecida en la situación de la mujer y de los grupos diversos internos como el LGBTIQ sobre los que se ejerce una mayor presión.

El producto final de esta reacción en cadena es un “harakiri” cultural por:

  • Muchas veces esta identidad de resistencia que se adopta es colonial, recoge muchos de los tópicos y estereotipos que la sociedad mayoritaria crea en oposición dando lugar en ocasiones a imágenes caricaturescas asumidas como parte identitaria.
  • El rechazo de todo lo que sea “extraño” hace que las posiciones de relación hombre-mujer deriven hacia roles más conservadores y menos igualitarios. Se suele reafirmar la cuestión identitaria en las “obligaciones” que debe seguir la mujer para “preservar la tradición y la cultura” haciendo recaer sobre ellas todo el peso, liberando a los hombres de cualquier responsabilidad en este sentido. Esto hace que sufran una mayor vigilancia y menor libertad al ser sobre las que se deposita el honor de la familia.
  • La cuestión de género no afecta solo a las mujeres sino a todo lo relacionado con los roles masculinos y femeninos, reforzando los roles conservadores y dejando al margen a aquellos que salen de esta “normalidad binaria y heterosexual” lo que provoca un rechazo radical al colectivo LGBTIQ que debe enfrentar una discriminación múltiple, como en el caso de la mujer, frente a la sociedad mayoritaria debido a su origen étnico y orientación sexual y también cara a la comunidad romaní que percibe estas diferencias como algo “gadjé”, invasor, y no aceptable dentro del colectivo.

La colonización y la identidad de resistencia explica porque programas de TV, que pretenden ridiculizar y estereotipar a la población romaní (“My Big Fat Gypsy Wedding” “Palabra de Gitano”…) tengan, sin embargo, un gran número de seguidores en la comunidad romaní y posean una influencia notable en la auto-imagen que tiene de sí misma.

La Diversidad “Normativa” y la Diversidad “Molesta”

Se ha creado lo que yo denomino la “diversidad normativa”, una diversidad que se divide en compartimentos estancos y que está clasificada e incomunicada en su apartado, sin posibilidad de transvases. Foto: Logo de la Asociación Yo Soy el Otro

Se ha creado lo que yo denomino la “diversidad normativa”, una diversidad que se divide en compartimentos estancos y que está clasificada e incomunicada en su apartado, sin posibilidad de transvases.
Foto: Logo de la Asociación Yo Soy el Otro

Salir de la norma está penalizado, las víctimas de crímenes de odio son muchas y por diversos motivos no solo por cuestiones de origen étnico, también existe la aporofobia, la islamofobia, la discafobia, la transfobia… el diferente es el objetivo.

A pesar de que la hostilidad existe y que vivimos este periodo de regresión, los colectivos diana han ido ganando derechos, no sin mucho esfuerzo, y han conseguido empoderarse de manera progresiva en muchos lugares creando sus plataformas y lobbits, algunos con bastante capacidad de influencia. Ha sido un proceso largo, duro y no acabado.

De entre estos colectivos quizás el que más a avanzado en los últimos años sea el LGBTIQ.

Sin embargo, se ha creado lo que yo denomino la “diversidad normativa”, una diversidad que se divide en compartimentos estancos y que está clasificada e incomunicada en su apartado, sin posibilidad de transvases.

La consecuencia de esto son organizaciones que luchan por separado, que se ocupan de manera exclusiva de su problemática sin establecer conexiones y que son capaces de reproducir las fobias que han sufrido sobre otros colectivos víctimas. Grandes especialistas en su terreno pero carentes, en muchas ocasiones, de la empatía suficiente para reconocer los mecanismos de dominación coincidentes y la forma de combatirlos.

Si ya cuesta reconocer los mecanismos de opresión entre diferentes colectivos que surgen del mismo contexto blanco… qué ocurre con esos que no lo son, ni tienen acceso a los espacios de poder. Esta puede ser una diversidad molesta para los grupos que ya tienen un reconocimiento, una estrategia y una idea porque “distrae” de sus planes y objetivos. Además estos grupos, que han sufrido la violación sistemática de sus derechos, se sienten muy incómodos cuando son cuestionados y colocados en el lado del poderoso porque ya se han creído más que justificados en su posición de disidentes.

El movimiento Lgbtiq institucionalizado y el movimiento Lgbtiq Romaní

Durante la revolución de Stonewall se crea un movimiento activo que ya no usa la palabra médica homosexual y se identifica con la palabra reivindicativa Gay. Representa el nacimiento de la naturaleza reivindicativa del colectivo LGBTIQ.

Durante la revolución de Stonewall se crea un movimiento activo que ya no usa la palabra médica homosexual y se identifica con la palabra reivindicativa Gay. Representa el nacimiento y raíz del actual movimiento reivindicativo del colectivo LGBTIQ.

Ha llovido mucho desde Stonewall en 1969, el día en el que el grupo más denostado y olvidado del colectivo Lgbtiq se revolvió contra el sistema y consiguió aparecer en la historia.

El día histórico en el que un grupo de mujeres transexuales se lanzó contra la policía hartas del abuso. Las mismas que luego son invisibilizadas de la historia y del propio activismo lgbtiq. Líderes clave de esta revuelta como  la activista trans Sylvia Rivera de la que se habla muy poco y que podríamos catalogar como la madre del actual movimiento por la defensa de los derechos civiles de las personas LGBTIQ.

Sin embargo, pocas personas recuerdan que 10 años antes de Stonewall hubo una revuelta justo al otro lado del país en Cooper’s Donuts que fue liderada  por mujeres trans y prostitutas.

Cooper’s Donuts era un lugar de encuentro gay que abría toda la noche, en el centro de Los Angeles. En el se reunían prostitutas, chaperos y mujeres trans, en general,  y solía acudír la policia con asiduidad para hostigar a las personas Lgbtiq que se congregaban en esta cafetería. En mayo de 1959 estas prostitutas y mujeres trans se hartan del abuso y la violencia policial. La respuesta a los abusos de la policía se inició lanzando donuts, que acabaron por convertirse en unos disturbios en la calle que duraron por toda la noche, dando lugar a la primera revuelta Lgbtiq de la historia moderna, siete años antes del Black Cat Riot en el barrio de Silverlake en LA, y diez años antes de la Rebelión de Stonewall.

El movimiento Lgbtiq “oficial” ha heredado muchos de los defectos propios de la sociedad en la que nace. La representación suele ser masculina quedando las lesbianas relegadas a un segundo plano por no hablar de las personas transexuales que no son tomadas demasiado en cuenta en sus reivindicaciones y que son, además, las que se enfrentan a una situación de mayor rechazo social.

El movimiento ha sufrido una variación importante en su naturaleza y forma desde los años 70. Desde esa pequeña revolución de Stonewall se crea un movimiento activo que ya no usa la palabra médica homosexual y se identifica con la palabra reivindicativa Gay.

Los 70’s son años de libertad, de sexo sin remordimientos, de experimentar… son los años en los que se rompen muchos tabús, si bien no fue algo universal si parece que hubo una relajación con respecto a determinados temas como las drogas y el sexo, eso es lo que nos llega desde el faro de occidente, Estados Unidos. En España todavía estaba penalizada la homosexualidad y eran sometidos a tratamientos terribles para variar su orientación.

Los 80’s son los años de cierto esplendor económico, se vive bien en general, se mantiene y se disfruta la libertad ganada. En España hemos salido de la dictadura y estamos en plena “movida”, se celebran los primeros orgullos. Pero todo se ve truncado con la aparición del VIH, del Sida.

La pandemia se cobra innumerables vidas y los medios contribuyen a crear estigmas hablando del “cáncer gay” y de “colectivos de riesgo”. Fueron momentos en los que la gente cercana moría y se vivía en un estado de miedo dentro del colectivo. Al mismo tiempo, creció el rechazo hacia el mismo y los prejuicios se dispararon.

Es en ese momento cuando el colectivo da un giro conceptual importante, lo que antes era libertad sexual, gozo del cuerpo y los sentidos, ahora se transforma en el deseo de ser “normal” y hacer “como todo el mundo”. Se moraliza la sexualidad también dentro del colectivo y se tiende a copiar el modelo hetero neoliberal burgués de pareja, monógama, aséptica, saludable, institucionalizada y con hijos dejando a parte a los “malos gays” que serían unos promiscuos, drogadictos y amorales que afean la imagen de todo el colectivo.

Se transmite y crece la idea surgida en EEUU de comunidad gay, fijada en el poder económico, con servicios diferenciados, con barrios y negocios propios y también se establece una estética dominante en el movimiento a la vez que se oficializa y pasa por el tamiz de lo “correcto” para convertirse en algo “aceptable” desde el poder blanco, heterosexual y binario.

Brigitte Vasallo en el prólogo del libro “Witchcraft and the gay counterculture” hace una descripción brutalmente cruda de esta nueva realidad, que me permito transcribir:

“Los hombres blancos heterosexuales han logrado un precioso aliado en los hombres blancos gays. Esos que ya no son chusma porque nunca la fueron. Esos machos plumófobos que desprecian a las locazas. Esos que son tránsfobos, misóginos, machistas, clasistas, racistas, gordófobos. Esos que no admiten maricas en sus entornos, que invisibilizan a las bolleras en sus discursos, que nos niegan la prueba del sida en sus equipamientos y checkpoints. Esos que, en palabras de Evans, «son una multitud de conformistas imitadores de lo varonil, meticulosamente embutidos en tejanos. (…). El liberalismo gay ha animado a los hombres gays a imitar el comportamiento de los profesionales heteros que ansían ascender socialmente ».

“Esos hombres gays que de tanto pedir perdón al amo por existir, se han convertido en eternos aspirantes a hombres hetero que follan con eternas pantomimas de hombres hetero”.                           

El movimiento Lgbtiq romaní nace en un contexto híbrido, no deja de ser producto de una sociedad dominante en la que nacemos y con la que interactuamos al mismo tiempo que debe seguir ciertas reglas de juego con respecto a la comunidad romaní.

El movimiento Lgbtiq romaní nace en un contexto híbrido, no deja de ser producto de una sociedad dominante en la que nacemos y con la que interactuamos al mismo tiempo que debe seguir ciertas reglas de juego con respecto a la comunidad romaní.

Frente a esta tendencia “oficial” del colectivo nos hallamos los disidentes de la disidencia valga la redundancia.

Como ya mencioné, somos esa otra realidad incómoda que pone en entredicho la oficialidad y el status quo de este movimiento ya posicionado, que no deja de repetir muchas de las inercias colonizadoras del contexto en el que se desarrolla.

En ocasiones, sectores de estos grupos dominantes, utilizan a las personas LGBTIQ Romaní y la falta de aceptación de estas dentro de la comunidad Romá como armas arrojadizas para atacar al grupo romaní en general, reafirmando prejuicios y acusando a todo el grupo de intolerante, en el mejor de los casos, cuando no se entra en un lenguaje colonial y racista que habla de grupos primitivos, salvajes, subdesarrollados… con predisposición genética a determinados comportamientos sociales,  categorizaciones y afirmaciones, todas ellas despectivas y etnocéntricas que buscan más atacar al grupo, que realmente establecer un cambio y una defensa de los derechos de las personas LGBTIQ romanís.

El movimiento Lgbtiq romaní nace en un contexto híbrido, no deja de ser producto de una sociedad dominante en la que nacemos y con la que interactuamos al mismo tiempo que debe seguir ciertas reglas de juego con respecto a la comunidad romaní.

Haciendo referencia a esta particularidad intracultural, podemos hacernos una idea bastante aproximada de lo difícil que puede resultar la vida en el grupo para alguien que ose disentir y no seguir las normas, esa insumisión puede costar muy cara al que las infringe y también por extensión a su familia, por ello todo el mundo se cuida de expresar determinadas opiniones o adoptar determinadas posturas de manera pública.

La hipocresía social es una forma de supervivencia y de adaptación en el grupo para aquellos que aún a pesar de no tener esta mentalidad e incluso no cumplir, a nivel privado, con el modelo impuesto quieren seguir siendo bien considerados por la mayor parte del grupo. La presión de grupo hace que los cambios se produzcan y acepten con mucha lentitud.

Los mecanismos de control y exclusión propios de la cultura Romá se podrían catalogar en:

  • La honorabilidad, que representa la pureza del cumplimiento de las normas. Por tanto el incumplimiento de las mismas atenta de manera directa contra este principio que rige todo.
  • El ostracismo. A aquellos que no siguen las normas se les van cerrando y cortando las relaciones sociales que puedan tener. El miedo a encontrarse en esta situación hace que se produzca un discurso de “hipocresía social”.
  • La rumorología. es una forma de control social, no provoca un enfrentamiento directo. La finalidad del rumor es la de hacer sentir al interesado que está infringiendo las normas para que establezca algún tipo de auto-censura y de auto-control de sus acciones empujado por el miedo al que dirán y por la incomodidad de sentirse siempre cuestionado. Hacer evidente el rumor, verbalizarlo en forma de acusación directa, sería el paso definitivo para la exclusión del individuo del grupo.
El proceso de liberación y lucha de las personas romanís con sexualidades disidentes está en pleno desarrollo.

El proceso de liberación y lucha de las personas romanís con sexualidades disidentes está en pleno desarrollo.

En el caso de las conductas excluyentes en el seno de nuestras comunidades romanís, estas vienen más motivadas por una cuestión de prejuicios personales (homofobia, desconocimiento, fanatismos religiosos…) que por una cuestión de etnicidad, aunque muchos y muchas traten de camuflar y justificar estas conductas intolerantes y excluyentes bajo la patina de la “cultura” y lo que según su concepto reaccionario es un “verdadero Romá”.

En el caso de la sociedad mayoritaria, sus intolerantes, coinciden en esa visión recortada y obtusa, que deja una única vía al reconocimiento como parte del grupo, la de cumplir los estereotipos que se tienen sobre la cultura romaní, en caso contrario también te negarán la pertenencia a este grupo o te considerarán como “la regla que confirma la excepción”.

Como vemos los intolerantes suelen coincidir aunque partan de puntos diferentes.

El proceso de liberación y lucha de las personas romanís con sexualidades disidentes está en pleno desarrollo. Algo que podía resultar impensable hace tan solo unos años, como el hecho de ser visibles y participar en un evento como las marchas por los derechos de las personas LGTBIQ son ahora cada vez más frecuentes y menos excepcionales, así como la aparición de líderes que hablan abiertamente de su orientación y sus derechos.

Esta visibilidad resulta de gran ayuda en varios sentidos, por un lado rompemos esa imagen monolítica que la sociedad mayoritaria posee de nosotros y nosotras, tan alejada de la realidad y sustentada bajo estereotipos, humanizándonos y creando empatía. Por otro lado este proceso ayuda a que muchas personas romanís LGTBIQ puedan salir de su ostracismo, sepan que no están solas y adquieran seguridad en sí mismas. También la propia comunidad empieza paulatinamente a aceptar esta realidad que continua siendo un tabú y un obstáculo en muchos grupos y familias.

Vera Kurtic nos cuenta en su libro “Džuvljarke” la dificultad de ser mujer, romaní y lesbiana. La discriminación múltiple y la negación de la sexualidad.

Vera Kurtic nos cuenta en su libro “Džuvljarke” la dificultad de ser mujer, romaní y lesbiana. La discriminación múltiple y la negación de la sexualidad.

Otro reto nos queda por alcanzar.

Nosotros y nosotras, al igual que las feministas romanís, debemos luchar contra la “diversidad normativa”; la que se corresponde con unos movimientos que responden al patrón de persona urbana, clase media, blanca y occidental, para establecer un discurso y una forma de lucha que madure aprovechando los avances que estos han logrado pero que rompa con el colonialismo y ofrezca visiones más interseccionales de la diversidad.

Me permito apuntar que hasta hace muy poco las Rromís lesbianas eran invisibles.

Como pasa en todas las sociedades patriarcales, a las mujeres se les niega su sexualidad, son meros recipientes contenedores de futuras vidas o saciadoras del apetito sexual masculino, al que se le reconoce como activo naturalmente. Así nace el neologismo romaní, inventado por Vera Kurtic, “Džuvljarke” (se pronuncia como djubliaka), para denominar a las lesbianas en la “amari chib”, puesto que antes no existía. En su libro (descargar), del mismo título, nos cuenta como es la vida de una mujer romaní y lesbiana.

Según palabras de la autora:

“He escrito este libro porque pienso que las mujeres deben hacer una guerra contra el silencio: Contra el silencio que provoca la constricción social, contra el silencio politicamente predeterminado; contra el silencio coreografiado economicamente; contra el silencio nacido del sufrimiento y del desespero del abuso sexual o del estado de ciudadanos de segunda clase. Creo en la humanidad: podemos decir no a la crueldad y abrazar la simple compasión de la igualdad social. No sé porque creo en todo esto; lo único que sé es que lo creo y lucho por esto”.

Me parece importante destacar que están surgiendo nuevas formas de activismo y de maneras de organizarse. Este texto se quedaría incompleto si no hablara del “artivismo” queer de Sandra Salimovic. Esta joven actriz de origen serbio, creció en Austria y en la actualidad reside en Barcelona. Conviene destacar de entre sus creaciones la obra de teatro “Héroes”.

“Héroes” es la historia de tres mujeres migrantes de diferentes orígenes, una chica magrebí, otra de un país del Este y una de origen subsahariano, que son retenidas en un centro policial de Austria. Las tres llegan a Austria por diferentes razones, una por cuestiones políticas, otra buscando una vida mejor y la tercera por correr peligro por su orientación sexual. En esta obra se ponen de manifiesto las relaciones de poder, el tráfico de personas y la presión brutal del patriarcado.

Su más reciente creación artística es “Mindj Panther” (Vagina de Pantera) un rap contundente cantado en serbio y en romaní que desde una posición feminista hace un manifiesto antirracista haciendo alegato al respeto a la diversidad.

Su actividad artística tiene como objetivo provocar, crear reacción y reflexión a un tiempo.

Cada vez son más las organizaciones de mujeres que han surgido con un planteamiento nuevo desde le feminismo romaní, no colonial e interseccional que plantean nuevos desafíos.

Estos feminismos son más duros en sus críticas hacia la sociedad mayoritaria y menos “conformistas” a la hora de negociar en que partes deben ceder tanto ante la sociedad mayoritaria como ante la comunidad romaní, lo que está provocando una gran revuelo interno. Cabe destacar el esfuerzo cada vez mayor para crear materiales pedagógicos y de análisis propios sin tener que recurrir a adaptaciones de lo que ya han hecho desde la mayoría u otras minorías.

Ya son dos las conferencias internacionales Lgbtiq romanís que se han celebrado en Europa bajo el auspicio de la Asociación checa ARA ART y la colaboración de la Open Society Institute. En estos encuentros hemos tenido la oportunidad histórica de conocernos y estableces coordinaciones.

El objetivo de este año ha sido sobretodo el de tratar de ampliar el círculo de personas implicadas y comenzar a esbozar un plan de actuación que nos lleve en un futuro próximo a la constitución de una Plataforma Europea LGBTIQ Romaní con entidad legal que será el objetivo del próximo año, así como incrementar nuestra presencia y visibilidad en otros espacios que afecten tanto a la población Romá como en lo referente a Derechos Humanos y población LGBTIQ.

 Hemos querido, también, hacer visible la rica diversidad de la que goza el Pueblo Romaní y dejar constancia de nuestra Romipen (sentido de pertenencia e identidad romaní), una diversidad que rompe con las imágenes estáticas y prejuiciosas que tanto los grupos intolerantes de la sociedad mayoritaria como las personas romanís apegadas a una “identidad de resistencia” tratan de imponer. Ambos grupos coinciden en negar la identidad a aquellos y aquellas que, perteneciendo al grupo, escapan de sus conceptos rígidos.

En la Plataforma Europea LGBTIQ Romaní coincidimos fue en la falta de atención a la cuestión LGBTIQ Romaní por parte de las organizaciones “oficiales” con representación en el ámbito político y social. Hubo también acuerdo con respecto a romper con las imágenes y los discursos colonialistas, así como, establecer estrategias comunes con otras minorías.

En la Plataforma Europea LGBTIQ Romaní coincidimos fue en la falta de atención a la cuestión LGBTIQ Romaní por parte de las organizaciones “oficiales” con representación en el ámbito político y social. Hubo también acuerdo con respecto a romper con las imágenes y los discursos colonialistas, así como, establecer estrategias comunes con otras minorías.

Algo en lo que todas las personas que participamos coincidimos fue en la falta de atención a la cuestión LGBTIQ Romaní por parte de las organizaciones “oficiales” con representación en el ámbito político y social.

Hubo también acuerdo con respecto a romper con las imágenes y los discursos colonialistas, así como, establecer estrategias comunes con otras minorías.

Fruto de estas reuniones nace la Declaración de Praga en la que hacemos visible nuestra situación como personas Lgbtiq romanís y además hacemos una serie de demandas.

Recomendaciones y desafíos que pueden ayudar a crear un contexto más respetuoso con la Ververipen (diversidad romaní)

Las recomendaciones para seguir creando movimiento y asegurar un mayor respeto a la diversidad tanto en la sociedad mayoritaria como en la propia comunidad romaní son:

  •  Tratar de huir de los discursos victimistas y tratar de ser mas pro-activos procurando ofrecer imágenes que rompan con los estereotipos y ayuden a mejorar la auto-estima de nuestra comunidad y por ende de los individuos que la conforman.
  • Denunciar los delitos y los comentarios de odio. La mayor parte de las víctimas no denuncian por desconfianza a las instituciones y miedo. Eso provoca permisividad y normalización del odio.
  •  Entender que las cuestiones de género no solo afectan a la mujer sino a toda la comunidad, y está ligada de manera inherente a la lucha Lgbtiq, por eso, el trabajo del feminismo romaní no debe ir en la línea del enfrentamiento sino de la formación y concienciación de la parte masculina para que sea una parte más de la lucha por la equidad.
  •  La represión y rechazo del colectivo Lgbtiq Romaní representa una grave incoherencia con respecto a las reivindicaciones generales dentro del asociacionismo romaní que precisamente demanda un respeto a la diversidad, sin ponerla en práctica dentro de su propia comunidad. Estas posiciones lgbtfobas dan argumentación a los intolerantes para reafirmar los estereotipos y los prejuicios negativos que existen contra el Pueblo Romá.
  •  La represión de la diversidad dentro de nuestras propias comunidades nos conduce a la división, la perdida de capacidad de influencia, el enquistamiento de estereotipos y prejuicios negativos contra el Pueblo Romá y sobretodo al sufrimiento de una parte de nuestro pueblo provocado por la propia comunidad que puede producir males a terceros (matrimonios amañados) y/o conducir a las personas rechazadas al suicidio o a otras muchas enfermedades tanto sociales como físicas.
  •  Los enfoques han de darse desde la interseccionalidad, procurando discursos inclusivos y estableciendo coordinación con otras minorías que del mismo modo sufren las imposiciones de la sociedad mayoritaria con el fin de descolonizar el discurso y crear estrategias y materiales propios.

Rep. Checa: ARA ART LANZA UNA CAMPAÑA DE APOYO PARA LAS PERSONAS ROMANÍS LGBTIQ

La organización ARA ART lanzó una campaña para apoyar a los gitanos LGBT el 6 de enero de 2017. La organización ARA ART lanzó una campaña para apoyar a las personas Romanís LGBTIQ el 6 de enero de 2017.

La organización ARA ART lanzó una campaña para apoyar a las personas LGBTIQ Romanís el 6 de enero de 2017.

La organización ARA ART ha lanzado una campaña de apoyo para las personas romanís LGBTIQ (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Intersexuales y Queer) que deben enfrentarse al odio, el racismo, la homofobia y el abuso continuado.

La asociación ha publicado un corto video on line en el que varias personas romanís LGBTIQ cuentan lo que ha sido para ellas “salir del armario”.

El objetivo de este video, según comentan los organizadores, es la de reforzar la auto-confianza de las personas romanís LGBTIQ. “Las personas LGBTIQ Romanís constituyen una minoría dentro de la minoría. Esto provoca que deban enfrentarse a una triple discriminación, en base a su origen étnico, por su orientación sexual y en la propia comunidad Romaní por no ser heterosexuales” comentan los organizadores de la campaña, ARA ART.

En la página web del proyecto, “Řeknu.to” (“Voy a decirlo”), se invita a las personas Romanís a expresarse libremente. Además existe la posibilidad tanto para estas personas como para sus padres y madres de contar con el asesoramiento de un consejero a través de esta misma página.

El proyecto cuenta con la financiación de la Open Society Institute y trata de dar una mayor autoconfianza a este colectivo. ARA ART es una organización juvenil que trabaja en cuestiones relacionadas con el arte y la acción social tratando de influir a través de la organización de eventos culturales. El grupo se dedica principalmente a la producción musical y teatral. Además de estas actividades culturales y sociales, en general, la dedicación particular de ARA ART es la del colectivo LGBTIQ Romaní y la discriminación múltiple.

Video (en Checo subtitulado en Inglés):

FUENTE: ROMEA.CZ

“Brüder der Nacht” (Hermanos de la Noche), un documental sobre la prostitución masculina Romaní en Austria

yoría

Con el título “Brüder der Nacht” (Hermanos de la Noche) este documental se adentra de lleno en la historia de la prostitución masculina romaní haciendo el seguimiento de un grupo de jóvenes Romá que llegan a Viena con la intención de tener libertad y ganar algún dinero rápido.

Con el título “Brüder der Nacht” (Hermanos de la Noche) este documental se adentra de lleno en la historia de la prostitución masculina romaní haciendo el seguimiento de un grupo de jóvenes Romá que llegan a Viena.

El Festival de Cine de la Valletta es el evento cinematográfico más grande de Malta, con más de 40 largometrajes y 25 cortometrajes proyectados en varios lugares alrededor de la ciudad capital. Este evento tiene como objetivo convertirse en el festival de cine más importante del Mediterráneo. En él se presentan al público producciones audiovisuales de alta calidad provenientes de todas partes del mundo.

Este año el Festival ha acogido entre sus selecciones un documental austriaco que toca algunas cuestiones que dentro de la comunidad romaní siguen siendo un tabú y algo de lo que hablamos muy poco, la cuestión de la prostitución masculina romaní.

Con el título “Brüder der Nacht” (Hermanos de la Noche) este documental se adentra de lleno en la historia de la prostitución masculina romaní haciendo el seguimiento de un grupo de jóvenes Romá que llegan a Viena con la intención de tener libertad y ganar algún dinero rápido. De la única posesión de la que disponen es de sus cuerpos y es lo que ponen en venta. Tratan de calmar su desasosiego tan lejos de casa haciendo grupo con sus colegas y atenuar la sensación de desamparo, pero las noches son largas y encierran imprevistos. Suelen pasar las noches haciendo sus “servicios” a los clientes, la mayoría son hombres solitarios que viven en viviendas sociales. Ellos llaman a esto “hacer negocios” para distinguir el negocio de lo que es el placer. Según se acerca la noche su segunda vida comienza al margen de su lucha por mantener a sus familias e hijos.

El realizador Patric Chiha film no trata la cuestión de una manera moralizante sino empática, simplemente presenta una imagen cruda de la vida y de las personas que han tropezado con algo que nunca habían imaginado a sí mismos haciendo.

El realizador Patric Chiha film no trata la cuestión de una manera moralizante sino empática, presentando una imagen cruda de la vida y de las personas que han tropezado con algo que nunca habían imaginado a sí mismos haciendo.

El documental está previsto estrenarse para el mes de febrero del año 2017. Su director es Patric Chiha y tiene una duración de 88 minutos.

La mayoría de estos muchachos son heterosexuales y muchos de ellos están casados, pero se ganan la vida como trabajadores sexuales. Es una cuestión poco estudiada y sobretodo poco comentada dentro de las comunidades romanís, mucho menos con las familias. En sus casas no saben realmente a lo que se dedican pero en realidad si lo saben, se sigue la política de “no preguntes, no digas”, se prefiere no preguntar de donde viene el dinero que llega a casa.

 El film no trata la cuestión de una manera moralizante sino empática, simplemente presenta una imagen cruda de la vida y de las personas que han tropezado con algo que nunca habían imaginado a sí mismos haciendo.

Según palabras de su director el hallazgo de este grupo de muchachos fue algo casual. Se encontraba realizando una investigación sobre la cuestión de inmigración y homosexualidad para otra película y acabó en un bar para chicos de alquiler en Viena. En este lugar acabó llamando la atención porque era demasiado joven para solicitar los servicios y demasiado mayor para ofrecerlos y así fue que despertó la curiosidad de estos muchachos que se tomaron su tiempo para aceptarlo. Hasta que vieron que los trataba con respeto no se abrieron y así pasó un año con ellos. Pasaron mucho tiempo juntos y conoció al resto de jóvenes que se dedicaban a la misma profesión en un clima de confianza. La cuestión que Patric Chiha tenía muy clara era que quería hacer una película “con ellos” no “sobre ellos”.

La mayoría de estos muchachos son heterosexuales y muchos de ellos están casados, pero se ganan la vida como trabajadores sexuales.

La mayoría de estos muchachos son heterosexuales y muchos de ellos están casados, pero se ganan la vida como trabajadores sexuales.

El director relata que existían dos bares en Viena donde estos jóvenes solían ir pero que al comienzo del rodaje uno de ellos se cerró, por lo que se concentraban básicamente en uno. En estos bares también conoció algunos chicos rumanos, pero fue más difícil establecer con ellos una continuidad porque no duraban mucho en la misma ciudad. Las diferencias entre los rumanos y los búlgaros son bastantes porque estos se quejan de que los búlgaros bajan demasiado los precios, de hecho, se crean dos grupos bien diferenciados.

Suele haber más oferta que demanda y la mayoría de los chicos tienen entre ellos vínculos de amistad o familia. La camaradería y el apoyo mutuo les ayuda a sobrellevar su existencia. Los jóvenes que llegan nuevos suelen tener un gran éxito que desaparece con rapidez.

Para Patric Chiha la película trata de ser un homenaje para estos chavales, quería convertirlos en héroes, sacar a la luz su belleza humana, “Soy un director de cine, no soy un policía” dice Patric.

Para Patric Chiha la película trata de ser un homenaje para estos chavales, quería convertirlos en héroes, sacar a la luz su belleza humana, “Soy un director de cine, no soy un policía” dice Patric.

La relación del director con los chavales fue cambiando durante el transcurso del rodaje se pasó de una relación de confianza a casi una relación fraterna, como si fuera hermano mayor y esto se nota en la visión casi tierna con la que recoge estos testimonios de vida.

Durante el documental uno de los protagonistas cuenta cómo llegó a Austria con el fin de mantener a su familia hace 5 años y como fue despedido de su trabajo por no hablar el idioma, lo que le llevo a ejercer la mendicidad para acabar convirtiéndose en trabajador sexual.

Para este realizador la película trata de ser un homenaje para estos chavales, quería convertirlos en héroes, sacar a la luz su belleza humana, “Soy un director de cine, no soy un policía” dice Patric.

Filmar fue algo bastante complicado y precisó la ayuda de un traductor para saber que pasaba en todo momento. Estos chicos viven juntos en un mismo apartamento que aparece además en el documental y acuden al mismo bar a vender sus cuerpos, para añadir dinamismo tuvieron que buscar otras escenografías en la ciudad. Los protagonistas del film siempre tuvieron la libertad de hablar de lo que quisieran, tuvieron plena libertad de mostrar o no lo que quisieran.

El documental se rodó en 5 semanas, no se podía prolongar en el tiempo porque estos jóvenes no pasan periodos largos en el mismo sitio, van y vienen, cambian de país o regresan a Bulgaria.

Los protagonistas del film siempre tuvieron la libertad de hablar de lo que quisieran, tuvieron plena libertad de mostrar o no lo que quisieran.

Los protagonistas del film siempre tuvieron la libertad de hablar de lo que quisieran, tuvieron plena libertad de mostrar o no lo que quisieran.

La realidad de estos muchachos es ambivalente, como afirma el realizador, y están atrapados en una situación muy compleja. Lo que ellos llaman puro negocio es algo muy complicado ¿Cómo llegar a tener sexo con alguien que no deseas? ¿Qué hacer con el dinero que, supuestamente, se gana tan fácilmente?

Muchos de estos chavales se casaron a los 16 años, en muchas ocasiones matrimonios concertados, y provienen de regiones muy pobres de Bulgaria, a los 18 años ya tienen que sacar a una familia adelante. En esta ciudad están muy lejos de sus esposas e hijos, están lejos de estas responsabilidades por lo que pueden volver a ser jóvenes. Viven juntos, juegan al billar, pueden salir a bailar y a divertirse, gracias a la prostitución tienen además algo de dinero para gastar. Viven con mucha ambigüedad, suelen gastar su dinero en prostitutas que en su mayoría son transexuales.

La película ya se ha presentado en otros festivales y ha ganado algunos premios a nivel internacional como el “Prix du Groupement National des Cinémas de Recherche” del FID Marseille, el premio especial del jurado en el Olhar de Cinema – Festival Internacional de Curitiba y se ha proyectado en DIAGONALE – Festival of Austrian Film in Graz  y la Berlinale entre otros.

Este documental extraordinario nos transporta a un ambiente exótico y brutal donde la ficción y el documental se entremezclan a la perfección, desafiando muchas veces nuestra noción de lo que es un sueño, lo que es una mentira y lo que es la realidad.

Trailer del documental (english)

PETER DAVID, GUIONISTA DE MARVEL, REALIZA DECLARACIONES ANTI-ROMANÍS EN EL NEW YORK COMIC CON

El guionista Peter David realizó graves manifestaciones anti-romanís en el transcurso del evento New York Comic Con

El guionista Peter David realizó graves manifestaciones anti-romanís en el transcurso del evento New York Comic Con

La romafobia y el racismo anti-romaní también han estado presentes durante la celebración del New York Comic Con. Este evento es una de las mayores convenciones de cultura POP de los Estados Unidos y cuenta con los últimos estrenos, exposiciones y presentaciones de cómics, novelas gráficas, animado, manga, videojuegos, juguetes, películas y televisión. Durante la convención existe también la posibilidad de interactuar con los creadores.

El pasado 6 de octubre, el primer día del festival, se realizó la conferencia “X-traordinay: The LGBT Characters of the X-MEN”. Este panel abordaba el tratamiento de la diversidad en los Comics Marvel, en especial la representación de las personas LGBT en este medio. El panel fue animado por uno de los guionistas más reputados de Marvel Comics y considerado como uno de los mejores escritores de historias de Hulk, Peter David.

Este panel que debería haber sido un ejemplo de respeto a la diversidad por como Marvel trata de incorporar esta misma en sus comics para desarrollar valores de tolerancia, se vió empañado cuando Vicente Rodríguez, presidente de ROMA POP, se dirigió a Peter David para preguntarle sobre el tratamiento de las personas romanís en los comics, afirmando que suelen ser representados de manera peyorativa apareciendo retratados habitualmente como ladrones o delincuentes. La sorpresa fue mayúscula cuando un exaltado y furioso Peter David respondió a voces a su interlocutor lanzando soflamas racistas anti-romanís.

ROMA POP ha dado una serie de ideas para poder cortar de raíz la posibilidad de que se repitan unas declaraciones en este tono intolerante y discriminador.

ROMA POP ha dado una serie de ideas para poder cortar de raíz la posibilidad de que se repitan unas declaraciones en este tono intolerante y discriminador.

El sulfurado guionista vociferó “En un viaje a Rumanía, vi unos padres arrastrando a su hijo, el cual no podía andar por tener las piernas quebradas. Le pregunté al guía por la escena y éste le respondió que era típico entre los rumanos quebrarles las piernas a sus hijos para que diesen más pena a la hora de pedir limosna. Además, por mis experiencias con “gitanos”, no quiero ni oír hablar de ellos”. Esta afirmación terriblemente falsa lanzada por la guía rumana se corresponde al alto nivel de romafobia y racismo anti-romaní reinante en Rumanía desde hace siglos hasta la actualidad. En Rumanía se violan repetidamente los DDHH de las personas romanís y circulan numerosas leyendas urbanas que acentúan el odio sobre esta población, entre ellas la que difundió esta guía rumana.

La reacción de condena de estas palabras por parte de la OSF (Open Society Foundations) fue inmediata y también la de numerosos activistas romanís en todo el mundo, pero esto no parece que hizo desistir de sus ideas racistas a Peter David.

Scarlet Witch y Quicksilver son dos de los personajes romanís que aparecen en los comics MARVEL.

Scarlet Witch y Quicksilver son dos de los personajes romanís que aparecen en los comics MARVEL.

Según cuenta el presidente de ROMA POP, aprovechó la ocasión un par de días después para hablar con el guionista acerca de su ofensiva reacción, pero no pudo obtener de él ninguna disculpa, es más, se reafirmó sobre sus palabras excusándose solo por el tono de su respuesta. El guionista le espetó que no iba a cambiar ni una sola coma de lo que había dicho y que era en todo punto imposible iniciar una conversación con Marvel en este sentido, como mucho podría ofrecer convertir en romá al Doctor Strange 2099.

Por supuesto la idea de ROMA POP no es la de crear nuevos personajes romanís en Marvel sino más bien de acercar a expertos romanís que puedan asesorar y formar al equipo para crear una serie de directrices sobre como retratar a los personajes romanís con el fin de no perpetuar los prejuicios y los estereotipos que hay sobre esta población.

Numerosos/as participantes se sumaron a la campaña propuesta por ROMA POP con el título

Numerosos/as participantes se sumaron a la campaña propuesta por ROMA POP con el título “NO-NEW, NO-DIFFERENT” a favor de las personas romanís.

Por lo que hemos podido saber no es la primera vez que se hacen este tipo de recomendaciones a Marvel. Queda de manifiesto esta necesidad de formación y asesoramiento al escuchar las palabras de Peter David y las de otros miembros del equipo.

Para Peter David fue una falta de educación tratar de cambiar la temática del panel que iba dirigido a la cuestión LGBT para centrarla en las personas romanís y ha querido excusarse del tono de su réplica que, como afirma, carece de justificación alguna. Sin embargo, no ha rectificado sus palabras, a pesar de reconocer que no sabe nada sobre el Pueblo Romá, ni tampoco se ha recibido ninguna explicación o excusa por parte de Marvel.

Por su parte ROMA POP ha dado una serie de ideas para poder cortar de raíz la posibilidad de que se repitan unas declaraciones en este tono intolerante y discriminador, para ello ha elaborado una serie de puntos que os transcribimos bajo el título “Qué queremos. Qué necesitamos”:

  1. Es hora de que los comics MARVEL muestren la grandeza y el espíritu de inclusividad a través de la reconstrucción de la imagen de las personas romanís en sus políticas editoriales.
  1. Es hora de que los Comics MARVEL ofrezcan y aseguren una visión justa del Pueblo Romá
  1. Es hora de que los Comics MARVEL inicien un diálogo con los activistas romanís, expertos y creadores para asegurar que este proceso se desarrolla de manera equitativa y justa.
  1. Es hora de que los comics MARVEL reconozcan y escuchen a su creciente audiencia de jóvenes Romá

Os dejamos con el video en el que Peter David hacía estas declaraciones romafóbicas (en inglés):

MECANISMOS DE (falso) CAMUFLAJE DEL INTOLERANTE QUE PRETENDE NO SERLO

La INTOLERANCIA es todo comportamiento, forma de expresión o actitud que VIOLA o DENIGRA los derechos del prójimo, o invita a violarlos o negarlos.

La INTOLERANCIA es todo comportamiento, forma de expresión o actitud que VIOLA o DENIGRA los derechos del prójimo, o invita a violarlos o negarlos.

“Yo no soy racista pero…” “Yo no soy homófobo pero…” “Yo no soy islamófobo pero…” ese “yo no soy” pretende funcionar como una especie de vacuna previa antes de empezar a soltar, inmediatamente después del “pero…” los (pseudo)argumentos más disparatados, rocambolescos y absurdos cargados de rechazo en el mejor de los casos cuando no de odio.

Cuando son “cazados” en su intolerancia, lo irracional se sostiene poco, y para intentar mantener el patético disfraz acuden al “tengo un amigo/a negro, gitano, musulmán, gay…” que siempre representa una excepción y al que se refieren siempre de una manera paternalista dándole su aprobación misericordiosa, que hay que agradecerle, para que veamos que no mata ni le mete una paliza a nadie (como si fuera un derecho o una posibilidad, pero no son tan “salvajes”, con discriminar basta), los trata como “personas normales”, tratando de convertir esto en otro salvoconducto para la intolerancia.

“Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.” Abraham Lincoln

“Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.”
Abraham Lincoln

Cuando ya llegamos más lejos en la discusión se trata de banalizar la intolerancia intentando relegarla al nivel de “opinión” y acuden a la “libertad de expresión” que confunden con el derecho a coartar la libertad de los demás o a realizar comentarios que incitan al odio y la denigración de otra persona o grupo humano.

El último paso consiste en criminalizar a la víctima del rechazo tratando de transportar la culpa de la acción en el que la padece para así tratar de justificar la conducta intolerante “Son ellos/as que no se quieren integrar” “las feminazis” “el racismo anti-blanco” “van provocando”… o tratan de darle la vuelta para que su discurso parezca positivo “yo no estoy contra los gays, estoy por la familia” “Yo no estoy contra los inmigrantes sino por la mano de obra autóctona, primero los de casa” “no estoy contra los musulmanes sino que defiendo las libertades y el modo de vida occidental” esto último ha sido ampliamente explotado por los sectores neofascistas y fanáticos de varios pelajes. En algunos casos después de este nivel pasamos al insulto directo.

La INTOLERANCIA está ligada a manifestaciones de odio racial, nacional, sexual, étnico, religioso o a otras formas de comportamiento que discriminan a ciertas personas o categorías de personas.

La INTOLERANCIA está ligada a manifestaciones de odio racial, nacional, sexual, étnico, religioso o a otras formas de comportamiento que discriminan a ciertas personas o categorías de personas.

Otra acción bastante común es que al carecer de argumentos que contrarresten la puesta en evidencia de su intolerancia acuden a blogs de vaya usted a saber quién (casi siempre de algún intolerante, fanático, opinante experto en nada y sin trayectoria conocida…) o a medios capciosos también en la línea (muchas veces de ultraderecha) y a historias particulares (ficticias en la mayoría de los casos) pretendiendo hacer la “ley del embudo”, partiendo de una particularidad establecer una generalidad.

Los más sutiles colocan noticias que insinúan pero no dicen tratando de jugar con los prejuicios generales reafirmándolos “en honor de la verdad” pero sin decir directamente porque son gente “bien”, haciendo menciones que exaltan el imaginero prejuicioso general. Si hablamos de personas romanís (gitanas) hacer referencia a robos, delincuencia, drogas… si hablamos de musulmanes a machismo, barbarie, terrorismo… si hablamos de gays a pederastia, escándalo público, depravación, amoralidad… si hablamos de mujeres a incitación, malicia, falsedad de maltrato de género…

Así que, intolerantes con complejo, el engaño dura muy poco.

Reportaje: II Encuentro Internacional LGBTIQ Romaní en Praga

Participantes lgbtiq romanís de toda Europa se reunieron en Praga reivindicado sus derechos.

Participantes lgbtiq romanís de toda Europa se reunieron en Praga reivindicado sus derechos.

Hace solo unos días tenía lugar el II Encuentro Internacional LGBTIQ Romaní, que por segunda vez consecutiva se ha celebrado en Praga, aprovechando que también en estos días tenía lugar la LGBTIQ Pride en esta ciudad.

A pesar de que este año estaba previsto realizar este II Encuentro en Valencia, la precipitación de las fechas y la situación política española que debía enfrentarse a una segunda ronda de votaciones en el mes de junio impidieron que esta tuviera lugar como estaba previsto. Por otro lado el presupuesto muy ajustado, el equilibrio necesario de participación entre géneros y la distribución geográfica han hecho que aunque este año se incrementara la participación, sobre todo en lo que se refiere a representación femenina, muchas personas de gran valía no pudieran participar. Esperamos en un futuro poder contar con los recursos suficientes para poder paliar en la medida de lo posible estas carencias.

Este año hemos podido llevar adelante el encuentro gracias a la colaboración y soporte de la European Roma Rigths Center y a la Open Society Foundation y a la organización de ARA ART en especial a su Presidente David Tiser.

David Tiser Presidente de ARA ART. organizadora del II Encuentro Internacional LGBTIQ Romaní.

David Tiser Presidente de ARA ART. Entidad organizadora del II Encuentro Internacional LGBTIQ Romaní.

El objetivo de este año ha sido sobretodo el de tratar de ampliar el círculo de personas implicadas y comenzar a esbozar un plan de actuación que nos lleve en un futuro próximo a la constitución de una Plataforma Europea LGBTIQ Romaní con entidad legal que será el objetivo del próximo año, así como incrementar nuestra presencia y visibilidad en otros espacios que afecten tanto a la población Romá como en lo referente a Derechos Humanos y población LGBTIQ.

Este segundo encuentro histórico por su naturaleza trato sobretodo de ofrecer una visión panorámica de la situación de las personas romanís LGBTIQ en Europa, por ello el programa se estructuró de manera que pudiéramos ir de los más general a lo concreto, empezando por conocer las políticas en esta materia desde las diferentes instituciones europeas para ir aterrizando en las realidades de cada país.

¿Qué pasa en Europa?

Adam Weiss forma parte del equipo de ERRC y nos habló sobre la situación en Europa.

Adam Weiss forma parte del equipo de ERRC y nos habló sobre la situación en Europa.

En lo que se refiere al trabajo institucional europeo debemos decir que sigue siendo insuficiente aunque progresa de manera positiva. Las instituciones europeas siguen suspendiendo debido a la carencia de un enfoque interseccional. Hacen falta más proyectos locales, más recursos y posibilidades a este nivel así como establecer una mejor previsión, de hecho, en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (ECtHR) solo se ha tratado un caso relacionado con la interseccionalidad y que tiene que ver con España.

En la legislación de la UE contamos con algunos instrumentos útiles en la lucha contra la discriminación pero que no son aplicadas con rigor y en ocasiones los países superan los límites de tiempo para la armonización legislativa como ha sucedido con la Directiva 2000/43/CE del Consejo, de 29 de junio de 2000, relativa a la aplicación del principio de igualdad de trato de las personas independientemente de su origen racial o étnico. También la Directiva 2000/78/CE del Consejo, de 27 de noviembre de 2000, relativa al establecimiento de un marco general para la igualdad de trato en el empleo y la ocupación es otro de nuestros puntos de apoyo, pero como vemos poco hay en materia de interseccionalidad.

En otro orden, tanto la Comisión Europea como el Parlamento Europeo carecen de procedimientos formales a través de los cuales realizar quejas o peticiones. En el Tribunal de Justicia de la Unión Europea no se tiene acceso directo pero puede interceder en los procesos de la Comisión y sentar jurisprudencia.

El debate posterior a la exposición fue de gran riqueza y se coincidieron en varios puntos como en la queja con respecto a la falta de atención a la cuestión LGBTIQ Romaní por parte de las organizaciones “oficiales” con representación en estos ámbitos. Hubo también acuerdo con respecto a romper con las imágenes y los discursos colonialistas, así como, establecer estrategias comunes con otras minorías.

Por lo que se refiere a la situación de las personas LGBTIQ Romanís las situaciones apenas difieren de un país a otro cuando nos referimos a la comunidad Romá pero si varían en función de la cobertura legal en cada país.

Los Balcanes

Biser Alekov es el presidente de la organización Balkan LGBTQIA. Nos habló de la realidad de las personas romanís lgbtiq musulmanas.

Biser Alekov es el presidente de la organización Balkan LGBTQIA. Nos habló de la realidad de las personas romanís lgbtiq musulmanas.

En Rumanía pudimos comprobar que la Iglesia Ortodoxa tiene un gran poder y que la sociedad rumana en general es bastante conservadora hasta el punto de querer restringir derechos civiles ya conquistados. A pesar de esta hostilidad hacia la población LGBTIQ existe una organización rumana que está trabajando con la población romaní, MOSAIC.

Hablando siempre de la zona de los Balcanes surge una organización LGBTIQ en Bruxelles formada por personas provenientes sobretodo de Bulgaría entre las cuales hay un nutrido grupo romaní musulmán que realiza varias labores. Biser Alekov, romá y musulmán, nos habla partiendo de su propia experiencia personal y como hizo el Coming Out en su casa, motivado sobre todo por la vivencia de un caso muy cercano de un chico gay Romá que fue obligado a casarse para acallar rumores y que acabó suicidándose.

La población musulmana y romaní de Bulgaria no son practicantes estrictos a diferencia de otros países como pudiera ser Macedonia.

Según nos cuenta Biser, la población Romá LGBTIQ Musulmana cada vez tiene una mayor visibilidad, a pesar de esto, en los países de origen se suele mantener en secreto la orientación y solo la migración ayuda a que puedan ejercer su derecho a amar con libertad. Sin embargo, si existen parejas que desafiando al entorno mantienen relaciones estables en la comunidad dándose el caso de algunas que llevan varias décadas unidas y participan activamente de la vida de la comunidad y sus celebraciones sin que ello represente ningún problema. La serofobia (rechazo a las personas VIH+) está muy presente y es muy frecuente que las personas enfermas sean apartadas de la familia.

En general hay pocas escapatorias, muchos chicos acaban ejerciendo la prostitución y los que intentan librarse lo hacen gracias a la formación universitaria que les hace adquirir una mayor independencia, cuando hablamos de zonas rurales, la migración es una de las pocas soluciones.

La organización Balkan Lgbtqia que lidera Biser surge de manera informal organizando lo que llaman la Balkan Party y que poco a poco fue ganando en popularidad dando lugar a una organización legal desde hace un año que por el momento solo está integrada por hombres.

En la actualidad realizan varias actividades entre las que cabe destacar una serie de talleres de prevención de ETS que realizan en las escuelas con jóvenes entre 15 y 18 años. Una experiencia local muy interesante consiste en grupos informales de apoyo para población romaní LGBTIQ que llevan funcionando desde hace unos nueve años.

Francia

William Bila es un Romá nacido en USA, de origen eslovaco pero que en estos momentos vive en Francia donde forma parte de la organización La Voix des Rroms.

William Bila es un Romá nacido en USA, de origen eslovaco pero que en estos momentos vive en Francia donde forma parte de la organización La Voix des Rroms.

Desde Francia hacemos un recorrido por la Europa Occidental. William Bila es un Romá nacido en USA, de origen eslovaco pero que en estos momentos vive en Francia donde forma parte de la organización La Voix des Rroms.

Nos introduce en el proceso migratorio romaní hacia Francia que ha sido un lugar donde han ido apareciendo los Romá de Hungría, Rumanía… aunque no solo ya que estas migraciones suelen ser generales de toda la población. También en un momento determinado se producen migraciones hacia el norte de África tanto desde España como Francia, que luego retornarán, son los llamados “Pieds Noirs”.

La política francesa no reconoce a las minorías nacionales y este espíritu está presente en la educación nacional y en el desarrollo de todas sus intervenciones.

Si bien existen diferentes grupos romanís que cohabitan en Francia, la relación entre estos diferentes grupos es escasa y tienen dificultades para reconocerse en su Romipen (identidad romaní). Concretando en la población LGBTIQ Romá tenemos que decir que es prácticamente invisible, tampoco la población mayoritaria tiene una gran representación una vez se traspasan las fronteras de Paris. Todos estos problemas se ven todavía más recrudecidos cuando hablamos de los Romá migrantes que además sufren las políticas de exclusión y de expulsiones que está llevando a cabo el país galo. Cabe destacar como positivo la existencia de una organización dirigida hacia la juventud LGBTIQ en general que ofrece un soporte y un programa completo de inserción para jóvenes entre 15 y 18 años en dificultades debido a su orientación, algo que puede ser de gran utilidad para muchos y muchas de nuestras jóvenes que en ocasiones se ven obligados a vivir momentos de extrema dificultad por la falta de aceptación familiar y de la comunidad.

Para completar este relato Dumitru (nombre supuesto), un joven migrante romaní de origen rumano, nos habla de su propia experiencia de vida. Este joven fue abandonado en un orfanato donde creció viendo a su familia solo en los cortos periodos vacacionales. Nos cuenta su historia sin dramatismos sino como una experiencia de supervivencia, tratando de encontrar el lado positivo. Según nos cuenta si no fuera por este “abandono” quizás no hubiera tenido la oportunidad de estudiar y labrarse un futuro puesto que la continuidad en este centro de acogida dependía de que continuara estudiando y se insertara laboralmente cuando fuera más mayor.

Empezó a colaborar en el año 2013 con la organización La Voix des Rroms donde trabaja voluntariamente para la mejora de la población romaní en general, conoce muy bien lo que significa la discriminación siendo romá, migrante y gay, esto último no demasiado público por no tener que enfrentarse a una dificultad añadida. Si conoce a otros Romá en Francia pero mantienen en secreto su orientación por miedo a las represalias y la exclusión.

Nos cuenta que la participación en este encuentro ha sido muy enriquecedor para él porque se ha encontrado con otros Romá con su misma orientación y le ha servido para tener mayor seguridad y confianza en sí mismo.

El debate posterior sirvió para poner de relieve varios casos particulares, muy duros, que compartimos entre nosotros y nosotras que nos hizo avivar las emociones por la crudeza. De todo esto compartido guardamos un mensaje de dignidad, respeto y lucha por encima de la adversidad.

Reino Unido

Chris Lee es lesbiana y romni, se crió en el norte de Gales. Chris trabajó como diseñadora gráfica de publicidad, teatro, educación y edición durante muchos años. También estableció y dirigió con éxito su propia empresa de diseño gráfico.

Chris Lee es lesbiana y romni, se crió en el norte de Gales. Chris trabajó como diseñadora gráfica de publicidad, teatro, educación y edición durante muchos años. También estableció y dirigió con éxito su propia empresa de diseño gráfico.

Desde Reino Unido, Chris Lee de la organización Romani Cultural & Arts Company nos habla de su plataforma y de la situación de los Romá y los Travellers LGBTIQ.

Desde esta organización tratan de visibilizar la diversidad y romper estereotipos que llevan a imágenes monolíticas de los Roma/Travellers. De esta manera han realizado una serie de fichas donde la misma Chris aparece acompañada de otros activistas Romá abiertamente LGBTIQ como Isaac Blake o Daniel Baker, de los que nos relata su implicación activista y su importancia dado que son personajes más o menos públicos puesto que son artistas.

Al parecer es Cardiff una de las ciudades donde más libremente se pueden expresar ya que es además una ciudad que alberga un gran tránsito internacional. Si la cuestión gay y lésbica está poco visibilizada cuando hablamos de la cuestión trans está absolutamente obviada pero si que existe un grupo de apoyo en esta ciudad, aunque la mayoría prefieren desplazarse al extranjero.

Alemania y Hungría

(De izq. a der.) Dezso Mate de Hungría, Roxie Balboa y Gianni Jovanovic de Alemania.

(De izq. a der.) Dezso Mate de Hungría, Roxie Balboa y Gianni Jovanovic de Alemania y Michal Mitko moderador de la mesa.

Roxie es una joven queer romaní que trabaja en la organización Romaniphen en Alemania.

 Romaniphen es un proyecto feminista romaní. Es una plataforma de difusión digital y real para diferentes materiales desde una perspectiva feminista y romaní, para ello cuentan con numerosos archivos de diferente índole y en diferentes lenguas que pueden ser consultados en su página web.  Con estos materiales se pretende dar luz a cuestiones desconocidas por el público en general además de hacer hincapié en la diversidad romaní, el propio nombre hace un juego de palabras entre la Romanipen (sentido de la identidad romaní) y la participación de las mujeres Phen (hermana en lengua romaní).

Se pretende, de esta forma, romper con los estereotipos y prejuicios que se tienen desde la sociedad mayoritaria hacia la población romaní desde una óptica de mujer feminista romaní al mismo tiempo que se trabajan los derechos civiles se mantienen estos archivos didácticos que sirven como instrumento de trabajo y difusión para sus fines.

Aunque la plataforma no es propiamente LGBTIQ si que se trabaja esta cuestión. Las actividades son moderadas por mujeres y se trata de crear un clima de confianza donde poder compartir y expresarse en libertad.

Romaniphen es un proyecto feminista romaní. Es una plataforma de difusión digital y real para diferentes materiales desde una perspectiva feminista y romaní

Romaniphen es un proyecto feminista romaní. Es una plataforma de difusión digital y real para diferentes materiales desde una perspectiva decolonizadora.

Dezso Mate viene desde Hungría y trata de mostrarnos la realidad en su país a través de un inicio de estudio personal y sus propias observaciones que vienen a constatar de una manera un poco más gráfica los episodios de bullying y de violencia que sufren en general los Romá, más concretamente y de manera más trágica las personas LGBTIQ romanís. En su intervención viene a corroborar básicamente lo mismo que sucede en el resto de comunidades romanís dispersas por Europa.

Gianni Jovanovic proviene de una familia muy tradicional. A los 14 años se casó con otra chica Romá. Cuando cumplió los 16 años su esposa y él tuvieron su primer hijo, un año y medio más tarde el segundo. Con 18 años se dio cuenta de que en realidad amaba a los hombres. Y actualmente tiene dos nietos y una excelente relación con su ex y sus dos hijos, lleva diez años casado con su pareja, un hombre alemán.

Hace un año puso en marcha Queer Romaní,  una organización que trabaja sobre la cuestión LGBTIQ Romaní y que sigue en marcha, fue participante del I Encuentro Internacional Romaní LGBTIQ y también desde este blog se publico una entrevista bastante detallada. El grupo Queer romaní es muy diverso y cuenta entre sus miembros personas afro-romanís.

Artivismo

Sandra Salimovic, una joven artista Queer romaní que rompe moldes. © by Johanna Taufner

Sandra Salimovic, una joven artista Queer romaní que rompe moldes. © by Johanna Taufner

Sandra Selimovic es una joven artivista queer de origen serbio pero que creció en Austria, país que ha sido su residencia hasta su reciente traslado a Barcelona. Sandra nos relata que proviene de una familia muy tradicional serbia que migró hasta Viena cuando ella contaba con 5 años. Mientras su hermano pudo estudiar a ella se le negó esta posibilidad al limitársela por el hecho de ser mujer. A pesar de ser consciente de su orientación desde muy joven, a la edad de 15 años la obligan a casarse y huye durante 5 años, hasta que su hermana le apoya y la ayuda a seguir estudiando y consigue su sueño de formarse en la Escuela de Arte Dramático.

Ya como actriz se enrola en diferentes proyectos que además introducen la denuncia social del racismo anti-romaní, la romafobia, las migraciones y la Lgbtfobia. Esto hace que participe en varios proyectos artísticos no solo en Austria sino también en Hungría donde estrena la obra “Héroes” en la que participa su propia hermana.

“Héroes” es la historia de tres mujeres migrantes de diferentes orígenes, una chica magrebí, otra de un país del Este y una de origen subsahariano, que son retenidas en un centro policial de Austria. Las tres llegan a Austria por diferentes razones, una por cuestiones políticas, otra buscando una vida mejor y la tercera por correr peligro por su orientación sexual. En esta obra se ponen de manifiesto las relaciones de poder, el tráfico de personas y la presión brutal del patriarcado.

Su más reciente creación artística es “Mindj Panther” (Vagina de Pantera) un rap contundente cantado en serbio y en romaní que desde una posición feminista hace un manifiesto antirracista haciendo alegato al respeto a la diversidad.

Su actividad artística tiene como objetivo provocar, crear reacción y reflexión a un tiempo.

Estudio LGBTIQ Romá

El estudio de Lucie Fremlová rompe con las visiones estereotipadas y prejuiciosas sobre la población romaní y da luz a la diversidad existente en todas las comunidades, normalizando el tema LGBTIQ y aportando mucho material de análisis

El estudio de Lucie Fremlová rompe con las visiones estereotipadas y prejuiciosas sobre la población romaní y da luz a la diversidad existente en todas las comunidades, normalizando el tema LGBTIQ y aportando mucho material de análisis

Ya por último, en este programa intenso, la investigadora Lucie Fremlová , parte también del grupo organizador de este evento, nos comenta algunas de las conclusiones de su estudios sobre personas LGBTIQ Romá de varios países de Europa. El estudio parte de una visión Queer e Interseccional. El estudio rompe con las visiones estereotipadas y prejuiciosas sobre la población romaní y da luz a la diversidad existente en todas las comunidades, normalizando el tema LGBTIQ y aportando mucho material de análisis que sin duda podrán ayudar mucho al camino que queda por hacer en esta materia tanto en la sociedad mayoritaria como en el seno de las comunidades Romá. La publicación de este estudio está prevista para octubre del año 2017.

Actividades Extras

Este encuentro se ha enmarcado dentro de las actividades de la LGBTIQ Pride de Praga donde la organización ARA ARTS ha estado presente de manera activa junto a todas las personas participantes en el Encuentro con diversas actividades como la presentación de una exposición fotográfica de un artista romaní lgbtiq checo y la participación en el desfile con una carroza animada por GYPSYROBOT DJ, romaní de Hungría y participante en el encuentro, que hace un Mix de músicas Romá de diferentes paises. Reside en Ibiza y ha participado en la animación de numerosos eventos en Europa.

 

 

 

 

Mujeres Romanís Comparten Sus Historias de Esterilización Forzada

Elena Gorolová, portavoz del Grupo de Mujeres Afectadas por la Esterilización Forzosa / Liga Lidských Prag

Elena Gorolová, portavoz del Grupo de Mujeres Afectadas por la Esterilización Forzosa / Liga Lidských Prag

“Poder tener hijos es algo muy importante para una mujer”, dice Elena Gorolová, “cuando me quitaron eso, me sentí inútil.  He perdido mi autoestima por completo”.

Elena tiene 47 años, es trabajadora social, fue esterilizada en contra de su voluntad siendo muy joven. Ella es una de las cuatro mujeres romanís checas, todas víctimas de la esterilización forzada, que cuentan su historia en una obra de teatro que se llama “Historias que (Nunca) Deben Comenzar”. La obra se estreno en el mes de junio en la ciudad de Ostrava, una ciudad de la República Checa con una alto índice de población romaní.

La esterilización sistemática de las mujeres romanís sin su consentimiento pleno e informado (Informe en inglés ERRC) – destinado a reducir su alta tasa de natalidad – fue, durante la época comunista, una política de estado de la extinta Checoslovaquia. Esta práctica fue abolida oficialmente en 1993 (Informe ERRC Inglés) pero de acuerdo con la European Roma Rigths Center, se mantuvo hasta los años 1990 y 2000, siendo el último caso conocido en la Rep. Checa en el año 2007.

Alzando la voz

La obra está basada en las historias reales de estas cuatro mujeres romanís y contada por ellas mismas vestidas de negro. [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

La obra está basada en las historias reales de estas cuatro mujeres romanís y contada por ellas mismas vestidas de negro. [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

Desde hace más de 10 años Elena es parte activa de un grupo de mujeres romanís que han conseguido con éxito detener las esterilizaciones forzadas y que este tema figure en la agenda política en la Rep. Checa.

También exigen una compensación económica por lo que les hicieron. “No se trata solo de dinero sino del reconocimiento de que se han violado nuestros derechos” nos cuenta.

En el año 2009 el gobierno checo pidió disculpas por estas esterilizaciones ilegales, pero rechazo una ley que proponía una compensación para las víctimas. Fue entonces cuando Elena y sus amigas activistas decidieron que tenían que llamar la atención sobre esta cuestión de otra manera.

El resultado es esta obra que han realizado en colaboración de la Czech NGO League of Human Rights y la European Roma Rigths Center. “La obra es una forma de que las mujeres puedan expresar su frustración” nos dice Caterina Cervena de Czech NGO League of Human Rights “Es la manera de que tengan una voz alternativa”.

Como abogada ha trabajado, durante más de 8 años, muy cerca de estas mujeres representándolas en los juicios.

La obra está basada en las historias reales de estas cuatro mujeres romanís y contada por ellas mismas vestidas de negro.

“Todavía me duele a pesar de todos estos años”

En una serie de escenas donde las mujeres son entrevistadas por un actor que hace el rol de periodista, se ponen de manifiesto cuales fueron las formas de coacción para esterilizarlas.

"Cuando me lo explico quedé destrozada. Fue el peor día de mi vida". Jirina Dzurkova cuando se entero que había sido esterilizada [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

“Cuando me lo explico quedé destrozada. Fue el peor día de mi vida”. Jirina Dzurkova cuando se entero que había sido esterilizada [Divadlo Ostrava / Al Jazeera]

“Yo estaba completamente desinformada” relata  Olga Jonášová. “El trabajador Social que vino a visitarme me dijo que solo duraría 5 años y que después podría tener hijos. Me dijo que todas las mujeres de la comunidad ya se la habían hecho”.

“Cuando estaba dando a luz a mi cuarto hijo, me entregaron un papel en blanco para que lo firmara” cuenta Natasa Botosova. “Sufría grandes dolores, por lo que acabe haciendo lo que me pedían. Una vez anestesiada me esterilizaron. Me enteré de lo que había sucedido después porque tenía una cicatriz en el abdomen”.

“A mí me presionó el Trabajador Social” dice Sona Karolova “Primero me ofreció dinero pero al negarme me amenazó con quitarme a mis hijos. Me dijo que mi marido perdería su trabajo. Al final cedí para detener el acoso”.

Al final de la obra hay una escena en la que Elena explica porque se decidió a hablar. “Lo hago porque no soy la única” dice ella, “Lo hago porque hay otras mujeres que no pueden defender sus derechos”.

Es un momento muy emotivo, se humedecen los ojos. Entre el público hay muchas mujeres romanís visiblemente emocionadas.

Entre ellas se encuentra Jirina Dzurkova. Ella pasó por la misma experiencia que estas mujeres representan. Es una mujer menuda de 49 años pero que aparenta ser más joven.

“Tenía 34 años cuando me sucedió esto. No mucho tiempo después del nacimiento de mi hijo tuve un embarazo ectópico. Me llevaron al hospital y decidieron operarme de inmediato. No me dijeron nada, no me hicieron firmar ningún papel ni me hablaron en absoluto de esterilización”.

Algún tiempo después de esto fue con su hijo al médico para hacerse un chequeo regular. El doctor estudió su historial médico y le dijo “Veo que ha sido esterilizada”.

“Al principio no entendí lo que me decía porque usó palabras que yo desconocía. Cuando me lo explico quedé destrozada. Fue el peor día de mi vida. Tarde mucho tiempo en reunir el valor para decírselo a mi marido. Siempre quisimos más hijos”.

Cuando su marido escuchó lo que había sucedido quiso ir al hospital a pegarle al médico que había esterilizado a su esposa. “Lo convencí de que no lo hiciera, esto habría supuesto más problemas. Se quedó muy afectado. Después de esto empezó a beber” nos cuenta Jirina.

En el año 2001 se puso una demanda contra el hospital, pero el caso fue pospuesto en reiteradas ocasiones hasta que se desestimó. “Fue un shock terrible cuando sucedió esto, me sentí castigada por segunda vez” dice ella.

“Todavía me duele a pesar de todos estos años”, añade “Un día mi niño me dijo: Me gustaría tener un hermano pequeño.  Tuve que explicarle porque esto no era posible y ambos lloramos. Me robaron mi dignidad. Siento que no valgo lo mismo que el resto de las mujeres”.

Seguiré Luchando

manifestación frente al hospital en Ostrava que había esterilizado a numerosas mujeres romanís. @romediafoundation

manifestación frente al hospital en Ostrava que había esterilizado a numerosas mujeres romanís. @romediafoundation

Jirina tuvo la suerte de que su matrimonio sobrevivió, algunas de las víctimas de la esterilización forzosa no solo perdieron su fertilidad sino también a sus maridos. “Algunos hombres se sintieron traicionados por sus esposas” explica Natasa Botosova.

Su esposo se divorció después de que fuera esterilizada. “Se lo tomó fatal, me dijo: Lo has hecho a propósito para poder engañarme sin ninguna consecuencia”.

El esposo de Olga Jonášová también la abandonó “Después de esto, conocí a otro hombre pero rompimos porque yo no podía tener hijos. Me dijo que partía al extranjero por un mes pero nunca más volvió. Tuve la suerte de contar con una gran familia que hizo todo lo posible para consolarme”.

Después de la actuación Elena se sienta en la terraza del bar, fuera del teatro. Es una mujer alegre y llena de energía con unos grandes ojos marrones. “Sucedió cuando tenía 21 años e iba a dar a luz a mi segundo hijo” nos explica “Mi primer hijo nació con cesárea y el doctor me dijo que necesitaría otra. Nadie me dijo nada acerca de la esterilización”.

Cuando estaba en la sala de operaciones le dieron un papel a firmar, “Era un consentimiento para esterilizarme. Estaba muy estresada. Me estaban preparando para la cesárea y tenía mucho dolor. Me encontraba en tal estado que no sabía lo que estaba firmando”.

Después de la operación el médico le dijo que la había esterilizado. “Me dijo que me sintiera feliz, que gracias a esta esterilización había salvado mi vida”.

Lloró cuando se entero de la noticia. “No podía creer que era verdad lo que me decían, que realmente me habían hecho eso”.

Cuando se lo dijo a su marido tuvieron una fuerte discusión ya que, al igual que el marido de Natasa, estaba convencido que lo había hecho adrede. “Es costumbre tener muchos hijos en las familias romanís y se avergonzó porque no tendríamos nunca más de dos” nos cuenta “Al final logré convencerlo de que se había hecho contra mi voluntad”.

Varios años más tarde, en el 2004, conoció a un grupo de mujeres romanís que como ella habían sido esterilizadas contra su voluntad. Se convirtió en la portavoz “Ya no me sentía sola, la lucha junto a otras mujeres que habían pasado por esto me hizo sentir más fuerte”.

El grupo organizó una manifestación frente al hospital en Ostrava que había esterilizado a numerosas mujeres. También empezaron a realizar reuniones con mujeres jóvenes romanís para informarlas acerca de la esterilización y sus derechos.

Elena ha hablado tres veces ante la Convención de la ONU para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, su última intervención fue en febrero de este año.

Y ahora la obra de teatro

La esterilización forzosa es un crimen lesa humanidad. Los crímenes contra la humanidad tienen la especial característica de ser imprescriptibles, es decir que pueden ser perseguidos en todo tiempo. (PHOTO: League of Human Rights)

La esterilización forzosa es un crimen lesa humanidad. Los crímenes contra la humanidad tienen la especial característica de ser imprescriptibles, es decir que pueden ser perseguidos en todo tiempo. (PHOTO: League of Human Rights)

Dice sentirse insegura cuando actúa “No creo poseer un gran talento para la interpretación. No fue fácil para mí,  pero ahora que hemos estrenado ya se me ha pasado el stress. Creo que es una magnífica manera de llamar la atención sobre nuestro caso. Me sentí tan enfadada cuando el gobierno rechazo la Ley de Compensación”.

“Adujeron que era innecesaria una ley específica porque las mujeres podían llevar su caso a los tribunales” explica Marek Szilvasi del European Roma Rights Centre, que está apoyando, asesorando y acompañando a estas mujeres “El problema es que muchas veces no son tenidos en cuenta porque de acuerdo con la legislación checa hay un número limitado de años para poder presentar la denuncia”

Afirma que no existen datos acerca del número exacto de afectadas “Se estima, sin embargo, que varios cientos de mujeres han sido esterilizadas forzosamente. Algunas de ellas no son romanís: mujeres con discapacidades o que pertenecen a una clase social baja”.

“Cuando el gobierno rechazó la Ley de Compensación me sentí tan decepcionada que pensé en abandonar el activismo” relata Elena “Pero no quiero. Tengo la esperanza de que un día nos compensarán por lo que nos hicieron. Continuaré en la lucha, por supuesto”.

Artículo de Renate Van Der Zee

ALJAZEERA